Terrible intimidad

Terrible Intimidad

Nota: no acepto obsequios de editoriales ni subvenciones por escribir mis comentarios / reseñas. Yo me financio mis lecturas y opino sobre lo que leo con mayor o menor acierto, pero siempre con honestidad. terrible intimidad

Terrible Intimidad

Tras leer los libros de relatos Lo que quede después  y La hechizada y su novela corta ilustrada Marie Valentine, tenía muchas ganas de atacar la última novela de Eugenia Kléber, Terrible Intimidad. Y no me ha defraudado.

Terrible Intimidad
Terrible Intimidad de Eugenia Kléber

Terrible intimidad: trama

Una tarde, Morela pasea con su marido por una playa. De pronto ella desaparece sin dejar ni rastro.  Esta desaparición desencadenará una serie de sucesos que afectarán al entorno de Morela, sus amistades más íntimas, de las que se distanció a raíz de un hecho perturbador.

Mientras, la agente de policía Dalva Cardoso descubrirá una Morela misteriosa y contradictoria, muy diferente a la mujer de la que sus conocidos hablan, mientras ella misma lidia con sus propias incertidumbres.

Terrible intimidad: comentarios

Explica la propia Eugenia Kléber que Terrible Intimidad surge en un momento muy concreto y difícil de su vida.  La novela fue escrita en libretas y papeles en hospitales, en salas de espera de despachos de abogados y en lugares a los que le tocó ir y de los que necesitaba evadirse. Bien, la obra resultante está impregnada de ese sentimiento de desamparo, de incertidumbre. Como a su personaje Morela , muy probablemente a la propia Kléber de aquel momento le hubiera gustado desaparecer.

Por trama, podríamos decir que Terrible intimidad es una novela negra, pues en ella se da un misterio a descubrir y el ambiente en el que transcurre es más bien de tintes oscuros. Pero en mi opinión va más allá,  es una novela desconcertante. Hoy en día que los libros, sobretodo los de las grandes editoriales, se parecen tanto unos a otros, resulta estimulante leer algo original, diferente, por escritura y planteamiento.

Para empezar, Terrible Intimidad no da respuestas. Plantea preguntas a las que el lector deberá responder en función de sí mismo. La autora muestra una imaginación desbordante . No tanto por las tramas y los lugares si no por las situaciones cotidianas que presenta y la diversidad de personajes. Es una novela coral  salpicada de muchos individuos, todos con su historia a cuestas, que se mueven a la deriva de sus propias emociones. Toca temas como la pareja, la relación padres/hijos, la familia, la sexualidad, la infidelidad, la fatalidad y la decepción ante la vida.  

Por otro lado, como es habitual en Eugenia Kléber, Terrible Intimidad es una obra muy atmosférica, en la que los espacios forman parte también de la narración, de la «situación emocional» de los personajes. Lugares en los que Kléber sabe colocarnos con apenas un par de líneas.

Terrible Intimidad no es una lectura fácil. Es una novela intensa que precisa de atención. En muchos sentidos, Terrible Intimidad está más cerca de la literatura que de la novela de evasión al uso.

Sea como fuere, Terrible Intimidad es una obra intensa que no dejará indiferente a nadie.

Terrible intimidad: autora.

Eugenia Kléber es una autora barcelonesa afincada en Sitges.

Eugenia Kléber
Eugenia Kléber durante la presentación de Terrible Intimidad en Barcelona

Terrible Intimidad es su séptima obra. Ganadora del Premio Tusquets Nuevos Narradores, ha publicados libros de relatos, novelas y teatro, disciplina por la que últimamente se está decantando.  Ha trabajado en cine y en diversas disciplinas artísticas.

 

 

Literatura exorcista

Flagellum Daemonun

Literatura exorcista

La literatura exorcista la conforman aquellos tratados y manuales que utilizan los sacerdotes para guiarse durante la práctica del exorcismo.

Flagellum Daemonun
Flagellum Daemonun de Girolamo Menghi.

Literatura exorcista: el ritual.

Por muy sofisticado que puede parecer,  el rito exorcista católico consiste básicamente  en la repetición continua de oraciones y órdenes de expulsión repetidas con más o menos convicción.  A esta práctica puede ser guiada con manuales que conforman la literatura exorcista. Y también con  el uso de talismanes tales como crucifijos, agua bendita y reliquias, entre otros.

La bases de estar órdenes suelen ser los textos evangélicos donde se narran las expulsiones de demonios llevadas a cabo por Jesús.

El primer manual con textos concretos para exorcismos es el  Statua Ecclesiae Latinae que data de fines del año 500. Desafortunadamente sólo nos han llegado copias y versiones más o menos fidedignas. Pero es con este volumen que se inicia la literatura exorcista.

Literatura exorcista: manuales más conocidos

De entre la literatura exorcista destaca el Malleus Maleficaroun de 1494, escrito por J. Sprengururs. Probablemente sea el tratado más importante que se haya publicado en el contexto de la persecución de brujas del Renacimientos. Muy utilizado por inquisidores.

Maellus
Malleus Maleficaroum, manual imprescindible en la caza de brujas

Ya en el siglo XVII la expansión de la Iglesia católica había llevado a la proliferación de ritos y ceremonias cada vez más variados. El Papa Pablo V publicó en 1614 el Ritual Romano, un manual de instrucciones para unificar los protocolos de los diferentes rituales practicados al amparo de la Santa Madre Iglesia a excepción de la eucaristía.

Una de las partes más famosas del Ritual Romano es la que habla de los exorcismos.

Ritual Romano
El Ritual Romano data de 1614.

Aún así, estudiosos de las posesiones demoníacas siguieron investigando y publicando sus propios manuales.

Girolamo Menghi, franciscano, conocido como padre del exorcismo. Escribió el  Flagellum Daemonun (1586) y el Fustis Daemonun (1587).  Comprenden una valiosa recopilación de distintos métodos de exorcismo, constituidos sobre capítulos del Apocalipsis. 

Lo más destacado de sus volúmenes es la parte donde describe los síntomas de una posesión. Fue Menghi quien aseveró por primera vez que los poseídos pueden hablar lenguas que les son desconocidas con fluidez.

El Traicté des energumenes (1599) de Pierre de Berullé fue otro de estos volúmenes que se hicieron famosos. Para Berullé cualquier manifestación fuera del comportamiento normal, podría ser síntoma de posesión. 

Traicte
Para Berullé, hasta una simple tos podría ser síntoma de posesión demoniaca.

Libro de Conjuros (1641) de Fray Diego de Céspedes. Este manual introduce la figura del sacerdote vestido de sobrepelliz y estola, con la cruz en una mano y agua bendita en la otra que ha pasado a la posteridad. Y propone también a un  acólito que repite de viva fe la letanía que proceda. 

 

En El libro de los Conjuros se aconseja un sacerdote principal más un ayudante

Práctica de exorcistas y ministros de Iglesia (1662) de Benito Remigio Noydens. Este fue el manual de exorcismo más difundido en castellano. Consta de cuatro partes entre la que destaca la preparación y requisitos del sacerdote exorcista. Una fe inquebrantable y confianza a Dios y en Cristo son armas fundamentales según Noydens.  

Práctia
Según Noydens, para llevar a cabo un exorcismo hay que tener una gran fe.

En el siglo XVIII y posteriores, se produjeron avances médicos y de diagnóstico de enfermedades por métodos científicos. Así pues los rituales espiritista empezaron a caer en el desuso.