El peor de los tiempos

El peor de los tiempos

Nota: no acepto obsequios de editoriales ni subvenciones por escribir mis comentarios / reseñas. Yo me financio mis lecturas y opino sobre lo que leo con mayor o menor acierto, pero siempre con honestidad. El peor de los tiempos

El peor de los tiempos

El peor de los tiempos es la quinta novela negra de Alexis Ravelo con Eladio Monroy como protagonista. Monroy es un ex marinero sesentón retirado, en buena forma. De vez en cuando y sin que sirva de precedente ayuda a sus amigos a resolver situaciones complicadas.

En esta ocasión, Eladio Monroy  ayudará a Pepiño Frades, con quien trabajó hace años y tuvieron sus más y sus menos, a encontrar a su hija. Pepiño está en fase final de su vida y quiere reconciliarse con su hija con la que tuvo un enfrentamiento absurdo en el pasado.

Por ayudar a Pepiño, Monroy se verá sumergido en un asunto cada vez más turbio hasta dar con la chica. Si quieres saber más, mira mi reseña.

El peor de los tiempos

La red púrpura

La red púrpura

Nota: no acepto regalos de editoriales ni subvenciones por escribir mis comentarios / reseñas. Yo me financio mis lecturas, eso me da la libertad de opinar sobre lo que leo con mayor o menor acierto, pero siempre con franqueza.

La red púrpura

Tenía muchas ganas de leer La Red Púrpura. La Novia Gitana me dejó muy buen sabor de boca (un sabor agridulce, en realidad, pues la trama es dura), y la disfruté enormemente. Así que tenía ganas de más. 

Me lo he pulido en tres días. 

La red púrpura
La red púrpura. Una de las novelas negras actuales más impactantes.

La red púrpura: trama. 

Rastreando una IP de un ordenador, la policía entra por la fuerza en el chalet de una familia acomodada. Se dirigen al dormitorio del hijo, un adolescente que está viendo una sesión snuff en vivo. La policía asiste impotente a la tortura y posterior asesinato de la chica anónima emitida a través de internet. 

Las fuerzas de seguridad intentan desmantelar la Red Púrpura del título, una organización que ofrece escenas de ultraviolencia real en vivo y a través de la Deep Web para consumidores que estén dispuestos a pagar cantidades obscenas y a apostar cifras aún más obscenas. Drogas, sectas, políticos, abogados, extorsión, peleas a muerte, apuestas clandestinas y violencia, mucha violencia. Y de trasfondo un tema antagónico: la maternidad. Varias madres marcan la pauta de La red púrpura.

La red púrpura: la maternidad

Elena Blanco es el personaje nuclear de La red púrpura. Una mujer destrozada, policía obsesionada por desarticular la banda. Su hijo Lucas fue  secuestrado cuando era niño. Y la banda lo ha entrenado hasta convertirlo en uno de los verdugos que utiliza la Red Púrpura para cometer sus atrocidades. (No es spoiler. Esto se explica en la anterior novela, La Novia Gitana).

Otra madre,  una toxicómana en esta ocasión, se muestra desesperada por demostrar a su hija que está limpia. Y una tercera madre, una pija, que defiende a su depravado retoño con uñas y dientes. 

Dos temas antagónicos: la ultraviolencia y la maternidad, que elevan exponencialmente la tensión de La red púrpura y hacen que su lectura sea un auténtico placer.

La Red Púrpura: comentarios   

La red púrpura va al grano, sin florituras. Sin subtramas que edulcoren o entorpezcan. Sin ñoñerías sentimentales para cubrir el cupo “romántico”. Trama, trama, trama. Y los personajes, todos con sus conflictos personales, como en la vida real, son creíbles. Así como los diálogos y situaciones.  La red púrpura es un puñetazo en el estómago. 

Puedo entender que La red púrpura cause desagrado en algunos lectores sensibles. Plantea situaciones terribles, en el mejor sentido de la palabra. Todo el tono de la novela es terrible. Personalmente me crea más desazón el retrato social que hace, la desesperanza y la maldad intrínseca al ser humano, que la descripción de momentos desagradables. Seguramente porque en el fondo yo también comparto el mismo punto de vista que expone la novela. Personalmente me causa mucho más espanto ver el telediario, con la de noticias horrorosas que se dan ahí cada día y que vemos sin inmutarnos. (¿A cuántas personas mata la inactividad política?, por ejemplo. Y eso no nos molesta. No hacemos nada al respecto).  

Hoy en día  existen muy pocas cosas en esta sociedad que hemos creado que merezcan la pena. Una de ellas es leer un buen libro. Y La red púrpura lo es.

La red púrpura: conclusiones

No puedo decir más. La red púrpura me ha gustado. Me ha hecho pensar y la recordaré en el tiempo. Prefiero este tipo de novelas  a otra más agradables y complacientes y que olvido a los dos días. 

Si te gusta la novela negra de alto voltaje, con argumento potente y personajes bien construidos, no te la puedes perder.  

JUEGOS SALVAJES

Juegos Salvajes. La historia de una venganza.

Juegos Salvajes. La historia de una venganza.

Juegos Salvajes

 

El capítulo 98 de Juegos Salvajes me dejó muy conmovida, me dijo una amiga. Francamente, yo no recordaba de qué capítulo se trataba. El final de la novela es muy intenso y no sabía a qué momento se refería . ¿Cómo puedes no acordarte?, me rebatió molesta. No es que no me acuerde, es que no sé cual es el capítulo 98. Cuando se publica una de mis novelas, tras año y medio dándole vueltas (Nada es cierto me llevó más), no suelo volver a consultarla, estoy saturado.

 

Al plantearme el enfoque que iba a darle a este post me acordé de esa anécdota. Busqué el susodicho capítulo 98 y comprendí su turbación. Mi amiga es madre y empatiza con tramas que incluyen niños de corta edad. Personalmente creo que los capítulos 108 y 109 son más desgarradores. Afectan a Lucas, el protagonista, que se ve obligado a hacer algo terrible que no quiere pero que no le queda más remedio. Pero para gustos colores.

 

JUEGOS SALVAJES: TRAMA

 

VENGANZA

 

Juegos Salvajes es una historia de venganza

Juegos Salvajes es la historia de una venganza

 

Juegos Salvajes es la historia de una venganza. Es una historia muy dura y bastante salvaje, tal como indica el nombre. Vale, sé que el título no es lo más original del mundo, pero define muy bien lo que cuenta. Y suena bien, ¿no?

 

EL GRECO

 

Magdalena Penitente de El Greco Juegos Salvajes

Magdalena Penitente de El Greco

 

Pocos saben que el museo Cau Ferrat de Sitges acoge dos obras maestras de El Greco: la Magdalena Penitente y Las lágrimas de San Pedro.

 

El Greco fue un pintor muy apreciado en su época (finales del Renacimiento). Sin embargo su fama se desvaneció tras su muerte y sus habilidades artísticas se pusieron en entredicho. Fueron los integrantes del Modernismo, a finales del siglo XIX, quienes reivindicaron al Greco como figura indispensable de pintura universal. Tanta era su devoción, que Santiago Rusiñol, uno de sus miembros más destacados, se hizo con dos obras del artista en una subasta en París en 1920, hace 100 años.

 

A su muerte, Rusiñol donó los cuadros, así como el resto de su colección, al Ajuntament de Sitges. Hoy en día todas las piezas están expuestas conjuntamente en el museo Cau Ferrat, que fuera residencia de Rusiñol.

 

Juegos Salvajes se inicia con el robo de los cuadros de El Greco. Las obras regresan al pueblo tras una restauración profunda en El Prado. El Cau Ferrat organiza una vernisage a la que acude lo más granado del pueblo. Y es durante esa celebración que los cuadros desaparecen. Todo Sitges se sume en una profunda conmoción que irá en aumento. A partir de este suceso se desarrolla una historia llena de intriga, traiciones y giros inesperados.

 

Las lágrimas de San Pedro de El Greco. Juegos Salvajes

Las lágrimas de San Pedro de El Greco

 

VADALAIGUA

 

Ayer soñé que volvía a Manderley…

 

No voy a negar que esa frase de Rebeca todavía me subyuga. Es una constante y un referente para mí. Me fascinan las casas misteriosas, llenas de potentes secretos que recorren sus pasillos y salones como almas en pena.

 

Vadalaigua, la mansión misteriosa de Juegos Salvajes.

 

Vadalaigua es una mansión gótica en el macizo del Garraf, entre Cala Morisca y el pueblo del Garraf. Está edificada sobre una zona de roca caliza surcada de cuevas. Durante siglos las grutas sirvieron de refugio a pescadores y navegantes. En una de estas cuevas apareció en el siglo XI una virgen: Santa Reparata, que se ganó fama de milagrera. Los lugareños ampliaron la gruta hasta convertirla en un ermita, donde se celebraban misas y se veneraba a la virgen.

 

En el siglo XII, los benedictinos construyeron un imponente monasterio sobre la capilla. En su momento de máximo esplendor llegó albergar a un centenar de hermanos. Se rumorea que los frailes no enterraban a sus fallecidos en el camposanto. Los apilaban en la profundidad de las grutas, a modo de catacumbas.

 

El en siglo XV los piratas berberiscos que asolaban las costas españolas asaltaron el monasterio hasta destruirlo. Acabaron con la vida de la mayoría de los religiosos. Desde entonces Vadalaigua se convirtió en un lugar maldito en el Garraf. Los lugareños aseguraban que estaba surcado presencias fantasmagóricas y almas en pena.

 

El lugar quedó a su suerte hasta que, en 1850, un empresario francés construyó una fastuosa mansión sobre las ruinas del monasterio. Su hija Inés estaba aquejada de tuberculosis y los médicos le recetaron el aire puro del mar y el sol del Mediterráneo. Pero al cabo de pocos años, Inés murió cuando contaba con apenas 15 primaveras. Su padre quedó desolado.

 

LA SONÁMBULA

 

La Sonambula, Juegos Salvajes

Según la leyenda, La Sonámbula se levanta las noches de lluvia de su sillón de piedra y pasea por la que había sido su casa…

 

El empresario francés estaba obsesionado con la muerte de su hija. A su muerte mandó construir una estatua con la imagen de la niña sentada en una silla, dormida. Colocó esa estátua en medio de un gran estanque para que su imagen se viera reflejada en las aguas siempre. Se dice que la niña está enterrada bajo dicho estanque. También hizo llamar a mediums y nigromantes de diversas partes del mundo. Quería que le guiaran para ponerse en contacto con su hija fallecida.

 

El empresario murió loco y obsesionado con la pobre Inés. Poco a poco la familia vino a menos. En 1994 un incendio acabó con las dos últimas descendientes de la saga de Latour: Úrsula y Pía. Madre e hija vivían en aquel caserón en la más abyecta miseria. El fuego asoló parte de la mansión y calcinó la mitad del parque natural del Garraf. Fue el desastre más triste que se recuerda en la comarca.

 

Desde entonces la casa se ha convertido en lugar de peregrinación para los amantes de las experiencias paranormales. Se han grabado muchas psicofonías en sus salones y hay quien asegura haber visto presencias.

 

La leyenda dice que las noches de lluvia, la Sonámbula se levanta de su trono de piedra. Entonces cruza las aguas que la rodean y se pasea por la que fuera su casa. Deja en el suelo marcas húmedas de sus pisadas.

 

EN RESUMEN

 

¿Qué tienen que ver el robo de unos cuadros, una mansión misteriosa, el suicidio de una señora del pueblo que se tira a las vías del tren, el hallazgo del cadáver de una mujer desaparecida hace mas de veinte años y la llegada de los Reyes Magos, entre otras cosas?

 

La solución: JUEGOS SALVAJES.

PUEDES COMPRAR MI LIBRO EN:

Reina Roja

Reina Roja

Reina roja, la nueva novela de Juan Gómez-Jurado. Se leen tantos elogios que uno, escéptico por naturaleza, no puede por menos que arquear la ceja de incredulidad. Además es un tocho de más de quinientas páginas y a estas alturas de la partida, ya sé que cuanto más larga es la novela, mayor es el porcentaje de páginas prescindibles.

Aún así me lancé sobre Reina Roja con ganas. Admito que la devoré en cinco días, casualmente, los mismo que describe la trama de la novela.

Reina Roja

Reina Roja: sinopsis.

El inspector Jon Gutiérrez está acusado de corrupción, suspendido de empleo y sueldo por ayudar a quien no lo merece. Mentor, un misterioso personaje con muchos contactos, se aprovecha de su delicado momento para proponerle un trato: si logra convencer a Antonia Scott, investigadora retirada, para volver a la actividad, limpiará su imagen y podrá recuperar su trabajo.

El bueno de Jon no sabe dónde se mete. Antonia Scott es un personaje torturado con una peculiaridad: es listísima. Ese don es a la vez una maldición, le ha llevado a salvar decenas de vidas, pero también le ha empujado a perderlo todo. Hoy se evade del mundo en un piso en Lavapiés, del que no quiere volver a salir. Ya no queda nada ahí fuera que le interese lo más mínimo.

Juntos se enfrentarán a un caso extremadamente delicado: el secuestro del hijo de la banquera más poderosa de Europa.

¿Reina Roja? Sí, por favor.

Es grato descubrir el altísimo nivel que tiene el thriller comercial en nuestro país. Reina Roja es un claro ejemplo del mismo. Queda patente la profesionalidad
Juan Gómez-Jurado

Reina Roja engancha desde ya, la trama es compleja, es ágil, se lee muy bien. Los diálogos son ingeniosos, hace reflexiones de cierto calado y aporta información curiosa tanto sobre los procesos de investigación como sobre cultura general, que siempre son interesantes para el lector.

Además critica los valores de la sociedad que hemos construido, que debería ser el objetivo de toda novela negra.

Yo agradezco a Gómez-Jurado dos aspectos.

-El humor. Reina Roja tiene momentos, sobretodo diálogos, tronchantes. A los totems del género negro desagrada que te puedas reír en un thriller. Nunca he entendido los motivos.

-Jon Guiterrez. Este Sancho Panza, irónico y bravucón, es uno de los grandes aciertos de la novela, aunque quede en un segundo plano.

¿Reina Roja? No, gracias.

¡¡¡¡Atención, spoilers!!!

Me aburren las historias de superhéroes con poderes especiales. En ese sentido, Antonia Scott, a la que en Reina Roja se define como la persona más inteligente del mundo, me cuesta mucho de creer. Tiene todas las peculiaridades de los héroes de cómic: altruismo, falta de aptitudes sociales, personalidad torturada, su don es su maldición…

También me alejan esos detalles a lo James Bond, de superorganizaciones megasecretas de las que nadie sabe nada pero que lo controlan todo. Creo que Reina Roja hubiera ganado muchos puntos si su personaje principal fuera una inspectora sobresaliente con problemas sociales en una comisaría de una ciudad española. De acuerdo, no tendría un arranque tan espectacular, pero resultaría más creíble.

Tras un comienzo brutal, hacia media novela, flojea. Ese es el problema de los fuegos artificiales de gran intensidad: cansan y pierden su efecto.

La línea argumental que sigue a Carla, todas sus reflexiones, afectan al ritmo. Pero para mí, lo peor es el golpe de efecto del secuestro del pequeño Jorge, casi me saca por completo de Reina Roja. Para cuando llegamos al subsuelo de Madrid todo me parecía exagerado y forzado y me importaba más bien poco.

Reina Roja: en resumidas cuentas

Lo mejor: El sentido del humor. No me canso de repetirlo, novela negra y dosis de humor no son incompatibles.

Lo peor: Abusa de los golpes de efecto. Eso lleva a la trama a proponer situaciones absurda y difíciles de justificar.

La pregunta: ¿Por qué Jon es gay? Según el Principio Chéjov, si pones un arma en una escena, es para usarla. ¿Por qué se dice que un personaje es gay si se evita hablar de su vida sentimental? Resulta especialmente contradictorio cuando del resto de personajes importantes sí se hace referencia a su lado afectivo.

Valoración: 7,5/10

Juan Gómez-Jurado.
Juan Gómez-Jurado. Y yo que a este chico le veo un aire a Albert Rivera.

La transparencia del tiempo

La transparencia del tiempo

Tras cuatro novelas negras de formato best seller, tenía ganas de leer algo diferente. Buscaca algo auténtico que no respondiera a las exigencias editoriales, sino al anhelo de un autor por contar una historia. Dos personas en cuyo criterio confío, me habían aconsejado a Leonardo Padura. Padura es Premio Princesa de Asturias de las letras 2015, lo que supone una garantía de calidad y prácticamente lo desconocía. Creí que era el momento de darle una oportunidad y me lancé con ganas a devorar La transparencia del tiempo.

Al parecer, erré en la elección de la obra. Sin ser desdeñable, no resultó lo que me esperaba. .

La transparencia del tiempo
La transparencia del tiempo

La transparencia del tiempo: sinopsis.

Mario Conde está a punto de cumplir sesenta años. Se siente viejo y escéptico. Un día reaparece en su vida un antiguo amigo del instituto, Roberto Roque Rosell, alias Bobby. Le pide que le ayuda a recuperar la estatua de una virgen negra que le ha sido robada. Poco a poco, Conde descubrirá que la talla es mucho más valiosa de lo que Bobby le ha hecho creer. Se trata de una obra románica del pirineo catalán que llegó a Cuba de la mano del abuelo de Bobby. Tras el asesinato de dos sospechosos, Conde se introduce en la mafia de galeristas y coleccionistas de arte. Todos serían capaces de hacer lo que fuera por conseguir la estatua. En sus pesquisas, tropezará con la policía de homicidios de La Habana, cuerpo al que él perteneció en el pasado.

A la vez, vamos conociendo la epopeya de la estatua y las peripecias que vivió durante siglos. Fue traída como botín de la última cruzada por los templarios. Un tal Antoni Barral la depositó en una ermita del Pirineo. Será otro Antoni Barral quien la salve y se vea obligado a embarcar como polizón rumbo a La Habana.

La transparencia del tiempo: comentarios

La novela pretende ser un fresco sociológico de la Cuba actual. Un retrato marcado por la promesa de la revolución que pudo ser y que al final no fue. Una obra cargada de nostalgia y desencanto, con pinceladas de humor y de ironía. Una novela donde La Habana es un personaje más, creando ese hilo tan sutil entre la vida y la literatura.

La transaparencia del tiempo tiene gran calidad verbal. En ese sentido está muy por encima del promedio de lo que se escribe en la actualidad. Padura utiliza un lenguaje riquísimo en colorido y sensualidad.

La transparencia del tiempo se articula en cuatro momentos cronológicos. El presente, en el que se produce la acción principal: la búsqueda de la virgen negra. Los otros tres ilustran la historia de la susodicha virgen y muestran tres momentos de importancia histórica de España y de Cataluña. A saber: la guerra civil española de 1936-1939, la guerra civil catalana entre 1462 y 1472 y la Cataluña medieval del siglo XI. La intención de Padura es dar peso histórico a la trama principal de la novela. Magnificar la investigación detectivesca llevada a cabo por Mario Conde.

Y es en este ambicioso esquema narrativo donde falla la novela, no consigue su objetivo. Confunde al lector y no hacen más que alargar el texto innecesariamente hasta hacerla francamente pesada.

Por otro lado, los personajes, bien dibujados, eso sí,
me han resultado algo antipáticos. Conde y sus amigos destilan tanta caspa y rancia testosterona cuando hablan (o piensan) sobre sexo en general (mujeres, erecciones, gays…), que por momentos llegaron a molestarme.

La transparencia del tiempo: en resumen.

LO MEJOR: El recorrido que propone por La Habana. Desde las zonas más coloridas como Prado, Virtudes, Concordia o San Miguel, a los asentamientos ilegales de chabolas donde las condiciones de vida no podrían ser más miserables.

LO PEOR: Algunas disquisiciones se hacen pesadas, así como los capítulos dedicados a la historia de la Virgen. Más allá de la curiosidad histórica, esos capítulos no aportan demasiado.

LA PREGUNTA: ¿Y esa fijación con los pies? Creo que no he leído ninguna otra novela donde se hablara tanto de los pies de los personajes como esta.

VALORACIÓN: 6/10

Leonardo Padura, autor de La Transparencia del tiempo.
Leonardo Padura

Vestido de novia, de Pierre Lemaitre

Portada novela vestido de novia

Cuando abordas una novela negra debes asumir que te van a engañar. Y ese engaño (o mentira o ficción) forma parte del juego, del deleite de la lectura. Pero el nivel de embuste que estamos dispuestos a aceptar es limitado, narrativamente hablando. Y es ahí donde Vestido de novia, de Pierre Lemaitre chirría. Lemaitre ha escrito una novela ágil, vibrante y entretenida, pero tensa la cuerda en exceso y exige del suspicaz lector, demasiado crédito. Tras un comienzo potente, las pequeñas (y no tan pequeñas) licencias que se toma para contar esta rocambolesca historia son exageradas. Sobre todo en lo que se refiere a la creación del antagonista. Totalmente inverosímil, su presencia provoca que poco a poco te distancies de la novela para llegar a un final grotesco (por no decir ridículo).

Portada novela vestido de novia
Portada de la novela.

OJO: HAGO SPOILERS DE TODOS LOS TAMAÑOS Y COLORES. TAMBIÉN ME PERMITO LA LICENCIA DE SOLTAR ALGÚN QUE OTRO TACO. QUEDAN AVISADOS.

Vestido de novia, primer acto

Sophie es un desastre. Está siempre ida, tiene episodios de ausencias, pierde cosas y duda constantemente de sí misma. Además arrastra un pasado terrible que incluye un aborto y la muerte de su marido. A pesar de su deplorable estado, un confiado matrimonio burgués, la contrata como canguro de su hijo, niño al que para colmo Sophie detesta. Una mañana, al ir a despertarlo, se lo encuentra estrangulado. La casa está cerrada, no hay nadie más así que da por sentado que ha sido ella misma la que en uno de sus episodios de ausencia lo ha asesinado. Recoge sus cosas y huye. Por el camino una mujer que se ofrece a ayudarla acaba acuhillada. Sophie vuelve a creer que ha sido ella otra vez. ¡Qué mañanita lleva la chica! Hasta aquí Vestido de novia va bastante bien. Lemaitre describe con mucho tino el estado de desasosiego de la protagonista, arrastrándonos por el filo de la locura con sabiduría. A la pobre Sophie no le queda más que huir, huir y huir.

Seis meses después Sophie sigue huyendo. Va de pueblo en pueblo, realizando trabajos miserables, en los que no le piden papeles y sin crear afinidad con nadie. Esa es su vida de mierda. Continúa con sus lagunas mentales, con su abatimiento, el eterno cansancio y fumando sin parar. Un día se le ocurre que podría poner fin a esa miserable vida si consiguiera un marido que le diera una nueva identidad para así borrar del mapa a Sophie, la asesina más buscada por la gendarmerie. Se apunta a una agencia matrimonial (¿donde estaban meetic o tindr en la Francia del 2008?) y empiezan a ver candidatos. A final se decanta por uno más bien soso pero que parece buen tipo.

En esta primera parte de Vestido de novia hay que reconocerle a Lemaitre el talento para hacer que todo fluya, sea ágil y entretenido. Sigamos.

Vestido de novia, segundo acto

Reculamos dos años. Sophie es monísima, está felizmente casada con un tío cañon y bien posicionado, tiene un trabajo fetén en una galería de arte y se mantiene delgada cual teenager. ¿Qué más se le puede pedir a la vida? Pero hete aquí, que aparece un caballero que la toma con ella y se dedica a putearla. Pero putearla de lo lindo.  Poco a poco la va drogando, le borra mails, le cambia citas, destruye informes, le esconde cosas, le mueve el coche de sitio e incluso provoca una plaga de ratas en su casa. Así día tras día, hasta que Sophie comienza a dudar de su cordura. Tras varios meses en este plan, pierde el empleo y el hijo que esperaba. Además, algunos de sus conocidos fallecen en extrañas circunstancias. La gota que colma el vaso es la muerte de su marido en un accidente de coche provocado por la conducción temeraria del susodicho malaje. Echa polvo, Sophie decide abandonar su vida y acepta el trabajo de canguro con el que da comienzo la novela. 

Aquí empiezan los problemas de Vestido de novia. Los nuestros también, me refiero a los lectores. Esta parte del libro es excesivamente larga. Además se puede entender una venganza in situ o la espera al momento oportuno, pero ¿algo tan frío, laborioso y largo en el tiempo? No sé, no sé… Te entran ganas de animar al hombre para que mate a Sophie de una vez. Además el malvado en cuestión es un genio de la informática e internet, sabe de fontanería, cerrajería, mecánica, anatomía humana, arte, motociclismo, retoque fotográfico, química, técnicas de espionaje, le da tiempo de ir al gimnasio porque está cachas y tiene el don de la oportunidad. Lemaitre deja claro, eso sí, que no trabaja, que es millonario. ¡Porque es un poco cabrón, que si no sería el marido perfecto! Pero nada de lo anteriormente descrito es comparable a sus dotes psicológicas, de persuasión y sugestión. Con una mezcla de indolencia e ingenuidad consigue que la pobre Sophie lo elija precisamente a él como futuro marido de entre todos los candidatos. ¿Cómo te quedas? Pues igual que yo cuando empecé a intuirlo. 

Vestido de novia, el desenlace

Tragado ese sapo, llegamos al tercer acto de Vestido de novia. Franz, el malvado, y Sophie se han casado. Él sigue en su tónica de putear a la chica -esposa ahora-, y tenerla atontada. Su intención es matarla pero por algún motivo prefiere esperar. ¿A qué? Un día ella descubre que él ha sido su maltratador en la oscuridad y causante de las desgracias de los últimos tres años. Tras el shock inicial quiere matarlo pero entre una cosa y otra tampoco acaba de encontrar el momento. Nota: lo que en el fondo pasa es que tal como Lemaitre estructura la novela, tiene que dar tiempo a que Franz encuentre el informe donde se da la clave del misterio. Y este no es otro que un dossier médico que explica el suicidio de su madre. Y ahí nos tiene Lemaitre a todos, esperando. ¡Ay, las madres! Todo psicópata que se precie tiene madre. Ya puede ser dominante, o pasota o ausente o demasiado presente. Comporte como se comporte, una madre será siempre el motivo de los asesinatos de su hijo.

Leído el informe Franz queda en un estado catatónico que tampoco te explicas, pues está redactado por el objeto de su odio, que no es otra que la madre de Sophie que atendía a la santa madre de Franz cuando esta se suicidó lanzándose al vacío con su vestido de novia (detallazo freudiano que no sabemos muy bien a que viene, la verdad).  Lo normal, quizás, sería que hubiera contrastado dicho informe que tanto le ha impresionado con otro profesional. Pero no, él se cree a piesjuntillas lo que dice el informe redactado por el objeto de su odio. El impulso y la fuerza que ha desarrollado durante todo Vestido de novia, se le acaba como a un muñeco Michelin deshinchado (guiño a La France).

La intención de Franz en un principio era acabar con la madre de Sophie. Pero la muy desconsiderada tuvo el mal gusto de pillar un cáncer terminal y morirse por su cuenta. ¡Qué larga la tía! ¿Y qué hace Franz? Lo que haría cualquiera: traspasar el odio que siente por la mujer a su hija, como si los sentimientos fuera transferibles.

Sí, lo sé, lo sé. Me está quedando una reseña un tanto complicada (y larga). Solo añadiré que al final, Sophie decide por fin matar a Franz con un sugerente cocktail de pastillas -¡qué facilidad tiene esta pareja para hacerse con medicamentos prohibidos!-. Él acepta tomárselas, tal es el disgusto que lleva encima. Ella le viste con el susodicho vestido de novia con el que se suicidó la madre y le pinta los morros con carmín. Palabra. Y se larga. Él sale al balcón y se tira (evitando así que Sophie quede como asesina). Fin. Ah, Sophie, como esposa legítima, hereda los tropecientos millones de Franz, eso sí.