Suspiria 2018, terror con pretensiones

Suspiria

Suspiria es la película que inauguró el 51º Festival de Cine Fantástico de Sitges. Supone una buena elección. Se trata de una peli potente, de esas elaboradas con muchos medios y gran maquinaria de promoción detrás. Es el remake de un clásico del terror: Suspiria de Dario Argento,  dirigida por otro director italiano, Luca Guadagnino, muy de moda tras el éxito de Call me by your name, e interpretada por un elenco de actrices muy solventes. ¿Alguien da más?

Suspiria
¡Brujas al poder!

Reconozco que el marketing hollywodiense también generó en mí mucha curiosidad. Quería constatar cómo se desenvolvía Guadagnino con el terror, si sus tempos pausados y sus elegantes movimientos de cámara encajaban bien con una historia visceral. Lo admito: Call me by your name me pareció tremendamente aburrida. Y Suspiria… Pues sigue por esos mismos derroteros. Está claro que el director italiano no sabe contar una historia en menos de dos horas y media.

Y es una lástima porque Suspiria está muy bien hecha, bien interpretada y con todas esos acabados que se le presuponen a una película de presupuesto holgado. La puesta en escena es por momentos grandilocuente, con grandes decorados y espacios amplios pero de colores tristes e iluminación apagada que contrastan con la colorista y lisérgica versión de Argento.  Además también tiene grandes aciertos: esa compañía de danza femenina convertida en clan de brujas, el baile como manifestación de conocimientos atávicos, el lesbianismo latente, esas siniestras profesoras secundarias (de lo más cachondo del film), el empoderamiento de la mujer… Todo eso está presente y resulta muy estimulante.  También contiene una de las mejores escenas gore de los últimos tiempos, sin derramar una gota de sangre pero realmente escalofriante, original y dolorosa.

Pesa en su contra -y mucho- la duración exagerada. (Debo admitir que eché un par de cabezaditas. Incluso diría que ronqué un poco pues la chica que tenía al lado me dió un codazo, creo). Esto traducido al argumento quiere decir que todo lo que tienen que ver con el psiquiatra me sobra. Por no hablar del pasado amish de la protagonista… Si en lugar de 145 mins durara 100, otro gallo cantaría. El akelarre final también resulta algo decepcionante. Empieza muy bien, muy atávico y simbólico, pero desencadena en un desmadre enloquecido poco convincente, poco «loco» y lleno de polvo rojo de la sangre de esas hechiceras milenarias. Los momentos paródicos, con esa bruja madre con aires de abuela británica de vacaciones en Benidorm (las prótesis de látex y los trucos de maquillaje son tan burdos y evidentes que uno no puede dejar de pensar si lo han hecho así a propósito), o el renacer de Madame Blanc harían pensar si no estamos ante una gran broma. Aún así, sería una broma larga y pesada. 

En definitiva, como dijo Voltiare: conviene siempre tratar de ser interesante más que preciso, porque el espectador lo perdona todo menos la pesadez.

Nota: Me gustaría destacar que a la gala inaugural del festival asistieron Guadagnino y Tilda Swinton. Se agradece la participación de la estrella pues su padre había fallecido esa mañana mismo y a pesar de eso no quiso cancelar.

Tilda Swinton en Sitges
Tilda Swinton en Sitges

Recursos inhumanos, de Pierre Lemaitre

Nunca una entrevista de trabajo dio para tanto de sí ni suscitó tanta tensión. Recursos inhumanos es una novela trepidante y adictiva. Hacía tiempo que un libro no me enganchaba como este.

Recursos inhumanos.
Un perdedor que reescribe su historia. 

Recursos Inhumanos, sinopsis

Un hombre maduro y cualificado lucha por encontrar trabajo sin éxito. Parado de larga duración, tiene que aceptar míseros puestos muy por debajo de sus aptitudes para ir tirando. Además es vejado por su mediocre jefe turco (¿racismo?). En esta sociedad de liberalismo atroz, estar desempleado significa que no eres nadie lo que afecta muy negativamente a su autoestima.  A pesar de contar con el apoyo de su mujer e hijas, se siente una mierda. Mientras, la bolsa francesa marca máximos históricos, los beneficios empresariales son millonarios y los ejecutivos de la banca y grandes corporaciones se llevan sueldos obscenos.

Un día recibe la llamada de una empresa de selección de personal. Para su sorpresa, va superando las diferentes entrevistas y exámenes que le van poniendo. El hombre se anima. Llega a la última prueba, una especie de juego de rol en el que los candidatos deberán evaluar a algunos directivos de la propia compañía en la que van a trabajar. Su mujer se molesta pues ese juego de rol le parece inmoral y presiona a nuestro protagonista para que no participe. Pero él la desoye. Una vez consiga el curro a su mujer se le pasarán el mosqueo. Y a fin de conseguir el puesto, engañará a su propia hija para que le preste una suma considerable de dinero. Su intención es  invertirlo en investigar cuál es la empresa que busca empleado. También quiere saber quiénes son los directivos a evaluar y desentrañar sus puntos débiles.

Sumido en esta vorágine, con muy mal rollo familiar y completamente desquiciado, recibirá una visita inesperada. Un extrabajador despechado de la empresa de selección le informa que esa prueba final a la que se va a someter junto a otros tres candidatos no es más que una pantomima. Que el puesto ya está adjudicado de antemano. Desesperado, sin saber que hacer, consigue un arma y se presenta a la selección…

Recursos Inhumanos, comentarios. 

Recursos Inhumanos está muy bien escrita. El comienzo es desesperante, incluso deprimente. Lemaitre nos mete en la piel del pobre Alain Delambre, ese perdedor de manual. Sentimos las vejaciones de su jefe como propias, la vergüenza que vive en sus visitas al centro de asistencia a buscar cualquier empleo, el que sea, la tristeza en la que está sumido. Y justificamos sus locuras. A partir de que se preparar para asistir a la prueba final de ese supuesto trabajo que le ofrecen, Lemaitre nos conduce con mano firme por una vorágine de acontecimientos con una tensión que no acabará hasta la última página.

No podemos decir que Recursos Inhumanos sea una novela negra. Se enmarcaría mejor dentro del suspense, y como tal, es tramposa. A fin de incrementar la ansiedad, Pierre Lemaitre retuerce la trama hasta rozar lo inverosímil. También algún personaje puede resultar algo grotesco. Me refiero a Charles, compañero de trabajo de Delambre que ejemplifica la bondad de los que ya no tienen nada.  Pero la historia está tan bien urdida que justifica esas licencias «creativas». El resto de los caracteres están bien dibujados y son coherentes. Entiendes al protagonista, hundido en una depresión y obcecado en conseguir aquello que cree le dará la felicidad. Su mujer funciona muy bien como contrapunto, con su discurso de que el dinero no lo justifica todo.

Lemaitre es un gran narrador y sabe crear el equilibrio entre la credibilidad del lector y la extravagancia del argumento. A mi parecer, en esta ocasión acierta plenamente y teniendo un planteamiento netamente comercial, maneja los hilos con maestría hasta hacerlo absorbente. El resultado es francamente estimulante. Y con una premisa de los más anodina: una entrevista de trabajo.

Además de entretenida y adictiva, cosa ya harto difícil de conseguir, Recursos Inhumanos incluye crítica social. Esta es la manera más eficaz de poner de relieve una situación injusta, enmascarándola bajo un relato entretenido. Sin hacer grandes disertaciones ni elaboradas argumentaciones, Lemaitre pone el dedo en la llaga del capitalismo desaforado en el que vivimos, donde las personas sólo somos números, meros engranajes en esta maquinaria de fabricar millones para unos pocos. No descubre nada nuevo, pero cuánta razón tiene!!!

… Y un pensamiento «filosófico-social».  

Mientras leía Recursos Inhumanos no podía dejar de pensar que esta novela debería haber estado escrita aquí, en España. Lemaitre se escandaliza por que Francia casi llega al 10% de desempleados. Si viviera aquí, donde hemos alcanzado el 25% de parados, se hubiera muerto directamente. O no, hubiera hecho lo que a tantos nos ha tocado: subsistir como buenamente hemos podido. Por que eso sí, a aguantar no nos gana nadie.

Estoy convencido de que me ha gustado Recursos Inhumanos es porque me ha tocado la fibra. Yo mismo me he visto en la situación de Alain Delambre (hasta que decidí dar un vuelco a mi vida, pero eso ya es harina de otro costal). Y hasta cierto punto he sentido algo de envidia. No tanto por la novela en sí, sino por el planteamiento. Me ha hecho reflexionar, lo que ya de por sí es un gran mérito, de que quizás estoy demasiado inmerso en mis cuitas, de que me miro el ombligo y a la hora de plantearme mi siguiente novela debería escribir hacia fuera. Empaparme de lo que pasa en el exterior y reflejarlo de alguna manera en mis tramas, sin perder la visión personal. En fin, espero algún día, conseguirlo, como hace Lemaitre en esta novela.  

 

Heridas abiertas mola, pero no tanto

Heridas abiertas es un producto de marketing, no nos engañemos. Responde a la necesidad de HBO de ganar audiencia femenina. La plataforma inició esta singladura con Big Little Lies y la jugada le salió redonda (en cuanto a repercusión y audiencia). Ahora repite el mismo esquema: toma como base una novela femenina con suspense (en esta ocasión Sharp objects, de Gillian Flynn), incluye un elenco de actrices envidiables y deja el proyecto en manos del canadiense Jean-Marc Vallée. A ver, no quiero decir que un producto de márketing tenga que ser malo, ni mucho menos. Pero en mi opinión en este caso ese punto de partida más comercial, resta alma al conjunto.

 Heridas abiertas.
Tres mujeres tan próximas y lejanas a la vez

Antes de seguir debería aclarar que aborrezco esas historias que se apuntan al momento de «empoderamiento femenino» para luego mostrar lo contrario, a mujeres «víctimas» incapaces de tomar el toro por los cuernos y decidir su futuro. Me parece absurdo e incongruente y me cuesta entender que el genero femenino en general no diga nada al respecto. A mi entender ese era el gran handicap Big Little lies, en la que unas chicas pijas e insatisfechas se pasaban toda la serie deseando que sus maridos se comportaran de otra manera y luchando por mantenerse delgadas.

También aclaro que no he leído la novela así que esta reseña se basa en la serie. 

En Heridas Abiertas también hay mujer-víctimas, sometidas y mutiladas emocionalmente. Por lo menos aquí son víctimas de otras mujeres (que representan a los poderes establecidos, tanto dentro como fuera de la familia). Además Heridas Abiertas nos ofrece otros aspectos interesantes: un pueblo de postal -Wind Gap- que oculta más pozoña que Mordor, asesinatos, miseria humana, odios soterrados, alcohol y drogas, canciones francesas de los 60’s, un toque romántico y relaciones familiares tóxicas. Y es que el hogar dulce hogar no deja de ser el puchero donde se cuecen las más bajas pasiones. En este drama los hombres pintamos poco, somos meros objetos decorativos. No es casual que el único desnudo sea del actor Chris Messina, mientras Amy Adams no muestra ni el escote por motivos argumentales que aquí no desvelaré.

Como en toda trama negra, el misterio, esas dos chicas desaparecidas que llevan a Camille de vuelta a su pueblo, son una mera excusa. Lo importante es la historia de la protagonista y qué provocó los traumas que aún hoy en día arrastra. De eso va Heridas Abiertas. Le agradezco a Amy Adams que evite la sobreactuación. Lo cierto las tres actrices principales -la ya comentada Adams, Patricia Clarke y Eliza Scanlen- están muy bien, muy contenidas. La joven Scanlen está excepcional en un papel con grandes dosis de paranoia. Hubiese agradecido, eso sí, algo más intención a Patricia Clarke, que enfocara a Adora, esa madre posesiva y cacique del pueblo, con mayor intensidad. Ese enfoque hubiera quitado solemnidad al conjunto que creo es siempre una buena opción, no tomarse demasiado en serio a sí mismo. Pero HBO quiere un producto de categoría para optar a todos los premios posibles así  que las pasiones y odios tienen que estar soterrados y mostrarse con sutileza. En Wind Gap no pasa nada.

Heridas abiertas
Camille, traumatizada, dolida, alcohólica, desaseada. 

El contrapunto a estas actuaciones tan controladas lo encontramos el montaje, frenético e incluso confuso en algunos momentos lleno de flashbacks, como reflejo del dolor y el aturdimiento que vive la protagonista, de los recuerdos que bombardean su mente como alfileres punzantes a medida que recupera su pasado. Así, entre drama, dolor, alcohol, misterios y morbo, Heridas Abiertas nos tiene bastante entretenidos capítulo tras capítulo… Hasta llegar al final.

De pronto, el tono de profundo dramatismo psicológico en el que se se movía Heridas Abiertas desaparece para convertirse en una especie de whodunit a lo Agatha Christie. Lo único importante pasa a ser quién ha asesinado a las chicas (el culpable tampoco es demasiado sorprendente, la verdad). Ese giro en el último capítulo y medio es bastante desconcertante. La serie habría ganado enteros si la conclusión se hubiera mantenido coherente con el resto de la propuesta y se centrara en mostrarnos cómo Camille se enfrenta a sus demonios y por fin los vence. En lugar de eso Jean-Marc Vallée opta por los fuegos artificiales. Una pena. Ese final, con sorpresa incluida, desmerece al resto (más cuando está hecho para dar pie a una segunda temporada).

En definitiva: en conjunto, Heridas Abiertas está bien, se deja ver y es entretenida. Pero podría haber sido mucho más redonda. Una lástima.    

SITGES 18 ¡YA ESTÁ AQUÍ!

Sitges 18 está a punto de abrir sus puertas. 

Teaser del Festival de Cine Fantástico de Sitges 2018 al ritmo de Supernature de Cerrone

Del 4 al 14 de Octubre 2018 se celebra el 51º Festival Internacional de Cine Fantástico Sitges 2018. Como cada año desde ya ni me acuerdo, allí estaré. Es una cita marcada en rojo en mi calendario, que espero con la ilusión de un quinceañero porque me lo paso bomba. Me gusta el terror, el thriller y el ambiente desacomplejado y gamberro del festival. Me queda al lado de casa, lo que siempre es un plus. Y además, sirve de inspiración para tramas o situaciones de mis novelas. Lo más divertido: los aplausos de la gente cuando el sádico de turno descuartiza a su víctima. Y sí, es cierto. De vez en cuando te tragas un rollo soporífero, pero… Quien no se arriesga, no gana.

De toda la inmensa oferta de pelis que ofrece, esta es mi selección.

Sitges 18

Suspiria de Luca Guadagnino Sitges 18
Suspiria de Luca Guadagnino

Suspiria, uno de los platos fuertes de Sitges 18. Luca Guadagnino y la fascinante Tilda Swinton acudirán a la presentación de esta cinta que más allá de su potencia visual, al parecer, deja indiferentes a quienes ya la han visto.

Climax Gaspar Noe Sitges 18
Clímax de Gaspar Noé

Gaspar Noé no es santo de mi devoción. Esas ganas de provocar, de hacer cosas bizarras creo que responden más a una cuestión de ego que no a hacer buen cine. Aún así reconozco que siento curiosidad por cada película que hace. Así que ahí estaremos para ver Clímax.

Apostle Gareth Evans Sitges 18
Apostle de Gareth Evans

Apostle, es la apuesta de Netflix para Sitges 18. Reconozco que a veces escojo películas porque me van bien por horarios. Esta es una de ellas, pues ni el género -western- ni el director -experto en coreografiar escenas de acción-, llaman mi atención. Pero el trailer promete sangre, violencia y locura, lo que siempre es una buena premisa.

Gostland en Sitges18
Ghostland de Pascal Laugier

Ghostland es la cinta que más me apetece de todo el programa de Sitges 18. Soy muy fan de Martyrs, de Pascal Laugier así que tengo muchas ganas de ver cómo maneja esta historia bizarra y macabra de dos hermanas.

Under de Silver lake en Sitges 18
Under the silver lake de David Robert Mitchell

It follows fue una de las cintas del nuevo terror más aclamadas hace un par de años. Ahora David Robert Mitchell viene a Sitges con Under the silver lake para sumergirnos en esta historia en la que un tipo recorre L.A. en busca de una chica que le flipó.

The house that Jack Built  en Sitges 18
The house that Jack Built de Lars Von Trier

Sitges 18 la presenta como la peli más violenta y sangrienta de Lars Von Trier, director megalómano donde los haya. Narra una historia propia de la novela negra pero llevada al extremo. The house that Jack built nos sumerge en la vida de un psicópata a través de los 5 asesinatos más violentos que cometió. El propio Von Trier afirma que rodarla le dejó tan tocado que no va a volver a hacer cine en años.

Morto ñao fala Sitges 18
Morto ñao fala de Dennison Ramalho

Un vigilante de la morgue de una de las ciudades más violentas del planeta tiene la habilidad de hablar con los muertos. Ellos le muestran secretos de su propia vida que ni él conocía. Morto ñao fala es una rareza brasileña que llega a Sitges 18 con la intención de convertirse en la sorpresa del festival.

Burning Sitges 18
Burning de Lee Chang Dong

Film de Corea del Sur que se presentó en Cannes y ahora llega a Sitges 18. Burning narra la historia de un triángulo amoroso en tono fantástico y poético y con mucho fuego por en medio, espero. Basado en un cuento de Murakami.

Overlord Sitges 18
Overlord de Julius Avery

Superproducción de terror surgida de la compañía Bad Robot de J.J. Abrams. En Overlord unos paracaidistas caen en una ciudad durante la Segunda Guerra Mundial. Allí descubren un laboratorio secreto donde experimentan con los prisioneros a fin de convertirlos en un supersoldados. La ración de zombies en Sitges 18.

La noche de Halloween Sitges 18
La noche de Halloween de David Gordon Green

Ejercicio de nostalgia. Cuatro décadas después una Laurie Strode (Jamie Lee Curtis) y un Michael Myers ya sesentones vuelven a encontrarse en este Hallowen. El cariño que tengo a la peli original de 1978 hace que encare está como un homenaje con el que Sitges 18 cerrará su edición.

De todas estas pelis y alguna más que caerá sobre la marcha iré informando puntualmente.

Vestido de novia, de Pierre Lemaitre

Portada novela vestido de novia

Cuando abordas una novela negra debes asumir que te van a engañar. Y ese engaño (o mentira o ficción) forma parte del juego, del deleite de la lectura. Pero el nivel de embuste que estamos dispuestos a aceptar es limitado, narrativamente hablando. Y es ahí donde Vestido de novia, de Pierre Lemaitre chirría. Lemaitre ha escrito una novela ágil, vibrante y entretenida, pero tensa la cuerda en exceso y exige del suspicaz lector, demasiado crédito. Tras un comienzo potente, las pequeñas (y no tan pequeñas) licencias que se toma para contar esta rocambolesca historia son exageradas. Sobre todo en lo que se refiere a la creación del antagonista. Totalmente inverosímil, su presencia provoca que poco a poco te distancies de la novela para llegar a un final grotesco (por no decir ridículo).

Portada novela vestido de novia
Portada de la novela.

OJO: HAGO SPOILERS DE TODOS LOS TAMAÑOS Y COLORES. TAMBIÉN ME PERMITO LA LICENCIA DE SOLTAR ALGÚN QUE OTRO TACO. QUEDAN AVISADOS.

Vestido de novia, primer acto

Sophie es un desastre. Está siempre ida, tiene episodios de ausencias, pierde cosas y duda constantemente de sí misma. Además arrastra un pasado terrible que incluye un aborto y la muerte de su marido. A pesar de su deplorable estado, un confiado matrimonio burgués, la contrata como canguro de su hijo, niño al que para colmo Sophie detesta. Una mañana, al ir a despertarlo, se lo encuentra estrangulado. La casa está cerrada, no hay nadie más así que da por sentado que ha sido ella misma la que en uno de sus episodios de ausencia lo ha asesinado. Recoge sus cosas y huye. Por el camino una mujer que se ofrece a ayudarla acaba acuhillada. Sophie vuelve a creer que ha sido ella otra vez. ¡Qué mañanita lleva la chica! Hasta aquí Vestido de novia va bastante bien. Lemaitre describe con mucho tino el estado de desasosiego de la protagonista, arrastrándonos por el filo de la locura con sabiduría. A la pobre Sophie no le queda más que huir, huir y huir.

Seis meses después Sophie sigue huyendo. Va de pueblo en pueblo, realizando trabajos miserables, en los que no le piden papeles y sin crear afinidad con nadie. Esa es su vida de mierda. Continúa con sus lagunas mentales, con su abatimiento, el eterno cansancio y fumando sin parar. Un día se le ocurre que podría poner fin a esa miserable vida si consiguiera un marido que le diera una nueva identidad para así borrar del mapa a Sophie, la asesina más buscada por la gendarmerie. Se apunta a una agencia matrimonial (¿donde estaban meetic o tindr en la Francia del 2008?) y empiezan a ver candidatos. A final se decanta por uno más bien soso pero que parece buen tipo.

En esta primera parte de Vestido de novia hay que reconocerle a Lemaitre el talento para hacer que todo fluya, sea ágil y entretenido. Sigamos.

Vestido de novia, segundo acto

Reculamos dos años. Sophie es monísima, está felizmente casada con un tío cañon y bien posicionado, tiene un trabajo fetén en una galería de arte y se mantiene delgada cual teenager. ¿Qué más se le puede pedir a la vida? Pero hete aquí, que aparece un caballero que la toma con ella y se dedica a putearla. Pero putearla de lo lindo.  Poco a poco la va drogando, le borra mails, le cambia citas, destruye informes, le esconde cosas, le mueve el coche de sitio e incluso provoca una plaga de ratas en su casa. Así día tras día, hasta que Sophie comienza a dudar de su cordura. Tras varios meses en este plan, pierde el empleo y el hijo que esperaba. Además, algunos de sus conocidos fallecen en extrañas circunstancias. La gota que colma el vaso es la muerte de su marido en un accidente de coche provocado por la conducción temeraria del susodicho malaje. Echa polvo, Sophie decide abandonar su vida y acepta el trabajo de canguro con el que da comienzo la novela. 

Aquí empiezan los problemas de Vestido de novia. Los nuestros también, me refiero a los lectores. Esta parte del libro es excesivamente larga. Además se puede entender una venganza in situ o la espera al momento oportuno, pero ¿algo tan frío, laborioso y largo en el tiempo? No sé, no sé… Te entran ganas de animar al hombre para que mate a Sophie de una vez. Además el malvado en cuestión es un genio de la informática e internet, sabe de fontanería, cerrajería, mecánica, anatomía humana, arte, motociclismo, retoque fotográfico, química, técnicas de espionaje, le da tiempo de ir al gimnasio porque está cachas y tiene el don de la oportunidad. Lemaitre deja claro, eso sí, que no trabaja, que es millonario. ¡Porque es un poco cabrón, que si no sería el marido perfecto! Pero nada de lo anteriormente descrito es comparable a sus dotes psicológicas, de persuasión y sugestión. Con una mezcla de indolencia e ingenuidad consigue que la pobre Sophie lo elija precisamente a él como futuro marido de entre todos los candidatos. ¿Cómo te quedas? Pues igual que yo cuando empecé a intuirlo. 

Vestido de novia, el desenlace

Tragado ese sapo, llegamos al tercer acto de Vestido de novia. Franz, el malvado, y Sophie se han casado. Él sigue en su tónica de putear a la chica -esposa ahora-, y tenerla atontada. Su intención es matarla pero por algún motivo prefiere esperar. ¿A qué? Un día ella descubre que él ha sido su maltratador en la oscuridad y causante de las desgracias de los últimos tres años. Tras el shock inicial quiere matarlo pero entre una cosa y otra tampoco acaba de encontrar el momento. Nota: lo que en el fondo pasa es que tal como Lemaitre estructura la novela, tiene que dar tiempo a que Franz encuentre el informe donde se da la clave del misterio. Y este no es otro que un dossier médico que explica el suicidio de su madre. Y ahí nos tiene Lemaitre a todos, esperando. ¡Ay, las madres! Todo psicópata que se precie tiene madre. Ya puede ser dominante, o pasota o ausente o demasiado presente. Comporte como se comporte, una madre será siempre el motivo de los asesinatos de su hijo.

Leído el informe Franz queda en un estado catatónico que tampoco te explicas, pues está redactado por el objeto de su odio, que no es otra que la madre de Sophie que atendía a la santa madre de Franz cuando esta se suicidó lanzándose al vacío con su vestido de novia (detallazo freudiano que no sabemos muy bien a que viene, la verdad).  Lo normal, quizás, sería que hubiera contrastado dicho informe que tanto le ha impresionado con otro profesional. Pero no, él se cree a piesjuntillas lo que dice el informe redactado por el objeto de su odio. El impulso y la fuerza que ha desarrollado durante todo Vestido de novia, se le acaba como a un muñeco Michelin deshinchado (guiño a La France).

La intención de Franz en un principio era acabar con la madre de Sophie. Pero la muy desconsiderada tuvo el mal gusto de pillar un cáncer terminal y morirse por su cuenta. ¡Qué larga la tía! ¿Y qué hace Franz? Lo que haría cualquiera: traspasar el odio que siente por la mujer a su hija, como si los sentimientos fuera transferibles.

Sí, lo sé, lo sé. Me está quedando una reseña un tanto complicada (y larga). Solo añadiré que al final, Sophie decide por fin matar a Franz con un sugerente cocktail de pastillas -¡qué facilidad tiene esta pareja para hacerse con medicamentos prohibidos!-. Él acepta tomárselas, tal es el disgusto que lleva encima. Ella le viste con el susodicho vestido de novia con el que se suicidó la madre y le pinta los morros con carmín. Palabra. Y se larga. Él sale al balcón y se tira (evitando así que Sophie quede como asesina). Fin. Ah, Sophie, como esposa legítima, hereda los tropecientos millones de Franz, eso sí.

Los mares del Sur, ejercicio poético de Vázquez Montalban.

Los mares del Sur

Los clásicos son para el verano, como he dicho ya en más de una ocasión. Con tal motivo, y tras escribir un artículo sobre Manuel Vázquez Montalban, me entraron una ganas locas de atacar de nuevo su obra. Me decanté por Los mares del Sur, quizás la más conocida y que según muchos, es la mejor novela negra española.

AVISO: HAGO TODO TIPO DE SPOILERS SIN CORTARME UN PELO.

 

Portada Los mares del Sur
Portada original de Los mares del Sur.

Trama de Los mares del Sur

Carlos Stuart Pedrell, un influyente hombre de negocios que se suponía de viaje por los Mares del Sur, aparece cosido a navajazos en un solar abandonado en el extraradio barcelonés. El abogado de la familia, contrata a Pepe Carvalho para averiguar qué hizo la víctima durante el año entero durante el cual todos sus allegados creían que estaba disfrutando en la Polinesia que nunca llegó a pisar.

Como en toda novela negra,  el asesinato es lo de menos, de lo que va Los mares del Sur es de saber en qué estuvo metido Stuart Pedrell durante ese tiempo y cual es el entorno social que permitió que su muerte sucediera.

Opinión

Los Mares del Sur es una novela excelente, entretenida y amena y cumple su objetivo principal: describir a la perfección la situación política y social de la Barcelona de la transición, vendida a la especulación. El tocho, el maldito tocho, es el único negocio que sabemos hacer en España (frase literal, más o menos, de la novela). Y al tocho se deben las grandes fortunas de nuestro país que mueven los hilos de la política y de las vidas de los ciudadanos de a pie. Todo ha cambiado desde entonces. Barcelona es hoy en día una ciudad moderna, más limpia, reconocida mundialmente, pero en esencia, todo sigue igual.

Carvalho es moralmente ambiguo, sobretodo en lo tocante al sexo. Y eso mola. También me gusta que sea un perdedor y que se sienta mucho más próximo a las clases bajas pero dignas del Barrio Chino que a los ganadores, siempre victoriosos  gracias a las malas artes. Me gusta que su familia sean sus amigos: Biscuter, Bromuro y Charo, la pobre Charo. Ni mujer ni hijos ni historias. Una familia disfuncional bien avenida. Carvalho no cree en el amor. O mejor dicho, no cree en la pareja convencional. Por que el amor está por todos lados. Por otro lado, ninguno de los personajes de la novela parece atenerse a demasiadas consideraciones éticas, lo que resulta un alivio. Nada más aburrido a estas alturas que los prejuicios derivados de actitudes religiosas.

Por otro lado chirría un poco que tenga una casa con jardín en Vallvidrera con vistas sobre Barcelona, algo a todas luces excesivo para un detective de tres al cuarto que lleva varios meses sin trabajar, tal como se indica al principio de la novela. También me aleja del personaje que se permita visitar con frecuencia restaurantes caros y beber espirituosos de marcas centenarias. Son licencias literarias para hablar de gastronomía -otro de los intereses de Vázquez Montalbán-, de acuerdo. Pero no puedo dejar de preguntarme cómo un tipo así puede llegar a fin de mes.  A mi parecer esos detalles le dan al protagonista una patina snob, que entronca perfectamente con la conocida como  gauche divine barcelonesa, esa burguesía intelectual catalana, que brindaba con champagne en Bocaccio por los avances del socialismo.

Trasfondo poético

Uno de los apartados que más me ha gustado de la novela es el trasfondo poético. Cuando la víctima expresa su deseo de ir a los mares del Sur está lejos de referirse a un viaje majestuoso a las islas paradísiacas de Pacífico, no. Habla de visitar el sur metafórico, el sur de la ciudad, el sur como lugar todavía virgen, por desarrollar, donde viven los humildes explotados por las élites. Ese Sur paradisíaco no es más que volver a la sencillez, tanto personal como social. Este planteamiento «romantico» dota a la novela de un calado especial, de un poso de  épico que trasciende del propio relato y que deja un recuerdo de melancolía en el lector. Cual héroe trágico, el infame especulador Stuart Pedrell abandona su palacio de oro para trasladarse a vivir a un mísero barrio de clase obrera con cuya construcción se ha enriquecido.  Allí permanecerá un año, trabajando como simple contable en una modesta empresa, en un lugar que evidentemente no es el suyo, cuyas normas desconoce y que acaba por expulsarlo. Pero tampoco es bien recibido de vuelta en las altas esferas, pues ha traicionado a los suyos.  A Stuart Pedrell sólo le queda una opción: morir dignamente.

El propio abogado de la familia que ha contratado al detective es uno de los responsables de su trágico final lo  que viene a reafirmar la épica. Nadie espera que Carvalho de con la verdad: todo es un paripé. Todo es cinismo e hipocresía.

Paradójicamente, es en ese sentido donde también le encuentro el mayor fallo a la novela. El razonamiento que lleva a Carvalho a la conclusión de que los «mares del Sur» no son la Polinesia si no el barrio de San Magín de Hospitalet me parece poco elaborado. Creo que ese punto debería estar más desarrollado por que da la sensación de que esa información se la chiva algún dios despistado en un episodio cercano al coma etílico con unos amigos poetas.

Momento histórico

El lector no debe perder de vista que Vázquez Montalbán escribió (o publicó) Los mares del Sur en 1979, hace la friolera 40 años. El estilo directo casi periodístico y los paisajes conocidos le dan un aire muy actual. También es cierto que hay planteamientos de la novela que hoy en día, bajo el imperio de lo políticamente correcto, harían fruncir el ceño a más de un@. Los mares del Sur destila el machismo soez imperante en aquella época. La relación sexual que Carvalho mantiene con la hija adolescente de su cliente sería tachada hoy en día como mínimo, de gusto dudoso.  O ciertos comentarios sobre los homosexuales y el colectivo gay, entre otros, resultan cuanto menos, chocantes. ¿Abordaría el autor esas cuestiones de la misma manera en la actualidad?

En comparación con el género negro actual, Los mares del Sur adolece de cierta falta de tensión. Hoy en día los thrillers son más intensos, plagados de pasajes potentes que dejan al lector sin aliento, influenciados por el cine y las series, sin duda.  Además las tramas suelen estar sobrecargadas de altas dosis de violencia y las relaciones entre los personajes son más extrema a fin de ganar vigor (que en muchas ocasiones resulta artificioso, cuando no vano). En Los mares del Sur todo ocurre de manera educada y civilizada, como reflejo de las altas esferas en las que la trama nos sitúa. La única escena de acción, cuando Carvalho se enfrenta a los navajeros,  es breve y en ningún momento nos hace temer por la integridad del protagonista.

Fresco social

Donde Montalbán brilla con intensidad es en el análisis social. Su lenguaje periodístico, sus exhaustivo conocimiento de la historia reciente de España y de la realidad de la Barcelona del momento, tanto en lo artístico como en lo  político pasando por lo gastronómico hace de Los Mares del Sur en fresco inmejorable de la transición. En momentos, las disquisiciones políticas y empresariales tan pormenorizadas se hacen algo tediosas (se me ocurre, por ejemplo, la comida empersarial a la que acude Carvalho es totalmente prescindible) pero es en ese análisis donde Montalbán (periodista de profesión) se crece y es eso lo que le interesa transmitir: el entorno social donde sucede la acción.

Personalmente lo que más he disfrutado de la re-lectura (había leído la novela hacía mucho tiempo) ha sido reencontrarme con la Barcelona de mi infancia. La Barcelona pre-olímpica, sucia, sin diseño pero llena de vida y de barceloneses antes de que los turistas vinieran a echarnos a patadas con el beneplácito de todos los gobiernos que han pasado por el Ajuntament estos últimos 40 años.

 

Novela Negra II

Agatha Christie

Dentro de la novela negra existen dos corrientes principales: la inglesa y la americana.

Miss Marple novela negra
MIss Marple de Agatha Christie representa a la perfección la novela negra británica

Novela negra inglesa

Fue la primera, cronológicamente hablando. La escuela inglesa se centra en la resolución puramente intelectual de un crimen, sin que el análisis de los aspectos sociales y morales del crimen tengan en ella una preponderancia clara; suele ambientarse en los sectores altos de la sociedad y su autor característico es Agatha Christie; las intrigas de este tipo de escuela son muy elaboradas y complejas.

Se diferencia por ser más tranquila y el personaje principal (el detective) se encuentra en un rango social alto. Trata los casos con paciencia y los resuelve con un gran análisis lógico y empírico de las pruebas (el llamado whodunit) que lo llevará a saber quién es el culpable sin tener que recurrir a la violencia o al uso de armas. Fue fundada por Arthur Conan Doyle, Agatha Christie, Dorothy L. Sayers, Arthur Morrison, Ronald Knox, P. D. James y Edmund Crispin, y sus principios fueron establecidos por el llamado Detection Club. Al margen de este grupo hay que mencionar a Elizabeth Mackintosh, más conocida por su pseudónimo de Josephine Tey, quien creó un híbrido de novela histórica + policiaca y es considerada por algunos autora de la mejor novela policiaca inglesa de todos los tiempos, The Daughter of Time (1951).

El halcón Maltés, novela negre
El Halcón Maltés de Dashiel Hammet ejemplifica las virtudes de la novela negra norteamericana.

Novela negra norteamericana

La escuela norteamericana de novela negra o hard-boiled, por el contrario, se engendra y desarrolla en unas circunstancias sociales específicas a raíz de la Gran Depresión, que marca en la literatura policial la entrada de un cierto Naturalismo:

  • Un apartamiento de la intención evasiva y el surgir de una honda preocupación social y retorno al realismo en ambientes, fondos, personajes, temas y estilo.
  • Aparición de nuevos escenarios tocados por la crisis y la corrupción…
  • Un público proletario, trabajador, de clase baja y escaso poder adquisitivo, que pedía un lenguaje y unos fondos poco floreados, claros, entendibles y directos, impresos no en libro de tapa dura, sino en revistas, en forma de relatos cortos y papel económico o de mala calidad, el «papel de pulpa» o pulp.

La experimentación formal y la búsqueda estilística quedaba a menudo en segundo plano. Recurre más a la violencia y al uso de armas, se exponen temas como el racismo, el nacionalismo, más que todo en las víctimas pero también en los detectives. Los crímenes no se dan ya en ambientes elitistas, sino que se desarrollan donde son más frecuentes: en ámbitos donde impera la pobreza o donde aparecen personajes marginados y desheredados. El detective casi siempre recurre a la violencia y a las armas para obtener la información que lo llevarán a saber quien es culpable. Sus fundadores fueron Dashiell Hammett y Raymond Chandler. Su planteamiento quedó establecido en el cuento Los asesinos de Hemingway. Este cuento es al género negro lo que Los crímenes de la calle Morgue de Poe es al policíaco inglés. En «Los asesinos» aparecen los que serán las características del género negro: predominancia del diálogo, y narración limpia y objetiva. El relato detectivesco «negro» prototípico es el hard-boiled, divulgado a través de revistas como Black Mask, Detective StoreDime Detective. Los autores mas emblemáticos son Dashiell Hammett, Erle Stanley Gardner, Carroll John Daly. El propio Chandler formuló los principios del género en The Simple Art of Murder («El simple arte de matar», 1950.

La novela negra americana tiene sus propias instituciones. La Mystery Writers of America de la que forman parte importantes escritores norteamericanos como Jim Thompson, Patricia Highsmith, William Irish, Chester Himes, Ross Mcdonald, William R. Burnett, James M. Cain, Stanley Ellin, y James Hadley Chase, entre otros muchos. También con una importante nómina de escritores de otras nacionalidades: Georges Simenon, Manuel Vázquez Montalbán, Leonardo Sciascia, Lorenzo Silva o Andrea Camilleri, por ejemplo.

Características del género negro americano:

  • Narración en primera persona.
  • Lenguaje coloquial, sin eufemismos, y con uso de argots callejeros.
  • Medias tintas en cuanto a los valores éticos: el detective a veces infringe la ley y los criminales son ocasionalmente honrados, o pretenden serlo.
  • Cinismo profundo en el carácter de un detective protagonista, de vuelta de todo.
  • Pérdida de importancia del proceso de identificación de un culpable.
  • Filosofía vital estoica y, a veces nihilista, en el detective.

El éxito de la novela negra ha provocado que surjan algunas escuelas con características propias.

Wallander, novela negra nórdica
Wallander, personaje creado por Mankell, es el máximo exponente de la novela negra nórdica

Escuela escandinava

La novela negra escandinava empezó con Söjwall y Wahlöö. Esta pareja escribieron diez novelas al más puro estilo policíaco, entre 1965 y 1975. Su personaje principal es el detective Martin Beck como protagonista y personaje recurrente en todas ellas. Siguiendo una de las características del género negro, y aprovechando su condición periodistas, Söjwall y Wahlöö mostraban una imagen de Suecia que poco tenía que ver con ese paraíso que el mundo tenía del país escandinavo en los 60. Empeñaron su capacidad narrativa en denunciar el trato que la clase trabajadora recibía de la socialdemocracia, fue su intento de desenmascarar la farsa en que se había convertido el llamado Estado del Bienestar en su país.

La influencia de esta pareja fue decisiva para los sucesivos autores escandinavos de novela negra. Aún así actualmente, la novela nórdica ha perdido buena parte de esa carga de crítica política y social que empapaba el trabajo de sus precursores, y sigue intereses comerciales más prosaicos. La propia Maj Sjöwall declaraba en 2013: “No entiendo el éxito de la novela negra nórdica: le falta calidad”.

Algunos de los escritores más destacados de la novela negra nórdica actual son:

Henning Mankell (1948 -2015) es el más representativos. Su personaje insignia es el inspector de policía Kurt Wallander, con el que ha escrito una colección seriada de 12 novelas como Asesinos sin rostro (1991), Pisando los talones (1997) o Huesos en el jardín (2013).

Jo Nesbo, nacido en Oslo en 1960. Empezó su carrera novelística en 1997, cuando publicó su primera novela negra Flaggermusmannen, con la que arrancó su más que exitosa serie del inspector Harry Hole, con la que ha obtenido premios como el Riverton a la mejor novela negra noruega y el Glassnokkelen a la mejor novela negra de los países nórdicos.

Stieg Larsson, (1954 – 2004) archiconocido gracias a su famosa trilogía Millennium (Los hombres que no amaban a las mujeres, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina y La reina en el palacio de las corrientes de aire). Es uno de los que mejor ha sabido transmitir cómo la sociedad sueca está sometida a las mismas perversiones que otras sociedades modernas.

Dijo Vargas Llosa que la Suecia que presentaba Larsson «era sucursal del infierno, donde los jueces prevarican, los psiquiatras torturan, los policías y espías delinquen, los políticos mienten, los empresarios estafan, y las instituciones en general parecen presa de una pandemia de corrupción de proporciones fujimoristas»

Otros autores destacados son

Camilla Lackberg, autora de Las hijas del frío o La Princesa de Hielo, absoluta superventas en España con más de 700.000 ejemplares.

Asa Larsson autora de Sangre derramada o Aurora Boreal con la que llegó a vender sólo en España 250.000 ejemplares.

Carvalho en una novela negra gráfica
Carvalho de Vázquez Montalban es el detective más representativo de la novela negra en España. Aquí en una representación para una novela gráfica.

Escuela española

En España surge con fuerza la novela policiaca en el último cuarto del siglo XX. Toma sus bases del género negro americano ya que es una disección social y una crítica cultural, como espacio para la resistencia política y el análisis subversivo de una realidad, los últimos años de la dictadura franquista.3​ Para Manuel Vázquez Montalbán, la novela negra da al delito una dimensión social urbana y se ubica en un cuestionamiento del capitalismo permitiendo toda una serie de relaciones humanas. La novela negra permite superar el realismo socialista o realismo crítico. En los últimos años del franquismo, la novela negra y la novela política se complementan.

En la actualidad, en España como en los países hispanos la novela negra empieza a ser una realidad y un género equiparable a las escuelas francesa, inglesa y norteamericana cuando surgen las garantías jurídicas y los cambios políticos y sociales de las democracias modernas.

Algunos de los autores más destacados de novela negra en español son: Lorenzo Silva, Andreu Martín, Dolores Redondo, Carlos Zanon, Leonardo Padura, entre muchos otros.

 

Series policíacas IV. Años 2010

Breaking bad, serie policíaca

Relación de las mejores series policíacas de los años 2010’s

Sherlock (2010 – 2017)

sherloc, serie policíaca
Benedict Cumberbatch se ha convertido en una estrella mundial gracias a Sherlock.

Una de las muchas series policiacas que ha abordado al personaje de Conan Doyle. Moderna actualización del mito de Sherlock Holmes, ambientada en el Londres del siglo XXI. Sus insuperables habilidades de deducción y su arrogante distanciamiento emocional le convierten en el perfecto detective junto a su inseparable compañero John Watson.

Particular serie policíaca tanto por su tratamiento visual como por su concepción: pocos capítulos cada temporada pero muy largos, duración de largometraje.

Blue Bloods (2010 – 2017 )

Blue blood,series policíacas
Blue Bloods, el honor dentro de una familia de policías.

Traducida al español como Familia de policías, su nombre hace alusión al azul uniformado que corre por la sangre de los integrantes de una familia donde todos tienen relación con la policía o la justicia. Propone un interesante paralelismo entre el buen gobierno de una familia y el liderazgo en el trabajo. El ejercicio del bien no distingue entre lo privado y lo público, ambas son dimensiones que conforman por igual la calidad moral de la persona.

Luther (2010 – 2018)

Luther, series policíacas
Luther luce muy bien gracias a la fantástica labor de Idris Elba

Una de las series policíacas con un episodio piloto potente, embriagador desde el minuto uno. Luther y un delincuente se enfrentan en una antigua fábrica y el desenlace del caso traerá cola para uno de ellos. Después, la comisaría en la que trabaja nuestro protagonista recibe una llamada en la que se anuncia la muerte de unos padres de forma brutal y sanguinaria. El desarrollo del capítulo llevará a Luther y sus colaboradores a conocer a Alice, la hija de los asesinados, un personaje fascinante y narcisista que será una de las claves de la serie.

En cada uno de los capítulos el espectador conocerá la identidad del asesino desde el minuto uno (somos voyeurs, no lo olviden) y será Luther quien a través de la deducción, sobre todo, se acercará a la solución del enigma. Todos los asesinos, por llamarlos de alguna manera, están muy logrados, producen auténtico terror y algunos hasta dan asco. El primer caso es especial, relevante para la trama, porque Luther no será capaz de resolverlo pese a que sabe quién perpetró el asesinato (tranquilos, no les contaré más).

Al mismo tiempo que el aficionado a las series policíacas de toda la vida consumirá la obra con fruición, esta serie desarrollará otro camino igual de interesante en el que veremos cómo muchos de los personajes son llevados al límite. Especialmente apasionante es el desenlace de la primera temporada, quizá el mejor ejemplo para entender la idea anterior, y ciertos pasajes de la segunda. La tensión se palpa, traspasa la pantalla, llega a nosotros, lo vemos y lo olemos, y es uno de sus aspectos más destacables.

Preferimos no adelantarles ningún dato acerca de los maníacos que pulularán por la serie, pero a buen seguro que les sorprenderán (les apuesto una chuleta en Casa Julián, de Tolosa). Además, esta serie les servirá para descubrir una cara oculta de Londres, ésa que no sale en las guías y que los turistas no conocen nunca. Los responsables de Luther han creado una atmósfera gris, sobria, lúgubre y un tanto sórdida que encaja como anillo al dedo con las luces y sombras de los personajes.

Vigilados: Persons of Interes (2011 – 2015)

Persons of Interest, series policíacas
Persons of Interes, casi tan conspiranoica como Expediente X.

Producida por J.J. Abrams (‘Perdidos’, ‘Fringe’) y firmada por Jonathan Nolan, ‘Person of Interest’ es un thriller criminal en el que John Reese (Jim Caviezel), un agente de la CIA dado por muerto, une sus fuerzas a las de un misterioso millonario llamado Finch (Michael Emerson) para prevenir una guerra contra un violento grupo de criminales que asola la ciudad de Nueva York.

El entrenamiento de Reese como experto en operaciones encubiertas despierta el interés y la curiosidad de Finch, genio de la informática y autor de un avanzado programa que permite identificar a todos aquellos que hayan cometido un delito o puedan cometerlo a través de un sistema de reconocimiento de patrones. Empleando tecnología de lo más avanzada, Reese y Finch -que, por cierto, está en prisión- coquetean con los límites de la ley y comparten sus prodigiosas mentes para detener la violencia incluso antes de que esta se produzca. Con infinitos casos delictivos por investigar, Reese y Finch irán descubriendo poco a poco que encontrar a la persona adecuada en el momento oportuno puede significarlo todo

Pronto los trabajos de Reese empiezan a llamar la atención de la Policía de Nueva York, entre otros, la de la detective especializada en homicidios Carter.

Hannnibal (2013 – 2015)

Hannibal, series policíacas
El Hannibal de Mads Mikkelsen hace olvidar incluso a Anthony Hopkins.

Otra de las series policíacas basadas en referentes literarios (y cinematográficos). Will Graham (Hugh Dancy), que trabaja en el FBI como analista de crímenes, tiene una capacidad innata para empatizar con los psicópatas, lo que le permite entender sus motivaciones. Pero, cuando se da cuenta de que la mente del asesino en serie que está buscando es demasiado compleja incluso para él, recaba la ayuda de uno de principales psiquiatras del país, el Dr. Hannibal Lecter (Mads Mikkelsen).

Con noticias cada vez más insistentes sobre su continuidad, Hannibal era una autentica bajada a los infiernos de la locura en el quie la estética gélida contrastataba con la sofisticada puesta en escena de los asesinatos.

True Detective (2014 – )

true detective, series policíacas
La primera temporada de True Detective fue impresionante.

True Detective tuvo una memorable primera temporadaOcho capítulos soberbios, construidos sobre la base de una inquietante, icónica y poderosa estética aderezada con un guion de naturaleza nihilista donde no sobra ni una coma, porque cada coma tiene significado. Los actores están soberbios.

Es de esas series policíacas que se centran en la investigación de un siniestro y bizarro asesino en serie llevada a cabo por la pareja de detectives de Lousiana Rust Cohle y Martin Hart, combina el tiempo presente con el flashback, creando un universo absorbente que evoluciona con sus protagonistas hacia una espectacular catarsis final. Interpretada por Matthew McConaughey y Woody Harrelson, ambos espléndidos, True Detective I es la representación absoluta y definitiva del triunfo de la luz sobre la oscuridad.

La segunda temporada fue mucho más floja. A ver que tal la tercera.

Fargo (2014 – )

Fargo, series policíacas.
Martin Freeman patético en la primera temporada de Fargo.

Tras un intento fallido por fin llegó a la pequeña pantalla ‘Fargo’. Otra de las series policíacas adaptadas de la cinta de mismo nombre ganadora de una lluvia de premios y escrita, producida, y dirigida en 1996 por los hermanos Coen. Cada temporada es independiente.

La primera temporada se desarrolla en 2006. Lorne Malvo (Billy Bob Thornton) llega a Bemidji, Minnesota. Allí ejerce una gran influencia sobre Lester Nygaard (Martin Freeman), un vendedor de seguro. Conectan desde el primer momento y Malvo confía muchos de sus secretos a Nygaard incluso le propone asesinar a Sam Hess, un matón de instituto que abusaba de él en la adolescencia. Un día Hess aparece muerto y Nygaard intenta mantenerse al margen.

La segunda temporada retrocede mucho más, hasta 1979. Un inesperado giro de los acontecimientos perturba la vida de varias personas en un pueblo de Minnesota. El matrimonio Blomquist (Kirsten Dunst y Jesse Plemons) y el clan familiar Gerhardt de cuyo imperio intenta apoderarse un sindicato mafioso de Kansas City. Por su parte, el policía local se hará cargo de la investigación de los hechos con la ayuda de su suegro (Ted Danson).

En la tercera temporada, seguimos en Minnesota. Esta vez en 2010. Emmit Stussy, conocido como “el rey de los aparcamientos”, es un exitoso hombre de negocios con una próspera empresa y una familia feliz que se ve a sí mismo como un ejemplo para su comunidad. Por su parte, su hermano gemelo Ray (Ewan McGreggor) es un oficial de libertad condicional, con una vida modesta y enamorado de la ex convicta Nikki Swango, que culpa a Emmit de todos sus problemas. Su rivalidad desencadenará una serie de acontecimientos que tendrá a unos peligrosos mafiosos, liderados por el misterioso V.M. Varga, como protagonistas.

Mar de Plastico (2015 – 2016)

Mar de plastico, series policíacas
Rodolfo Sancho recorriendo los mares de plástico.

Para quien diga que en España no se hacen serie policíacas de calidad. En esta ocasión, ambientada en Campoamargo (Almería), un pueblo que se mantiene de los invernaderos y en la que viven temporeros africanos, mujeres rusas y agricultores enriquecidos entre otros. Trata de resolver el asesinato de Ainhoa, una joven del pueblo e hija de la alcaldesa, cometido en este lugar tan particular como los invernaderos. En paralelo a la investigación, se cuenta la historia de amor entre un joven racista y una temporera de color. Así, aborda el tema amoroso y racial a la par que se intenta resolver un crimen cuya investigación está dirigida por Héctor, sargento de la Guardia Civil y excombatiente de Afganistán. Todos son sospechosos en este crimen.

Está protagonizada por Rodolfo Sancho, Belén López, Pedro Casablanc y Luis Fernández entre otros.

Narcos (2015 – )

Narcos, series policíacas
Pablo Escobar protagonizó las dos primeras temporadas de Narcos.

Una delas series policíacas más famosas de Netflix. Se centra en la historia real Pablo Escobar que fue el mayoer traficante de cocaína del mundo durante los años 70 y 80. Por otro lado, Javier Peña, agente de la DEA mexicana, es enviado a la localidad para capturar al peligroso líder y aniquilarlo.  Mientras tanto, las fuerzas de seguridad harán frente a este brutal y sangrante conflicto. La serie está narrada en voz en ‘off’ desde el presente mientras te cuenta la batalla que hubo entre Escobar y el cartel de Medellín contra el gobierno colombiano respaldado por Washington.

La Casa de Papel (2017 – )

La Casa de Papel, series policíacas
En La Casa de Papel, los atradadores visten a los rehenes como ellos para que no puedan distinguirlos.

La serie empieza con el atraco a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Todo el atraco está planeado por el Profesor (Álvaro Morte), con una ejecución perfecta​ de los atracadores Tokio (Úrsula Corberó), Nairobi (Alba Flores), Río (Miguel Herrán), Moscú (Paco Tous), Berlín (Pedro Alonso), Denver (Jaime Lorente), Helsinki (Darko Peric) y Oslo (Roberto García). Los atracadores se encierran en la fárica con los obreros. Hacen creer a la policía que el atraco ha salido mal y que quieren negociar. En realidad no que están haciendo es ganar tiempo para imprimir billetes. Su idea es llevarse un dinero que no existía así pues no es un atraco al uso.

Pero… Evidentement las cosas no saldrán como estaba previsto. La relación entre asaltantes y rehenes se hace más insostenible. Mientras, el Profesor intimará con la jefa de la investigación para tenerla controlada.

La casa de papel es la serie española de más éxito en todo el mundo. Se ha convertido en la producción Netflix más exitosa de habla no inglesa, por encima de otras como la alemana Dark, mucho más publicitada.

Mindhunter (2017 – )

Mindhunter, serie policíaca
Mindhunter o las consecuencias de ahondar en las mentes más retorcidas.

Mindhunter es otra de las series policíacas basada en el libro Mindhunter: Inside the FBI’s Elite Serial Crime Unite, escrito por los ex agentes especiales del FBI, John Douglas y Mark Olshaker.

Durante años, Douglas persiguió a algunos de los más famosos asesinos en serie y violadores más peligrosos USA, desarrollando técnicas innovadoras para intentar comprender la mente de estos criminales tales como Charles Manson, Richard Speck, John Wayne Gacy y James Earl Ray, haciendo un estudio pormenorizado para entender sus motivos.

Entrevistaba a estos delincuentes para desarrollar perfiles psicológicos. Algunos personajes de ficción como el agente Jack Crawford de los thrillers Dragón Rojo El silencio de los corderos, están inspirados en su trabajo.

Estas son las series policíacas más destacas a mi entender. (Actualización a Julio de 2018).  ¿Crees que falta alguna?

Series policíacas años 90 y 2000

Expediente X, serie policíaca.

¿Cuales fueron las mejores series policíacas años 90 y 2000? Aquí tienes una selección de las más famosas.

Series policíacas años 90 y 2000

Años 90

Twin Peaks (1990 -1991 + 2018)

Twin Peaks, serie policíaca
¿Quién asesinó a Laura Palmer?

Creada por David Lynch y Mark Frost Twin Peaks es la mejor serie policía, de las más influyentes e importantes de la televisión. Marcó toda una generación de espectadores. Nos brinda un drama policíaco donde la investigación y lo sobrenatural van de la mano, con toques surrealistas. La banda sonora de Angelo Baladamenti es de las mas inspiradas. 

Twin Peaks es una apacible localidad montañosa sacudida por la repentina muerte de la bella y popular Laura Palmer (Sheryl Lee’), que es encontrada desnuda y envuelta en plásticos en un lago. El Agente Especial del FBI Dale Cooper (Kyle MacLachlan) se traslada  al pequeño pueblo en aras de esclarecer el asunto.

Cooper está convencido de la conexión de este asesinato con otro ocurrido en las mismas fechas el año anterior. Trabaja codo con codo junto al Sheriff local Harry Truman (Michael Ontkean). Sus hallazgos no solo arrojan algo de luz sobre el asesinato de Laura Palmer, sino que traen a colación los más sórdidos asuntos de los habitantes de Twin Peaks, definitivamente, un lugar no tan tranquilo.

La serie tubo dos temporadas originariamente. Pero en 2017 Lynch rodo una tercera temporada mucho más crítica y complicada que dejó tanto al público como a  la audiencia descolocados.

Ley y Orden (1990 – 2010)

Ley y orden, serie policíaca
Ley y orden, casting completo

Series policíaca  enmarcada en el ámbito legal creada por Dick Wolf y producida por la CBS, en la que varios oficiales de policía y abogados de Nueva York trabajan conjuntamente para resolver complejos casos.

Su protagonista es Mike Logan (Christopher Noth), un hombre constantemente enfadado, de temperamento fuerte, con un pasado oscuro que le ha acabado convirtiendo en la clase de persona que es. Junto a él se encuentra su compañero, Max Greevey, un detective de homicidios felizmente casado, padre de familia y devoto católico. Juntos tratan de resolver los casos que se les ponen por delante.

En la trama judicial se encuentra el fiscal de distrito de Manhattan, Benjamin Stone (Michael Moriarty), un jefe estricto y poco hablador con el que Mike y Max tendrán que lidiar en la mayoría de sus casos.

En la primera mitad de cada episodio, la policía investiga el crimen, evaluando las pistas, interrogando a los sospechosos y tratando de descubrir al culpable. En la segunda mitad, el equipo de abogados se encarga del procedimiento legal para declarar inocente o culpable a los acusados.

Policías de Nueva York (1993-2005)

Pollicías de Nueva York, serie policíaca
David Caruso y Dennis Franz, protas de Policías de Nueva York

Dennis Franz ha interpretado a numerosos policías en cine y televisión, pero ninguno como el detective Andy Sipowicz, alma y corazón de esta magnífica serie que retrata la acción policial en las calles de Nueva York. Ganadora de 4 Globos de Oro, es la culpable de las miles de solicitudes de admisión que recibió la policía de esta ciudad durante los primeros años de su emisión. Imprescindible.

Expediente X (1993 -2002 + 2016 – 2018)

Expediente X, serie policíaca.
La razón y la fe se enfrentan en los protagonistas de Expediente X

Series policíaca mítica cuya fama ha llegado hasta nuestros días. creada por Cris Carter Drama  de ciencia ficción y misterio en la que dos agentes del FBI investigan casos  de tinte paranormal. A lo largo de la serie se enfrentan a alienígenas, asesinos, contrabandistas, e incluso organismos secretos del gobierno.

Fox Mulder (David Duchovny) es un psicólogo que trabaja para el FBI. Traumatizado por la desaparición de su hermana años atrás, aparentemente abducida por alienígenas, se dedica a investigar los casos cerrados en busca de sucesos paranormales que el gobierno se ha dedicado a ocultar. Cansados de su mentalidad obsesiva con respecto a las conspiraciones y lo paranormal, el FBI lo empareja con Dana Scully (Gillian Anderson), una doctora en medicina forense escéptica e incapaz de creer en sucesos paranormales.

La pareja de investigadores comenzará a trabajar junta resolviendo los casos más extraños e inverosímiles del FBI. En su día a día tendrán que enfrentarse  a fuerzas extrañas y sobrenaturales que se ocultan en este mundo y que un organismo secreto del FBI conocido como «el Sindicato» se empeña en mantener en la sombra.

Con el paso del tiempo, Scully comenzará a entender que las conspiraciones en las que tanto cree Mulder podrían ser ciertas, y que no solamente existe aquello que podemos ver.

La serie supuso uno de los mayores éxitos de la cadena FOX, y es una de las ficciones más premiadas de la historia. Sus personajes y frases se han convertido en iconos de la cultura popular al explotar e inspirar una gran cantidad de teorías sobre conspiraciones y existencia de vida extraterrestre.

La popularidad de la serie impulsó a Carter y sus socios a producir en 1998 la película The X-Files: Fight the Future, dirigida por Rob Bowman. El 29 de octubre de 2007, se informó de que el rodaje de una segunda película sobre la serie titulada The X-Files: I Want to Believe comenzaría en Vancouver el 10 de diciembre de 2007. Pero curiosamente ninguna de estas dos películas alcanzaron el éxito de la serie.

En su momento fue la serie más longeva de la televisión, superada más tarde por otro drama de ciencia ficción: Stargate SG-1.

Más allá de su valor artístico, Expediente X es sin lugar a dudas uno de los programas más influyentes de la televisión y de la cultura pop.

El 24 de enero de 2016, la cadena FOX estrenó una décima temporada que continúa con la trama de la serie original. La undécima temporada de esta mítica serie de televisión se estrenó el 3 de enero de 2018. Parece que de momento quedará ahí.

Rex, un policía diferente (1993 – )

Rex, serie policíaca
El pastor alemán que hace de Rex es sin duda el mejor actor de la serie

Esta producción alemana es una la serie policíaca que más televisiones emiten en todo el mundo en la actualidad. Serie policíaca que gira en torno a una unidad de homicidios compuesta por tres policías y un pastor alemán llamado Rex, la estrella principal de la serie, que funciona como un perro rastreador ante cualquier cadáver o drogas.

Walter, Texas Ranger (1993 – 2001)

Texas Rangers, serie policíaca
No hay tipo más duro en todo Texas que Chuck Norris.

No podía faltar Chuk Norris como Cordell Walker, un Texar Ranger que tiene un particular concepto de justicia, ley y orden. La policía de Dallas tendrán que guiarse de su instinto para obtener resultados

Ley y Orden: Unidad de Víctimas Especiales (1999 – )

Ley y orden, unidad de casos especiales, serie policíaca
Reconozco que con las subfranquicias de Ley y Orden me armo un poco de jaleo.

La NBC lleva años apostando por este show, serie policíaca pionera en su momento, que sigue las vicisitudes de un equipo especial de la policía de Nueva York que dedica sus esfuerzos a investigar crímines sexuales. Encandió a la audiencia por su capacidad para convertir a los agentes en víctimas colaterales de los casos que abordan. En los últimos años ha derivado peligrosamente hacia el culebrón barato.

Esta serie policíaca, creada y producida por Dick Wolf (‘Ley y orden’, ‘Corrupción en Miami’), es la primera y más importante secuela de la exitosa ‘Ley y orden’, que se convirtió en una de las series más longevas de la televisión -tan solo superada por ‘Los Simpson’. En el ‘spin-off’, y a través del trabajo que realiza la Unidad de Víctimas Especiales, se narran los diferentes crímenes y asesinatos que tienen lugar en la ciudad de Nueva York.

Esta brigada se enfrentará a depravados sexuales, maniáticos, asesinos y violadores en serie. La serie ahonda en la vida privada de los personajes y en su forma de ser. Además, también racoge cómo influye su tarea laboral a su espacio íntimo. La serie tiene un carácter procedimental y es considerada una de las mejores en la gestión del suspense. Cuenta con una estructura que abre cada episodio con un nuevo caso y lo termina con la resolución del mismo.

Comisario Montalbano (1999 – 2017)

Montalbano, serie policíaca
Montalbano, desde Italia para el mundo.

La serie policíaca de la RAI italiana basada en las novelas de Andrea Camilleri  y protagonizadas por Salvo Montalbano, comisario de la localidad de Vigata, en la provincia de Montelusa (dos nombres inventados que en realidad corresponden a Porto Empédocle y la provincia de Agrigento respectivamente).

El comisario Montalbano es un personaje peculiar, funcionario celoso, representante de la Policía estatal, respetuoso con la ley —aunque no duda en romperla cuando se trata de resolver sus casos—, lector voraz, y gran amante de la gastronomía y de su propia tierra siciliana. Mantiene una relación sentimental desde hace muchos años con Livia Burlando, la cual reside en Génova.

Su poca ortodoxia a la hora de resolver los casos le trae importantes problemas con el jefe superior Luca Bonetti-Alderighi.

El apellido del comisario es un homenaje al escritor español Manuel Vázquez Montalbán (1939-2003), creador del detective Pepe Carvalho, investigador también aficionado a la gastronomía y la literatura. Asimismo, según lo expresado por Camilleri en varias de sus obras, este nombre de fantasía es un homenaje al sur de Italia, ya que «Salvo» y «Albano» son dos apellidos relativamente frecuentes allí.

Los Soprano (1999 – 2007)

Los Soprano, serie policíaca
La intensa interpretación de James Gandolfini era tan sobresalient que llegaba a dar miedo.

Serie policíaca creada y producida por David Chase para HBO. La trama gira en torno al mafioso de Nueva Jersey Tony Soprano (James Gandolfini) y las dificultades que enfrenta tanto en su hogar como en la organización criminal que dirige. La serie también se centra en la historia de los personajes cercanos a Tony, especialmente su esposa Carmela (Edie Falco) y su sobrino y protegido Christopher Moltisanti (Michael Imperioli).

Supuso un exitazo tanto crítico como comercial,  destaca por su alto nivel de calidad en todos los aspectos de producción y ha sido especialmente reconocida por su guion y por las actuaciones de sus actores principales. Los Soprano ha sido acreditada por brindar un gran nivel artístico a la televisión media y allanar el camino para el éxito de muchas series de ficción que le siguieron. También ha ganado numerosos premios y reconocimientos, entre ellos, veintiún Premios Emmy y cinco Globos de Oro.

La historia de Los Soprano fue inicialmente concebida como un largometraje sobre «un mafioso en terapia que tiene problemas con su madre». Tras algunas aportaciones de su mánager, Lloyd Braun, Chase decidió adaptarlo a una serie de televisión. En 1995, Chase firmó un contrato con la compañía de producción Brillstein-Grey y escribió el guion original del episodio piloto. Basándose en gran medida en su vida personal y en sus experiencias creciendo en Nueva Jersey, Chase aseguró que trató de «aplicar [su propia] dinámica familiar a los mafiosos».​ Por ejemplo, la tormentosa relación entre el protagonista Tony Sopranoy su madre, Livia, se basa, en gran parte, en la relación de Chase con su propia madre. Durante esa época, Chase también fue a terapia y modeló el personaje de la Dra. Jennifer Melfi a partir de su propio psiquiatra.​ Desde temprana edad, Chase ya había mostrado interés en la mafia tras crecer con clásicas películas de gánsteres como El enemigo público y la serie Los Intocables. En gran medida, la historia de la serie está inspirada en la auténtica Familia criminal DeCavalcante, que se convirtió en la principal familia del crimen organizado de Nueva Jersey durante la juventud de Chase. El nombre de la serie, por otra parte, proviene de unos amigos suyos del instituto. Chase pensaba que el escenario de la mafia le permitiría explorar temas como la identidad italoestadounidense y la naturaleza de la violencia, entre otros.​ El propio Chase es de ascendencia italiana y su apellido real es DeCesare.

Chase y el productor Brad Grey, de Brillstein-Grey, ofrecieron Los Soprano a varias cadenas. FOX mostró interés, pero decidieron rechazar la propuesta después de que Chase les presentara el episodio piloto.​ Chase y Grey finalmente ofrecieron la serie al entonces director de contenidos de HBO, Chris Albrecht, que reconoció la originalidad y el potencial de Los Soprano, y decidió financiar el rodaje de un episodio piloto. El resto es historia de la televisón.

Años 2000

CSI: Las Vegas (2000 – 2015)

CSI, serie policíaca
CSI, la tecnología aplicada a la criminología.

‘CSI: Crime Scene Investigation’, comúnmente conocida como ‘CSI: Las Vegas’ en España, es una series policíaca de gran exito y larga trayectoria creada por Anthony E. Zuiker y producida por Jerry Bruckheimer.

Sucede evidentemente en Las Vegas, dónde la unidad de policía científica utiliza lo último en tecnología para analizar pruebas y resolver asesinatos. Al mando de este grupo de investigadores encontramos a Gil Grissom (William Petersen), voz de la moral en el difícil mundo de la investigación policial y experto, en varias materias.

Los diferentes casos a resolver pondrán a prueba el ingenio de este equipo de especialistas. La serie, básicamente, está centrada en torno al caso o casos que aparecen en cada episodio. Las relaciones entre los personajes están en un segundo plano aunque, según avanza la serie, se puede notar que los conflictos entre los protagonistas ganan algo de peso en comparación con la resolución de los crímenes.

Ley y Orden: acción criminal (2001 – 2011)

Ley y orden; acción criminal, serie policíaca
Ley y orden: acción criminal. Segunda subfranquicia de la serie.

Se trata de las serie policíaca más longevas de la historia de la televisión. Criminal Intent cuenta la historia del MCS, Major Cases Squad, o Escuadrón de Casos Mayores, el cual pertenece al Departamento de Policía de Nueva York. Se encarga de investigar crímenes de alto perfil, que involucran a políticos, hombres de negocios, algunos asesinos en serie o artistas. Examinan de manera psicológica a las mentes criminales, centrándose en investigar la razón de los asesinatos. A diferencia de las demás Law & Order, en Criminal Intent entre la 5.ª y la 9.ª temporada se alternan dos parejas de detectives, una conformada por Robert Goren y Alexandra Eames, y otra con Mike Logan y Carolyn Barek/Megan Wheeler/Nola Falacci.

Una particularidad de la serie es su forma de narrar la historia, en la que a lo largo del capítulo se muestran escenas del posible homicida, revelándole al espectador detalles que los detectives no conocen todavía. La mayoría de los casos suelen terminar con una confesión del culpable, marcando una diferencia respecto a las demás Law & Order, que muestran el conflicto legal posterior.

The Shield (2002 – 2009)

The shiel, serie policíaca
The Shield es una serie injustamente olvidada. Tenía mucha mala baba y un protagonista que era un auténtico cabrón.

Hoy se habla del Frank Underwood de House of Cards como el malo malísimo de las series; un antihéroe que, en realidad, palidecería frente a la perversidad y vileza innatas de Vic Mackey (Michael Chiklis), protagonista de The Shield. Creado por Shawn Ryan, se trata de un drama injustamente olvidado que refundó las series policíacas en 2002, imprimiendo un ritmo trepidante e inusual hasta el momento.

La acción nos sitúa en el departamento de policía de uno de los distritos más duros de Los Ángeles. Pura adrenalina, frases mordaces y tácticas ingeniosas de las que se desprenden detalles sutiles, pero muy significativos para sacarle jugo a una serie que es mucho más que los fuegos de artificio que aparenta. The Shield aborda la corrupción y su naturaleza individual y colectiva, desde todas las ópticas y niveles. Nadie está libre de pecado en Fargminton.

The Wire (2002 – 2008)

The Wire, serie policíaca
The Wire, serie coral que presenta divesos aspectos de la ciudad de Baltimore.

Para muchos, para la gran mayoría de seriéfilos, The Wire es la mejor serie policíaca de la historia. Creada por David Simon, el guion, la narrativa, la construcción y desarrollo de sus personajes, la selección de actores, sus actuaciones, los frentes temáticos cubiertos y hasta su mítica banda sonora introductoria son sublimes. Todo en The Wire es sobresaliente. Cinco temporadas en las que David Simon engrandece la proeza lograda previamente con The Corner (2000) y, más tarde, continuaría con sobrada excelencia en Treme (2010).

Los ingredientes de esta fórmula de éxito son: una selección de actores donde las celebridades brillan por su ausencia; la elección de escenarios con muy poco glamour; y una crítica social descarnada, sin límites, pero siempre sofisticada y refinada a través de los símbolos.

En The Wire la ciudad de acogida es Baltimore. Un grupo especial de operaciones, pertrechado con herramientas de escucha encubierta, se dedica a investigar e intentar hacer justicia para atajar los problemas que aquejan al municipio: el gueto, sus problemas de violencia y la drogadicción; el puerto, los muelles y el desempleo; la educación en los colegios y la exclusión social; la alcaldía y la corrupción política; el periodismo y su responsabilidad pública. Cada temporada apunta con intención crítica a una realidad social actual, desenmascarando la intensa lucha que viven a diario quienes intentan defender aquello que es bueno y justo para la sociedad contra los planteamientos criminales de quienes solo piensan en su propio bien.

Los creadores David Simon (‘Treme’, ‘Generation Kill’, ‘Homicidio’) y Ed Burns (‘Generation Kill’) son los creadrores de este drama policial que aborda la escena local del narcotráfico en la ciudad de Baltimore tanto desde la perspectiva de la policía como de los que están al otro lado de la ley. Muy aclamada por la crítica, la producción de HBO ha sido considerada como una de las mejores series de todos los tiempos.

El detective Jimmy McNulty (Dominic West), con el apoyo del juez Daniel Phelan consigue abrir una investigación sobre una gran organización de tráfico de drogas en la ciudad tras la absolución de D’Angelo Barksdale de los cargos de asesinato a causa del cambio de testimonio de uno de los testigos clave. Con la sospecha de que dicho testigo ha sido intimidado por los miembros del imperio del narcotráfico liderado por Avon Barksdale  y tío de D’Angelo, McNulty se plantea por qué no se han investigado anteriormente las actividades criminales del clan Barksdale, basadas en su mayoría en el tráfico de estupefacientes pero que incluyen varios homicidios sin resolver.

El juez Phelan toma cartas en el asunto y hace llegar su preocupación a los máximos responsables del departamento de policía que, avergonzados, comienzan la tan necesaria investigación. Sin embargo, debido a la incompetencia y mal funcionamiento del cuerpo, la investigación se presenta más como una forma de calmar a Phelan que con objetivos reales. Una lucha interna constante se produce a lo largo de la investigación entre los oficiales más motivados y sus superiores, que siempre parecen arruinar todo avance que les acerque a los Barksdale. Mientras, el comandante Cedric Daniels (Lance Reddick) intenta actuar como mediador entre los dos grupos de policías con ideas opuestas.

CSI Miami (2002 – 2012)

CSI Miami, serie policíaca
Segunda serie de la saga CSI. Esta vez en la colorida y veraniega Miami.

Tras el éxito abrumador de la receta usada por ‘CSI: Las Vegas’ era de esperar que tuviera lugar algún ‘spin-off’. ‘CSI: Miami’ es la primera serie policíaca -secuelas y viene también de manos del creador de la serie original Anthony E. Zuiker, que esta vez forma equipo con la creadora Carol Mendelshon. La producción continúa a cargo de Jerry Bruckheimer.

Esta vez, la serie policíaca nos sitúa en la costera ciudad de Miami, donde los crímenes no son escasos. La unidad científica de la policía usa las técnicas más avanzadas y el personal más cualificado para resolverlos. El cabecilla de la unidad de investigación es Horatio Caine (David Caruso), con un alto sentido de la justicia y que no descansará hasta que los culpables paguen por sus actos.

Al igual que su predecesora, la serie está formada por capítulos autoconclusivos.  La historia interna de los personajes, sus arcos de transformación y las relaciones entre ellos tienen algo más de peso que en la ficción original.

Caso abierto (2003 – 2010)

Caso abierto, serie policíaca
Caso abierto: todavía hay esperanza para los crímenes no resueltos.

Serie policíaca creada por Meredith Stiehm, y producida por Jerry Bruckheimer, también productor de CSI. Protagonizada por Kathryn Morris en el personaje de la detective de homicidios de Filadelfia Lilly Rush que investiga delitos del pasado que se cerraron por falta de pruebas.

La detective del departamento de homicidios en la ciudad de Filadelfia, Lilly Rush inspirada por John Stillman (interpretado por John Finn), el veterano teniente del departamento, inicia su carrera siguiendo casos de años anteriores en momentos que aparecen nuevas pruebas o testigos. La fuerte personalidad de la protagonista hace que tenga frecuentes encuentros duros con algunos de los sospechosos que pongan en peligro su propia seguridad. Cuando Lilly se encuentra en un callejón sin salida, siempre busca consejo en su respetado mentor, el teniente John Stillman. Su mayor confidente es el detective Will Jeffries (Thom Barry) quien lleva tanto tiempo en la brigada que sirve para tender un puente con el pasado y sea una gran fuente de información.

CSI. Nueva York (2004 – 2013)

CSI Nueva York, serie policíaca
Actores y actrices atractivo y duros para la tercera serie de la franquicia CSI.

Tras el éxito de ‘CSI: Las Vegas’ y su primera secuela en Miami, le llega el turno a la gran manzana. ‘CSI: Nueva York’ es el segundo ‘spin-off’ -y último hasta la fecha- de la popular serie policíaca de investigación científica de crímenes. Al igual que las anteriores, la secuela con más rascacielos nos llega también de manos de Anthony E. Zuiker y Carol Mendelshon.

En esta ocasión el equipo CSI de Nueva York está liderado por el detective Mac Taylor (Gary Sinise), quien no dudará en arriesgar su vida por sus compañeros o incluso por civiles hasta el punto de llegar a ofrecerse como rehén en alguna ocasión.

Al igual que sus predecesoras, ‘CSI: Nueva York’, la serie policíaca respeta la fórmula de episodios autoconcluyentes. La trama policíaca es lo más importante. Los conflictos entre personajes quedan en un segundo plano.

Bones (2005 – 2017)

Bones serie policíaca
Bones o la ciencia criminal llevada al extremo.

Este éxito de la Fox fue creado por Hart Hanson  y se basa en la figura de Kathy Reichs, antropóloga forense y escritora de novelas de misterio. La protagonista es la Dra. Temperance Brennan (Emily Deschanel). El contrapunto lo pone el  Agente Especial Seeley Booth (David Boreanaz), un francotirador atormentado por los fantasmas de su pasado

Como una de las profesionales más cualificadas en su campo, la Dra. Brennan trabaja en el departamento de ciencias forenses del Instituto Jeffersonian de Washington D.C. examinando restos de cadáveres. Su gran dominio de la antropología la permite reconstruir cómo vivieron y murieron personas fallecidas cuando los restos encontrados son mínimos, incluso cuando estos se limitan a huesos. Por su parte el agente Booth es más de acción.

La serie policíaca no sólo se concentra en los casos que se investigan en cada episodio, sino también en la trama interna de cada personaje y las relaciones entre ellos. Los puntos de vista dicotómicos que tienen los protagonistas en lo que se refiere a ciencia y fe junto a la poderosa química y tensión sexual que existe entre ellos serán el perfecto caldo de cultivo de su relación como compañeros de trabajo.

Mentes criminales (2005 – )

Mentes Criminales, serie policíaca
Mentes criminales o la psicología aplicada a los asesinatos.

Al contrario de lo que estamos acostumbrados por títulos como  ‘Bones’ o incluso ‘CSI’, esta serie policíaca explota la empatía con el asesino. Cuando no hay posibilidad de avance en un caso de asesinatos en serie, el FBI recurre a la Unidad de Análisis de conducta de Quantico (Virginia) liderada por Jason Gideon (Mandy Patinkin) y Aaron Hotchner (Thomas Gibson). La especialidad de esta brigada es analizar en profundidad la mente de los asesinos en serie más retorcidos del país para así anticiparse a sus próximos movimientos.

Mientras los detectives ordinarios estudian las pruebas del crimen, este equipo especial analiza el comportamiento del criminal para determinar el móvil del sospechoso. Su búsqueda se realiza desde dentro hacia fuera; no a través del examen de las pruebas en el laboratorio, sino estudiando la conducta del delincuente tanto en la escena del crimen como en el lugar donde vive o trabaja con el fin de saber cómo piensan y, sobre todo, cómo van a actuar.

Breaking Bad (2008 – 2013)

Breaking bad, una gran serie policíaca
Heisenberg, el traficante más buscado de todo Nuevo México.

Creada y producida por Vince Gilligan. Es una de las series más populares y mejor valoradas por la crítica. Es la primera serie policíaca donde el protagonista realmente evoluciona a lo largo de la trama.

Walter White (Bryan Cranston) es un frustrado profesor de química en un instituto, padre de un joven discapacitado y con una mujer (Anna Gunn) embarazada. Walt, además, trabaja en un lavadero de coches por las tardes. Cuando le diagnostican un cáncer terminal se plantea qué pasará con su familia cuando él muera. En una redada de la DEA, a la cual es invitado por el agente Hank Schrader, su cuñado (Dean Norris), reconoce a un antiguo alumno suyo, Jesse Pinkman (Aaron Paul), a quien contacta para fabricar y vender metanfetamina y así asegurar el bienestar económico de su familia. Pero el acercamiento al mundo de las drogas y el trato con traficantes y mafiosos contamina la personalidad de Walter, el cual va abandonando poco a poco su personalidad recta y predecible para convertirse en alguien sin demasiados escrúpulos cuando se trata de conseguir lo que quiere.

Castle (2009 – 2016)

Castle, serie policíaca
Castle, dos actores canadienses para una serie americana.

Creada al amparo del éxito de Bones, con la que comparte muchos puntos en común. Serie policíaca protagonizada por Nathan Fillion como Rick Castle y Stana Katic (Kate Becket).

Castle, un escritor de novelas negras y de asesinatos cuya inspiración parece haberse acabado. Sin embargo, esta situación está a punto de cambiar con la aparición de un presunto asesino en serie que imita los asesinatos de sus novelas. El Departamento de Policía de Nueva York reclama su colaboración. Allí conocerá a la detective Becket y demás personal de la comisaría. Con esta colaboración Castle recuperará la inspiración.

Las bazas de la serie policíaca son el tono procedimental y la tensión sexual entre los protagonistas.

Los misterios de Laura (2009 – )

Los Misterios de Laura, series policíacas años 90 y 2000
Los misterios de Laura es la primera serie española que tiene una versión USA.

Laura Lebrel tiene que compatibilizar sus labores de esposa, ama de casa y madre de dos gemelos de cinco años con su trabajo como inspectora de policía. Pero no es una inspectora cualquiera… No se basa en pruebas científicas, ni controla el análisis psicológico, su arma es la intuición y el instinto, que la llevarán a desmontar la coartada más perfecta.

Pero muchas veces las piezas que forman los crímenes perfectos que ella ayuda a resolver son mucho más sencillas que las piezas que conforman su propia vida: su relación con el también inspector Jacobo no atraviesa su mejor momento; sus dos hijos pequeños le vuelven loca; su leal compañero en todas sus investigaciones, Martín, no para de meterse en líos; y en su propio edificio hay vecinos más malvados que el criminal que Laura haya podido encontrarse.

La serie policíaca está escrita por Carlos Villa y Javier Holgado y protagonizada por María Pujalte. Ha tenido su versión USA.

En el siguiente artículo, encontrarás series del 2010 en adelante.

 

Series policíacas años 70 y 80

Colombo, serie policíaca

Las series policíacas años 70 y 80 tuvieron mucha aceptación por lo que se diversificó mucho la oferta y se buscaron nuevas formas de presentar el genero.

Series policíacas años 70 y 80

Años 70

McCloud (1970 – 1977)

McCloud, serie policíaca
McCloud a caballo por las calles de Nueva York

Serie policiaca  estadounidense, emitida dentro del espacio NBC Mistery Movies, alternando su emisión con otras series populares como Mc Millan y esposa o Colombo.

El hecho diferencial residía en que  McCloud era un policía del medio oeste acostumbrado a la manera de actuar local, trasladado al a ciudad de los rascacielos,  un entorno absolutamente ajeno al que él conoce y en el que sabe desenvolverse.

Colombo (1971-2003)

Colombo, serie policíaca
Corre una leyenda urbana sobre Colombo: ¿tenía un ojo de crista?

Una de las series policíacas más famosas gracias sin duda a la personalidad de protagonista el inmortal teniente Colombo interpretado por Peter Falk. Ha estado en antena tres décadas en formato de miniserie y tv movies. Una gabardina casposa, un traje lleno de lamparones, un purito tras otro, voz carraspeante y una inteligencia fuera de lo común. El retrato robot de un genio que no deja de ser una versión cutre de Sherlock Holmes.

La gran innovación de esta serie policíaca era que los espectadores sabían de antemano quien era el asesino. La gracia consistía en ver como los aviesos malvados que miraban con suficiencia al inspector desaliñado y como este, eran vencidos por su inteligencia. El personaje, memorablemente interpretado, y con  una personalidad fuerte atraía a la audiencia más que descubrir al asesino.

Cannon (1971 – 1976)

Cannon serie policíaca
¿Un detective obeso? Así de loca era la tv de los 70’s

Serie policíaca emitida por la cadena CBS. En 1980, además, se rodó una película directamente estrenada en televisión, que continuaba las peripecias del personaje que da título a la serie y protagonizada por el mismo actor, bajo el título de The Return of Frank Cannon.

Frank Cannon (William Conrad) es un ex-policía, reconvertido a detective privado, con evidentes problemas de peso pero muy eficaz en la resolución de los casos que se le plantean. Suele presentar elevadas facturas a sus clientes de la alta sociedad para así poder igualmente investigar gratuitamente los casos que le presentan ciudadanos menos afortunados.

Mc Millan y esposa (1971 – 1977)

McMillan y esposa, serie policíaca
Rock Hudson y Susan Saint James muy hippy ellos

Otra de las series policíacas emitida por la NBC . En su primera temporada, se alternaba en la emisión con las series Colombo y McCloud, dentro del espacio NBC Mystery Movie. Los protagonistas eran: Rock Hudson como McMillan y Susan St. James como Sally su esposa.

La serie se centra en la historia del policía Stewart McMillan y su atractiva, sofisticada y brillante, aunque algo frívola, esposa, Sally. En ocasiones, los McMillan asisten a fiestas y eventos de la alta sociedad, antes de resolver asesinatos, robos y otros delitos. Aparecen igualmente, el Sargento Charles Enright y Mildred, la asistenta del matrimonio. Ambos aportan la perspectiva cómica a la serie.

En la quinta temporada, el personaje de Sally muere en un accidente de avión, al existir problemas contractuales entre la actriz que lo interpretaba y la productora. La serie pasó entonces a llamarse McMillan.

Banacek (1972 – 1974)

Banacek, serie policíaca
Banacek que pasó sin pena ni gloria.

Y otras más de las series policíacas NBC protagonizada por George Peppard. Formaba parte de la series del NBC Mistery Movies.

No fue especialmente famosa ni memorable, pero recuerdo aquella sevillana que cantaba Pepe da Rosa que empezaba así: me han robado en el chalé. Que venga Banacek

Las calles de San Francisco (1972-1977)

Las Calles de San Franciso, serie policiaca
Las calles de San Franciso, un primer intento de reflejar el trabajo policial real.

El veterano teniente Frank Stone (Karl Malden) y el joven Inspector Steve Keller (Michael Douglas), licenciado en Derecho forman esta peculiar pareja que tendrá que dejar a un lado sus diferencias de procedimiento y mentalidad para limpiar las calles de San Francisco de malhechores. Supuso la primera de las series policíacas en reflejar la actividad policial de manera veraz.  Aún hoy sorprende la garra con la que están rodadas las persecuciones en coche por las empinadas calles de la ciudad, así como los turbulentos casos que mostraban una América desconocida.

Kojak (1973 – 1978)

Kojak, serie policíaca
Kojak, policía incorruptible.

Serie policíaca emitida por la CBS. Protagonizada por Telly Savalas como el teniente Teo Kojak, de origen griego, de la Policía de Nueva York (distrito de Manhattan Sur). Se emitió entre el 24 de octubre de 1973 y el 18 de marzo de 1978 y la segunda, en 2005 por USA Network.

Otra de las series policíacas que gira alrededor de los esfuerzos del incorruptible teniente Teo Kojak, calvo, tan cínico como agudo, con tendencia a forzar las reglas para llevar a un criminal ante la justicia. En los primeros episodios, Kojak fumaba mucho. Como el sentimiento antitabaco no hacía más que aumentar en la televisión estadounidense, los guionistas decidieron que Kojak tenía que dejar de fumar. Empezó entonces a chupar piruletas como substituto a los cigarrillos. A fecha de hoy, todavía se comercializan chupachups con el nombre de Kojak.

La mujer policía (1974 – 1978)

La Mujer policía, serie policíaca
Angie Dickinson, la primera detective femenina en triunfar en la tele.

Tras varios intentos fallidos, en 1974 el público estaba preparado para aceptar por fin a mujer liderando una serie de TV. La mujer policía se planteó como una de esas series policíacas de relleno pues nadie creía en su éxito. Mostraba un lado más sensual que las series protagonizadas por hombres para que su estrella, la bellísima Angie Dickinson, luciera palmito insinuante. lo que se llevó las críticas de los grupos feministas.

Serie surgida a partir del episodio «The Gamble»  (1974), en el que Angie Dickinson interpretaba a la policía Lisa Beaumont. Al convertirse en una producción semanal, el personaje pasó a ser la Sargento Suzanne «Pepper» Anderson, una atractiva policía que trabajaba para la Brigada de Antivicio de Los Ángeles, y que en sus misiones de incógnito se hacía pasar por prostituta, chica de gángster o hasta traficante.

Dickinson ganó un Globo de oro a la Mejor actriz de serie dramática en 1975. La mujer policía» se mantuvo 4 temporadas en antena y en España fue estrenada por TVE en 1977.

Los Casos de Rockford (1974-1980)

Los casos de Rockford, serie policíaca
Rockford, el primer detective con problemas domésticos

Otra de las serie policíacas creada por Stephen J. Cannell que lanzó al estrellato televisivo a James Garner (que empezó su carrera en Hollywood como especialista). El protagonista era Jim Rockford, un pícaro detective que sale de la cárcel tras ser exonerado por un crimen que no había cometido.  Una vez en libertad, decide instalarse en un remolque situado en la Playa de Malibu y comienza a resolver casos con la colaboración de su padre, un camionero retirado llamado Joseph «Rocky» Rockford (Noah Berry); de su novia abogada Beth Davenport (Gretchen Corbett); y de Angel Martin (Stuart Margolin), un ex convicto que muchas veces está al margen de la ley. Por otra parte, nuestro protagonista trae de cabeza al Detective Dennis Bekcer (Joe Santos), ya que en muchas ocasiones termina metiendo a la policía en problemas.

En 1994 se retomó al personaje en el telefilm «Los nuevos casos de Rockford: Aún amor Los Ángeles». Debido a su buena aceptación se rodaron siete telefilmes más.

Starsky & Hutch (1975-1979)

En Starsky y Hutch el Ford Torino cobraba peso de coprotagonista.

Hito setentero que causó furor en España. David Soul y Paul Michael Glaser eran mitad polis, mitad seductores y compartían protagonismo con un Ford Torino rojo con bandas blancas.

Ken Hutchinson es un tipo reflexivo, con gusto por la buena cocina y la literatura. Dave Starsky es un fiestero que vive de la comida basura. Y juntos forman un equipo excelente en su lucha contra el crimen.

Ben Stiller revisó recientemente esta serie en una película en clave de comedia.

Los Angeles de Charlie (1976 – 1981)

Los Ángeles de Charlie, una de las series policíacas más famosas.
Los Ángeles de Charlie, en su casting original.

Una de las series policíacas más recordadas de todas. Emitida por la cadena ABC, narraba las peripecias de tres mujeres  que dejaban el Cuerpo de Policía para trabajar en una agencia de detectives propiedad de Charles Townsend (Charlie),  al que nunca se llegaba a ver.

El argumento inicial se resumía en las palabras pronunciadas por el detective privado Charlie Townsend, con las que se iniciaba cada capítulo: «Había una vez tres muchachitas que fueron a la academia de policía. Les asignaron misiones muy peligrosas. Pero yo las aparté de todo aquello y ahora trabajan para mí. Yo me llamo Charlie». Los sucesivos episodios giraban en torno a una misión asignada por Charlie a sus tres detectives. Las misiones, con frecuencia arriesgadas (robos, asesinatos, secuestros…), se resolvían con los ángeles interpretando personajes que les permitían mantener su anonimato e investigar de incógnito el caso, interactuando con los sospechosos.

Drew Barrymore produjo dos películas sobre la serie a principio del 2000.

Hart y Hart (1979-1984)

Hart y Hart, serie policíaca
Hart y Hart, millonarios y detectives

Otra serie policíaca producida por Aaron Spelling en está ocasión, asociado con el novelista Sidney Sheldon . La historia giraba en torno al matrimonio de millonarios compuesto por Jonathan Hart (Robert Wagner), dueño del conglomerado de Empresas Hart, y su esposa y periodista freelance Jennifer (Stefanie Powers). Debido al escaso tiempo que ambos tenían que dedicar a sus profesiones, la pareja comenzaba a resolver misterios e involucrase en trepidantes aventuras en las que siempre eran respaldados por Max (Lionel Stander), el fiel chófer de ambos.
En los 90’s Robert Wagner y Stefanie Powers retomaron los personajes en 7 telefilms.

Años 80

Magnum P.I. (1980 – 1988)

Magnum, serie policiaca
Bigotazo y camisa hawaiyana, signos de identidad de Magnum

Serie policíaca de la CBS que versa sobre las aventuras de Thomas Sullivan Magnum (Tom Selleck), un investigador privado que vivía en Hawái. Era una mezcla de comedia, acción y drama.

Lo más destacado acerca del personaje eran sus camisas floreadas, sus bermudas, su gorra de los Tigres de Detroit y su bigote tipo mostacho, que formó parte de la personalidad de Selleck durante una buena cantidad de años.

Thomas Sullivan Magnum IV trabajaba para un patrocinador misterioso llamado Robin Masters (similar al personaje de Charlie en Los Angeles de Charlie).

Masters era un escritor de mucho éxito que había sido ayudado por Magnum en el pasado y en agradecimiento, le permitía utilizar la casa de huéspedes en Hawái y el exclusivo Ferrari rojo que allí tenía.

En la mansión vivía además un mayordomo de origen inglés, de nombre Jonathan Quayle Higgins III (John Hillerman) encargado del cuidado y mantenimiento de la mansión. Poseía dos perros guardianes dobermans, ZeusApollo, con los que amenazaba a Magnum y sus amistades.

Higgins tenía poder absoluto sobre los bienes de Robin Masters que viajaba por el mundo y en varios capítulos de la serie, Magnum creyó con muy buen fundamento que Robin Masters era el seudónimo literario de Higgins y que en realidad eran la misma persona. La sospecha fue un elemento muy acertado en la historia que se desveló en el último capítulod e la serie

Magnum vivía en la casa de invitados y disfrutaba de todas las comodidades de la mansión. Era el encargado de la seguridad, de las cámaras de vídeo y las alarmas. Magnum se dedicaba a casos de poca monta como investigador independiente; alguna vez era requerido por el jefe del departamento de investigaciones criminales de la policía de Honolulu, el comisionado Tanaka, para resolver casos de asesinato.

A Magnum le ayudaban dos grandes amigos y ex compañeros de la Guerra de Vietnam, «Rick» y «T.C.». Rick trabajaba en un club de Hawái llamado King Kamehameha y tenía contactos en las mafias locales, y T.C. tenía un helicóptero Hughes 500 que usaba como aerotaxi para volar sobre la isla con turistas, y una mítica furgoneta Volkswagen T3. Magnum era un eterno mujeriego y aficionado a todos los deportes americanos.

La serie lanzó al estrellato a Tom Selleck pero a su vez le impidió aceptar el pape de Indiana Jones y que le ofreció Spielberg.

Canción Triste de Hill Street (1981 – 1987)

Canción triste de Hill Street, serie policíaca
Canción triste de Hill Street, el día día de una comisaria

Drama de la NBC que muestra el día a día en una comisaría de Chicago. Una de las series policíacas creada por el mítico Steven Bochco junto a  Michael Kozoll, Canción triste de Hill Street alcanzó un éxito considerable y se convirtió en una de las series policíacas más emblemáticas.

En la comisaría de policía de Chicago todos los días comienzan de la misma forma. «Tengan cuidado ahí fuera», recomienda cada mañana el sargento Esterhaus (Michael Conrad) a sus agentes tras la rutinaria charla matinal, y los policías salen a patrullar las calles y a luchar contra el crimen que se extiende por la ciudad: asesinatos, tráfico ilegal, prostitución, robos…

Encabezados por el capitán Frank Furillo (Daniel J. Travanti), los policías de Chicago se enfrentarán a terribles bandas criminales y a delincuentes de baja estopa, anteponiendo el orden y la seguridad a sus propios principios, a su moral e incluso a su vida privada.

El escenario era una paupérrima comisaria de Chicago por la que transitan veteranos agentes, patrulleros perdedores, jueces caídos en desgracia y oficiales desencantados. Memorable la cabecera de Mike Post, el mismo del Equipo A.

Remington Steele (1981 – 1987)

Remington Steele, serie policíaca
En Remington Steele el cardado de pelo era obligatorio.

Laura Holt (Stephanie Zimbalist) es una bella detective dueña de su propia agencia de investigaciones pero, por el hecho de ser mujer, no consigue clientes. Para cambiar esta situación decide inventarse un jefe masculino inexistente llamado Remington Steele. Esta argucia tiene el éxito esperado, llegando a convertirse en una afamada agencia de detectives. Es en ese punto cuando un desconocido (Pierce Brosnan) llega a la agencia y asume la identidad de Remington Steele.

Cagne y & Lacey (1982-1988)

Cagney y Lacey, serie policíaca
Cagney y Lacey tuvieron que dulcificar su imagen para parecer más femeninas.

Serie centrada en una pareja de mujeres policías de Nueva York. Tras un piloto prometedor, la serie tuvo unos comienzos complicados pues el público consideraba que las protagonistas eran demasiado duras y las percibía como lesbianas, a pesar de que los personajes eran heterosexuales.
Las buenas críticas recibidas animaron a la CBS a darle una segunda oportunidad. Rodaron una nueva temporada con Sharon Gless, actriz de un físico más dulce y femenino en lugar de Meg Foster, de aspecto mucho más agresivo. Aún así tardó un tiempo en hacerse con el favor de la audiencia.
Las tramas fueron derivando cada vez más en las vidas personales de las protagonistas y la gran amistad que surgía entre ambas a pesar de sus conflictos por lo opuesto de sus caracteres.
Fue multipremiada en diversas categorías.
En los 90 Tyne Dayl y Sharon Gless retomaron sus personajes en 4 telefilms: «Cagney & Lacey: the Return» (1994), «Cagney & Lacey: Together Again» (1995), «Cagney & Lacey: The View Through the Glass Ceiling» (1995) y «Cagney & Lacey: True Convictions».

Corrupción en Miami (1984-1990)

Corrupción en Miami, emblemática serie policíaca años 70 y 80
Corrupción en Miami, vestidos de Adolfo Dominguez.

Bueno, bueno bueno. Llegamos a una de las series policíacas más conocidas. Fue una producción de Michael Mann para la NBC. Visual y estéticamente resultó muy novedosa. Protagonizada por Don Johnson y Philip Michael Thomas, que interpretaban a dos detectives del Departamento de Policía del condado de Miami-Dade, que trabajaban encubiertos en un Miami de colores chillones, tangas rosas, cocodrilos-mascota, ropa ibicenca y rayas de coca.

A diferencia de series policíacas más realistas, Corrupción en Miami mostraba una labor policial muy estilizada, en la que los protagonistas lucen ropa de marca, conducen coches de gama altísima y tienen aires muy sofisticados. Sus tramas eran bastante violentas y de ritmo frenético.  stá considerada como una de las series más influyentes.

Michael Mann dirigió la adaptación cinematográfica de la serie, con un Luis Tosar haciendo de malo.

Hoy parece hortera y grotesca -la moda y las tendencias no perdonan-, pero sus guiones, muchos firmados por Michael Mann, mantienen el mismo pulso y ritmo que fascinaron a la audiencia en la década de los 80. Don Johnson (Crockett) y Philip Michael Thomas (Tubbs) eran la pareja perfecta de polis infiltrados en un Miami de colores chillones, tangas rosas, cocodrilos-mascota, ropa ibicenca y rayas de coca.

Se ha escrito un crimen (1984 -1996)

Se ha escrito un crimen, series policíacas años 70 y 80 y más.
Se ha escrito un crimen hizo millonaria a su estrella, Angela Lansbury, de la que era productora.

Esta serie se hizo tan popular que dió pie a un dicho: eres más peligros@ que una visita de Jessica Fletcher. Y es que ya se sabe, allíi donde iba, moría alguien.

‘Se ha escrito un crimen’ gira en torno a una profesora de inglés, eventual escritora de novela negra,  que se ve envuelta en numerosos casos de asesinato en los que terminará dando con el inesperado asesino. Nada parece imposible para la avispada Jessica Fletcher¡, interpretada con solvencia por Angela Lansbury.

El personaje principal está inspirado en Miss Marple de la famosa escritora inglesa Agatha Christie.

Su estética atemporal y átona permite que se siga emitiendo en televisiones de todo el mundo.

Luz de Luna (1985 – 1999)

Luz de luna, series policíacas años 70 y 80
A pesar de su aspecto sonriente y supuesta química, Cybill Sheperd y Bruce Willis se odiaban.

Las agencias de detectives también tienen cabida en las series policíacas. Cargada de misterio, la serie también se centra en la tensión sexual que se establece entre los dos personajes protagonistas.

La modelo Maddie Haye (Cybill Sheperd) está atravesando una racha de mala suerte. Tras ser estafada por su contable, tan solo le queda un poco de dinero que acaba invirtiendo en una olvidada agencia de detectives dirigida por el despreocupado David Addison (Bruce Willis), cuya forma y estilo de vida son totalmente opuestos a los de ella. Sin embargo, el plan de Maddie, que se limitaba a invertir en el negocio, se trastoca cuando David la convence de trabajar con él descubriendo a maridos infieles, protegiendo a famosos y encontrando a gente desaparecida.

Los títulos de crédito iban acompañados por un tema de Al Jarreau.

Nuevos policías (1987-1991)

Nuevos Policías una de las series policíacas años 70 y 80
Nuevos Policías, con un teenager Johnny Depp.

Serie creada por Stephen J. Cannell. Un grupo de jóvenes policías de aspecto adolescente trabajan como agentes encubiertos infiltrándose en institutos o bandas callejeras (algo que permitió tratar temas como el acoso y los asesinatos escolares, el consumo de drogas y alcohol, la homofobia, el SIDA o los abusos sexuales).
Esta serie policíaca fue uno de los primeros trabajos de Johnny Depp en la que nunca se sintió muy cómodo.
En 2012 se estrenó un remake cinematográfico titulado «Inflitrados en clase«. Y en 2014 se estrenaba su secuela «Infiltrados en la universidad».
Estás son las series policíacas más destacadas de los años 70 y 80. ¿Echas en falta alguna?
Si quieres saber sobre series de años posteriores, busca en los siguientes artículos