El peor de los tiempos

El peor de los tiempos

Nota: no acepto obsequios de editoriales ni subvenciones por escribir mis comentarios / reseñas. Yo me financio mis lecturas y opino sobre lo que leo con mayor o menor acierto, pero siempre con honestidad. El peor de los tiempos

El peor de los tiempos

El peor de los tiempos es la quinta novela negra de Alexis Ravelo con Eladio Monroy como protagonista. Monroy es un ex marinero sesentón retirado, en buena forma. De vez en cuando y sin que sirva de precedente ayuda a sus amigos a resolver situaciones complicadas.

En esta ocasión, Eladio Monroy  ayudará a Pepiño Frades, con quien trabajó hace años y tuvieron sus más y sus menos, a encontrar a su hija. Pepiño está en fase final de su vida y quiere reconciliarse con su hija con la que tuvo un enfrentamiento absurdo en el pasado.

Por ayudar a Pepiño, Monroy se verá sumergido en un asunto cada vez más turbio hasta dar con la chica. Si quieres saber más, mira mi reseña.

El peor de los tiempos

El misterio de las cuatro cartas

El misterio de la cuatro cartas.

Nota: no acepto obsequios de editoriales ni subvenciones por escribir mis comentarios / reseñas. Yo me financio mis lecturas y opino sobre lo que leo con mayor o menor acierto, pero siempre con franqueza.

El misterio de las cuatro cartas

Tras la lectura de novelas de cierta intensidad, me apetecía sumergirme en algo más ligero y distendido. Me llamó la atención El misterio de las cuatro cartas por varios motivos:

-Es una novela con Hércules Poirot como protagonista, que no está escrita por Agatha Christie… Suena aberrante y me gustan las apuestas arriesgadas.

-Entendí que se trataba de una novela de misterio que, como es habitual en Christie, se desarrolla en ambientes sofisticados de antaño, lejos de la sordidez y dureza de las novelas actuales.

Así que a ella me lancé.

El misterio de la cuatro cartas.
Una novela escrita al estilo de Agatha Christie.

El misterio de las cuatro cartas: trama

Cuatro personas sin aparente relación reciben cuatro  cartas (una cada uno) firmadas por Poirot, donde se las acusa del asesinato de un mismo hombre: Barnabas Pandy, un anciano terrateniente.  Estas cuatro personas visitan al detective para expresar su más enérgica queja. El desconcierto de Poirot es total pues, evidentemente, él no envió ninguna de esas cartas. Pero, a sabiendas de que le están manipulando, decide ponerse manos a la obra y llegar al fondo de lo que le pasó al desdichado de Pandy.

El misterio de las cuatro cartas: comentarios.

Hay que admitir que Sophie Hannah, la sustituta de Christie al frente de El misterio de las cuatro cartas, recrea con mucho acierto el estilo de las novelas de mítica autora. La trama sucede en ambientes sofisticados. Todo respira un aire muy british. La premisa es muy ingeniosa y los giros, están bien urdidos. Cualquier detalle cuenta, por nimio que pueda parecer de partida. Los personajes son bastante planos y diálogos son discursivos, como hacía la dama del crimen. Poirot resulta tan pomposo como perspicaz. Incluso incluye esa situación típica en al que el detective reúne al final de la novela todos los involucrados en los hechos en un  elegante para desvelar al asesino y sus motivos.

El misterio de las cuatro cartas  está bien escrita, es de lectura agradable y sin tener una trama trepidante, engancha. Ofrece lo que uno espera de un producto de esas características.

El Misterio de las cuatro cartas
Como en toda novela de Agatha Christie, gran parte suceden en mansiones victorianas.

Sin embargo, la resolución del caso que propone El misterio de las cuatro cartas me ha resultado algo forzada. Las motivaciones del asesino para cometer el crimen las encuentro peregrinas, así como el detalle que lleva a Poirot a descubrir lo que realmente ha pasado.

También me parece algo tópico el análisis psicológico que hace el detective belga del criminal. Su desarrollo da la impresión de que busca convencer al lector más que dar una explicación.

Finalmente, a destacar que El misterio de las cuatro cartas, pese a ofrecer una lectura liviana, realizan una reflexión sobre un tema tan profundo como la  pena de muerte, lo que siempre es una valor añadido.

El misterio de las cuatro cartas: la autora

Sophie Hannah es una escritora inglesa con una extensa producción de libros de poesía, infantiles y también novela negra, donde ha cosechado bastantes éxitos.

Recibió el encargo de escribir novelas al estilo Agatha Christie con Poirot como personaje central. El éxito de la apuesta fue tal que El misterio de las cuatro cartas es ya la tercera novela con el detective belga como protagonista que escribe. Y se ha anunciado una cuarta en camino que se publicará el 2020.

Sophie Hannah
Sophie Hannah promocionando su novela, que en los paises angloparlantes se llamó El misterio de los tres cuartos.

JUEGOS SALVAJES

Juegos Salvajes. La historia de una venganza.

Juegos Salvajes. La historia de una venganza.

Juegos Salvajes

 

El capítulo 98 de Juegos Salvajes me dejó muy conmovida, me dijo una amiga. Francamente, yo no recordaba de qué capítulo se trataba. El final de la novela es muy intenso y no sabía a qué momento se refería . ¿Cómo puedes no acordarte?, me rebatió molesta. No es que no me acuerde, es que no sé cual es el capítulo 98. Cuando se publica una de mis novelas, tras año y medio dándole vueltas (Nada es cierto me llevó más), no suelo volver a consultarla, estoy saturado.

 

Al plantearme el enfoque que iba a darle a este post me acordé de esa anécdota. Busqué el susodicho capítulo 98 y comprendí su turbación. Mi amiga es madre y empatiza con tramas que incluyen niños de corta edad. Personalmente creo que los capítulos 108 y 109 son más desgarradores. Afectan a Lucas, el protagonista, que se ve obligado a hacer algo terrible que no quiere pero que no le queda más remedio. Pero para gustos colores.

 

JUEGOS SALVAJES: TRAMA

 

VENGANZA

 

Juegos Salvajes es una historia de venganza

Juegos Salvajes es la historia de una venganza

 

Juegos Salvajes es la historia de una venganza. Es una historia muy dura y bastante salvaje, tal como indica el nombre. Vale, sé que el título no es lo más original del mundo, pero define muy bien lo que cuenta. Y suena bien, ¿no?

 

EL GRECO

 

Magdalena Penitente de El Greco Juegos Salvajes

Magdalena Penitente de El Greco

 

Pocos saben que el museo Cau Ferrat de Sitges acoge dos obras maestras de El Greco: la Magdalena Penitente y Las lágrimas de San Pedro.

 

El Greco fue un pintor muy apreciado en su época (finales del Renacimiento). Sin embargo su fama se desvaneció tras su muerte y sus habilidades artísticas se pusieron en entredicho. Fueron los integrantes del Modernismo, a finales del siglo XIX, quienes reivindicaron al Greco como figura indispensable de pintura universal. Tanta era su devoción, que Santiago Rusiñol, uno de sus miembros más destacados, se hizo con dos obras del artista en una subasta en París en 1920, hace 100 años.

 

A su muerte, Rusiñol donó los cuadros, así como el resto de su colección, al Ajuntament de Sitges. Hoy en día todas las piezas están expuestas conjuntamente en el museo Cau Ferrat, que fuera residencia de Rusiñol.

 

Juegos Salvajes se inicia con el robo de los cuadros de El Greco. Las obras regresan al pueblo tras una restauración profunda en El Prado. El Cau Ferrat organiza una vernisage a la que acude lo más granado del pueblo. Y es durante esa celebración que los cuadros desaparecen. Todo Sitges se sume en una profunda conmoción que irá en aumento. A partir de este suceso se desarrolla una historia llena de intriga, traiciones y giros inesperados.

 

Las lágrimas de San Pedro de El Greco. Juegos Salvajes

Las lágrimas de San Pedro de El Greco

 

VADALAIGUA

 

Ayer soñé que volvía a Manderley…

 

No voy a negar que esa frase de Rebeca todavía me subyuga. Es una constante y un referente para mí. Me fascinan las casas misteriosas, llenas de potentes secretos que recorren sus pasillos y salones como almas en pena.

 

Vadalaigua, la mansión misteriosa de Juegos Salvajes.

 

Vadalaigua es una mansión gótica en el macizo del Garraf, entre Cala Morisca y el pueblo del Garraf. Está edificada sobre una zona de roca caliza surcada de cuevas. Durante siglos las grutas sirvieron de refugio a pescadores y navegantes. En una de estas cuevas apareció en el siglo XI una virgen: Santa Reparata, que se ganó fama de milagrera. Los lugareños ampliaron la gruta hasta convertirla en un ermita, donde se celebraban misas y se veneraba a la virgen.

 

En el siglo XII, los benedictinos construyeron un imponente monasterio sobre la capilla. En su momento de máximo esplendor llegó albergar a un centenar de hermanos. Se rumorea que los frailes no enterraban a sus fallecidos en el camposanto. Los apilaban en la profundidad de las grutas, a modo de catacumbas.

 

El en siglo XV los piratas berberiscos que asolaban las costas españolas asaltaron el monasterio hasta destruirlo. Acabaron con la vida de la mayoría de los religiosos. Desde entonces Vadalaigua se convirtió en un lugar maldito en el Garraf. Los lugareños aseguraban que estaba surcado presencias fantasmagóricas y almas en pena.

 

El lugar quedó a su suerte hasta que, en 1850, un empresario francés construyó una fastuosa mansión sobre las ruinas del monasterio. Su hija Inés estaba aquejada de tuberculosis y los médicos le recetaron el aire puro del mar y el sol del Mediterráneo. Pero al cabo de pocos años, Inés murió cuando contaba con apenas 15 primaveras. Su padre quedó desolado.

 

LA SONÁMBULA

 

La Sonambula, Juegos Salvajes

Según la leyenda, La Sonámbula se levanta las noches de lluvia de su sillón de piedra y pasea por la que había sido su casa…

 

El empresario francés estaba obsesionado con la muerte de su hija. A su muerte mandó construir una estatua con la imagen de la niña sentada en una silla, dormida. Colocó esa estátua en medio de un gran estanque para que su imagen se viera reflejada en las aguas siempre. Se dice que la niña está enterrada bajo dicho estanque. También hizo llamar a mediums y nigromantes de diversas partes del mundo. Quería que le guiaran para ponerse en contacto con su hija fallecida.

 

El empresario murió loco y obsesionado con la pobre Inés. Poco a poco la familia vino a menos. En 1994 un incendio acabó con las dos últimas descendientes de la saga de Latour: Úrsula y Pía. Madre e hija vivían en aquel caserón en la más abyecta miseria. El fuego asoló parte de la mansión y calcinó la mitad del parque natural del Garraf. Fue el desastre más triste que se recuerda en la comarca.

 

Desde entonces la casa se ha convertido en lugar de peregrinación para los amantes de las experiencias paranormales. Se han grabado muchas psicofonías en sus salones y hay quien asegura haber visto presencias.

 

La leyenda dice que las noches de lluvia, la Sonámbula se levanta de su trono de piedra. Entonces cruza las aguas que la rodean y se pasea por la que fuera su casa. Deja en el suelo marcas húmedas de sus pisadas.

 

EN RESUMEN

 

¿Qué tienen que ver el robo de unos cuadros, una mansión misteriosa, el suicidio de una señora del pueblo que se tira a las vías del tren, el hallazgo del cadáver de una mujer desaparecida hace mas de veinte años y la llegada de los Reyes Magos, entre otras cosas?

 

La solución: JUEGOS SALVAJES.

PUEDES COMPRAR MI LIBRO EN:

El Hombre de Tiza

El hombre de tiza

El Hombre de Tiza

El hombre de tiza ha sido una de las novelas negras de mayor éxito del 2018. Es de una obra entretenida y bien estructurada, lo cual de por sí es un gran logro habida cuenta de que se trata de la primera novela de la autora C.J. Tudor. Debo admitir que sus 352 páginas se me hicieron algo largas y es menos oscura y perturbadora de lo que la promoción promete. Pero el gran handicap de El hombre de tiza en mi opinión es su falta de ambición.

El hombre de tiza
Todo empieza con un inocente juego.

Sinopsis: comienzan los crímenes.

1986. Anderbury, un aburrido pueblo al sur de Inglaterra. Un grupo de amigos preadolescentes pasan sus vacaciones de verano en busca de nuevas emociones aupados en sus bicis. Tienen un código secreto: dibujan figuras de tiza en las aceras a modo de mensajes para comunicarse entre ellos. Un día, uno de esos dibujos les lleva directamente a un bosque donde encuentran al cadáver de una niña descuartizada. Ese asesinato sacude al pueblo y perturba a los amigos.

2016. La pandilla ya en la cuarentena, se ha separado. Cada uno vive su vida. La conmoción del asesinato quedó atrás. O eso creen. Un día cada miembro recibe por correo una carta con una tiza y un dibujo. Todo apunta a que se trata de una broma. Pero cuando uno de ellos aparece muerto, el resto comprenderá que de bromas, nada.

Comentarios. La clave del suspense.

El hombre de tiza está narrada en primera persona. Eddie Addams, el protagonistas, es uno de esos chicos que descubren a la niña descuartizada y que vivirá las consecuencias de ello. En la actualidad es un adulto con una vida gris y esconde algunos secretos.

El hombre de tiza está contada de manera que se alternan los capítulos de lo sucedido en 1986 y la actualidad (2016). Esta estructura tan férrea (qué tampoco supone ninguna novedad) es uno de los grandes aciertos del libro. Pero a la vez, en ocasiones lastra el ritmo. La autora se ve en la obligación de llenar momentos de una y otra línea temporal que resultan a veces algo superfluos por mantener la estructura.

Los personajes están bien dibujados y resultan creíbles. Las relaciones entre ellos son verosímiles, al igual que los diálogos.

1986

Aunque el protagonista es Eddie, esta parte de la narración es más coral. El relato combina aquí el tono de aventuras con algo de terror. Es en estos capítulos donde se crea más vínculo con el lector -unos muchachos, un pueblo pequeño, un verano, bicicletas… ¿Quién no ha vivido algo parecido?-. Tiene el acierto de mostrar una infancia poco idílica, llena de abusones, de secretos y de padres indiferentes.

Es estos capítulos se tocan temas como el bullying, el primer amor, el aborto, los fantasmas y los roles en el hogar (es el padre de Eddie el que se queda en casa mientras su mujer trabaja fuera). En ese sentido se asemeja bastante a otras novelas como It de Stephen King o la serie Stranger Things, donde también se explota el filón ochentero y en las que una pandilla de frikis se ven envueltos en un suceso que a todas luces les supera.

2016

En los capítulos correspondientes a esta línea temporal, el protagonista absoluto es Eddie. Aquí el tono es más sombrío y prima el suspense. Desde su posición de adulto, Eddie va desenmarañando las pistas que siembran dudas sobre todos y cada uno de los personajes. Toca temas como las decepciones de la edad adulta, el alcoholismo, el amor, el alzehimer y el fanatismo religioso. Y sobre todo: el sentimiento de culpa, el eje sobre el que pivota la novela.

El desenlace.

El final de El hombre de tiza cierra todas las líneas planteadas a lo largo de la trama y es coherente. Incluye una pequeña trampa narrativa, un guiño final, un detalle morboso que ha sido bastante criticado, pero que personalmente no me ha molestado, al contrario, me hizo gracia. Pero aún así el final me parece la parte menos conseguida de la novela.

Debo admitir que no soy un buen lector de novela de suspense, y menos de las del estilo «whodunnit». Normalmente me suele dar bastante igual quién es el asesino. A ver, prefiero una resolución eficaz, por supuesto. Pero en este tipo de tramas el autor se dedica a confundir al lector haciéndole dudar de todos y cada uno de los personajes de manera que los finales me suelen parecer algo arbitrarios.

Prefiero novelas donde el viaje (la lectura) sea lo fundamental. Novelas en las que importa más el por qué y el cómo al quién. El hombre de tiza es un libro correcto, te hace pasar un buen rato, es entretenido y ameno. Pero dentro de un par de semanas no me acordaré de quien era el asesino. Y en un mes no sabré apenas de qué va.

El hombre de tiza ofrece lo que promete: entretenimiento. Nada que objetar.