La cara norte del corazón

La cara norte del corazón

Nota: no acepto obsequios de editoriales ni subvenciones por escribir mis comentarios / reseñas. Yo me financio mis lecturas y opino sobre lo que leo con mayor o menor acierto, pero siempre con franqueza.

La cara norte del corazón

Dolores Redondo se ha convertido en la escritora de moda. Sus éxitos le han granjeado una legión de seguidores, pero, como suele suceder, también un montón de detractores.

Tras recibir el Premio Planeta ya está en las librerías La cara norte del corazón, su nueva novela. Se trata de un trabajo ambicioso (688 páginas) en el que la autora retoma a su personaje estrella, Amaya Salazar, para explicarnos sus orígenes. 

La cara norte del corazón
El Katrina se acerca a Nueva Orleans. Ahí sucede la trama de La Cara norte del corazón.

La cara norte del corazón: sinopsis

Año 2005. Amaia Salazar, de veintipocos años, participa en unos cursos en la Academia del FBI en EEUU. Como parte de sus tareas intenta establecer el perfil psicológico de un asesino conocido como El Compositor. Se trata de un escurridizo homicida que aprovecha las grandes catástrofes naturales para acabar con familias enteras cuyas muertes quedan confundidas entre el destrozo general.

Tras examinar el resultado de sus trabajos, Aloisius Dupree, profesor en la academia y jefe de investigación, decide reclutar a Amaya como miembro del equipo que persigue al Compositor. La investigación les llevará hasta Nueva Orleans, en vísperas de la llegada del Katrina, el peor huracán de su historia. 

Pero una llamada de su tía Engrasi desde Elizondo despertará en Amaya fantasmas de su infancia. Su padre está muy grave. La protagonista deberá trabajar en el caso y a la vez enfrentarse a sus traumáticos recuerdos y  miedos. Paradójicamente son esos mismos temores los que la llevaron a desarrollar esa especial sensibilidad para comprender como nadie la mente de los asesinos. 

La cara norte del corazón.
La devastación tras el paso del Katrina es el telón de fondo de la novela.

El lado norte del corazón: comentarios

El arranque es espectacular y muy inteligente. Uno de los puntos fuertes en las novelas de Dolores Redondo es la riqueza descriptiva de los procedimientos de investigación. Están muy documentados y los procesos deductivos son muy ingeniosos. En La cara norte del corazón desarrolla estas bazas de manera más generosa que sus libros anteriores. Resulta un auténtico placer acompañar a este equipo de policías mientras resuelve los enigmas que plantea el Compositor

También es original la elección de los decorados: los desastres naturales. En ese sentido, localizar la trama principal en Nueva Orleans dota a La cara norte del corazón de un poderoso exotismo. Dolores Redondo consigue que al lector le entren unas ganas tremendas de visitar Louisiana

La cara norte del corazón es una novela policial ambiciosa e intensa, centrada en su trama principal. Es un acierto que Redondo deje de lado las subtramas románticas. En mi opinión, eran esos argumentos sentimentales, donde la protagonista era fruto del deseo de todo el que se la cruzara, lo que lastraba el desarrollo de su famosa trilogía del Baztán

Se toma su tiempo en describir tanto paisajes como a personajes. Y es ahí donde quizás la novela pierde algo de fuerza. En la recta final se excede demasiado en relatar los escenarios y las acciones. Tras seiscientas páginas sufriendo en Nueva Orleans, el lector anhela la resolución ya. 

La cara norte del corazón: tramas secundarias

La persecución del Compositor, se alterna con dos tramas secundarias. La primera, un flasback, nos lleva de vuelta a Elizondo, a la infancia de Amaya.

La segunda nos muestra la terrible situación a la que se enfrentaron los ciudadanos de Nola (como denominan los americanos a Nueva Orleans) tras el paso del huracán. Nos guía Nana, una anciana familiar del agente Dupree que representa a los ciudadanos de las clases menos favorecidas. 

La cara norte del corazón: componente fantástico

Como es habitual en las novelas de Dolores Redondo, en La cara norte del corazón, también hay elementos mágicos. Resulta curioso cómo la autora vincula las creencias derivadas de la rica herencia cultural de Nueva Orleans, con el vudú como eje central, con las leyendas de los bosques del País Vasco, con el Basajaun como protagonista. Todos estos mitos, y muchas más, eran la manera que tenían nuestros antepasados de explicar la vida y lo que quedaba fuera de su comprensión. 

La cara norte del corazón: conclusión.

En definitiva, La cara norte del corazón es una buena novela policíaca (que no negra), original, interesante y absorbente. Quizás, por poner un pero, le sobra algunas páginas, pero se agradece el esfuerzo desprejuiciado de la autora por llevarnos de viaje por parajes tan singulares, tanto físicos como mentales.

Dolores Redondo
Dolores Redondo, autora de La cara norte del corazón.

Manuel Vázquez Montalbán, novela negra + crítica social.

Manuel Vázquez Montalbán

Introducción

Manuel Vázquez Montalbán fue uno de los escritores y periodistas españoles más lúcidos de los últimos tiempos. Considerado uno de los más importantes testimonios del final del franquismo y de la transición española, así como una de las voces críticas más respetadas de España. Fue autor de una vasta obra que incluyen la crónica periodística, la poesía, el ensayo y la novela.

Manuel Vázquez Montalbán
Manuel Vázquez Montalbán, el mejor escritor de novela negra en España.

Vázquez Montalbán fue siempre fiel a su Barcelona natal. Hizo un retrato de la ciudad con paisajes literarios densos y reconocibles. Retrató rincones y personajes que hablaban el «catalán bastardo» o el castellano mezclado con catalanismos de los barrios bajos. Fiel a su origen, era hijo ilegítimo de un gallego exiliado republicano, Evaristo Vázquez, y de Rosa Montalbán

Fue como columnista en El País en la década de los 80 cuando Vázquez Montalbán mostró sus dotes de maestro en todos los géneros del periodismo. En esos años supo entablar relación con los intelectuales, escritores y políticos más influyentes. De Juan Carlos I hasta Jordi Pujol, pasando por Josep TarradellasAdolfo Suárez o Felipe González. Pero también retrató las anónimas sensibilidades colectivas de la España de la transición, cuyo repertorio más formidable y exhaustivo se le debe sin duda.

En 1979, ganó el Premio Planeta por Los mares del Sur. El montante del premio le permitió «comprar tiempo para la literatura». Las dos últimas décadas de su vida estuvo volcado en su carrera literaria. Ya no le bastaban la crónica o la novela negra. Ni tampoco la columna periodística. Sus nuevas novelas fueron más arriesgadas, más ambiciosas y más libres. El Pianista (1985), Galíndez (1991), la Autobiografía del general Franco (1992), El Premio (1995) y el Quinteto de Buenos Aires (1997)  son ejemplo de ese periodo de madurez.

Portada Los mares del Sur
Portada de Los mares del Sur, ganador del premio Planeta 1979

Un servidor personalmente considera Los mares del sur, la mejor novela negra escrita en España.

Recibió innumerables galardones tanto en España como en el extranjero. Se convirtió en un autor de culto para los lectores de novela negra de Francia e Italia y era habitual ver novelas de Pepe Carvalho en las grandes librerías europeas.

También mostró una especial sensibilidad para la poesía. Una educación sentimental (1967) fue su primer libro de poemas. Como poeta muestra un gran interés por lo social y un oído muy fino ante las exigencias de la tradición.

Entre los años 1989 y 2000 fue sometido a varias operaciones del corazón. Eso no evitó que Váquez Montnalbán sufriera un infarto la medianoche del 17 de octubre de 2003 en el aeropuerto de Bangkok (Tailandia). Hacía escala tras una gira por Australia y Nueva Zelanda donde había impartido una serie de conferencias sobre la novela policíaca española, la relación entre historia y literatura o el papel de la literatura y de los escritores en la construcción de la ciudad democrática.

Días más tarde, en Barcelona, sus restos mortales fueron recibidos por su viuda, Anna Sallès, y su hijo, Daniel, además de su íntimo amigo, el dirigente y diputado comunista Rafael Ribó. Junto con los restos llegaron las galeradas de Milenio, la última de sus novelas protagonizadas por Pepe Carvalho, que llevaba consigo y corregía mientras iba de gira.

Manuel Vázquez Montalbán (Barcelona, España, 14 de junio de 1939 – BangkokTailandia, 18 de octubre de 2003). Escritor español conocido sobre todo por sus novelas protagonizadas por el detective Pepe Carvalho.

Raval - Barrio Chino
El Raval, conocido anteriormente como Barrio Chino de Barcelona, vio nacer a Vázquez Montalbán. «Mi patria son las cuatro esquinas en las que jugué de niño».

Personalidad casi inabarcable, se definió a sí mismo como «periodistanovelistapoetaensayistaantólogoprologuistahumoristacríticogastrónomoculé y prolífico en general», campos todos en los que destacó.

Se crió en la Plaza del Pedró, en el Raval. Hijo único de una modista y de un militante del Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC). No conoció a su padre hasta los 5 años, cuando éste pudo salir de la cárcel. Él mismo militó más tarde en ese partido tras pasar primero por el Frente de Liberación Popular (FELIPE). Llegó a ser miembro de su Comité Central; luego estuvo también en Iniciativa per Catalunya (ICV).

Estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Barcelona. Allí conoció a su futura esposa, la historiadora Anna Sallés. También cursó estudios en la Escuela de Periodismo de Barcelona. En diciembre de 1961 se casaron. En 1962 un consejo de guerra lo condenó a tres años de prisión y a seis meses a su esposa, junto a dos estudiantes más, por asistir a una huelga en apoyo de los mineros de Asturias. Cumplió pena en la cárcel de Lérida. Allí escribió su primer libro, el ensayo Informe sobre la información, así como dos libros de poesía y el embrión de una futura novela: A los dieciocho meses, en octubre de 1963, fue puesto en libertad gracias a un indulto provocado por la muerte del papa Juan XXIII.

Tras salir de la cárcel, Vázques Montalbán sobrevive con pequeños trabajos redactando artículos para las editoriales Larousse primero y Espasa después. Su amigo Francisco Camino lo mete en 1965 en la redacción del semanario ilustrado antifranquista Siglo XX. Pero esta aventura apenas dura ocho meses hasta que surge la Ley de prensa de 1966 auspiciada por el ministro Manuel Fraga Iribarne. Vázques Montalban pasa a la redacción de la revista Hogares Modernos. En 1969 arranca su carrera periodística en la prestigiosa revista Triunfo bajo el seudónimo de «Sixto Cámara«.  Debuta con la serie de artículos «Crónica sentimental de España». Colabora además en diversas publicaciones como Solidaridad NacionalTele/eXprésPor Favor y más tarde en El País e Interviú, en los que escribió hasta su muerte.

Portrada Revista Triunfo
Revista Triunfo, que propició el despegue periodístico de Vázquez Montalbán

En 1966 nació su único hijo, Daniel Vázquez Sallés, que se convertiría también en escritor y le daría dos nietos: Daniel y Marc. En 1967 publicó su primer poemario, Una educación sentimental, seguido en 1969 por Movimientos sin éxito. En este mismo año abandona la militancia activa y aparece su novela Recordando a Dardé junto a una serie de relatos; esta es su primera incursión en la narrativa.

En 1972 publica Yo maté a Kennedy  la primera novela protagonizada por el detective privado Pepe Carvalho, sin duda su personaje más popular. Se trata de un personaje muy peculiar: gastrónomo, desencantado de toda ideología y quemador de libros. La serie de novelas que dedica a este personaje se transforma en un referente de la novela negra española y en uno de los más destacados representantes de la misma a nivel internacional. Convertido en un solicitado escritor profesional, solía decir: «Hasta los años setenta viví para escribir, a partir de entonces escribí para vivir». Fue según su hijo un «compañero de viaje incómodo de la gauche divine«. Tamibén era un anarquista de corazón, así como un hombre generoso que regalaba prólogos y buscaba editoriales a otros escritores. En 1995 recibió Premio Nacional de las Letras Españolas en reconocimiento a toda su obra.

Manuel Vázquez Montalbán falleció el 18 de octubre de 2003 debido a un paro cardíaco en el aeropuerto de Bangkok, la capital de Tailandia. Tenía 64 años. El 3 de febrero de 2009 se inauguró en Barcelona la plaza Manuel Vázquez Montalbán, situada entre la calle de San Rafael y la Rambla del Raval, cerca de donde nació el escritor. A fines de 2016 su archivo y biblioteca fueron donados a la Biblioteca de Cataluña por su viuda Anna Sallés.

Obra literaria

Poesía

Se inicia como poeta en 1963 (no en vano es uno de los nueve novísimos de Josep Maria Castellet) y su producción se caracteriza por el sentido lúdico y la ironía, siempre con una carga testimonial y crítica.

En Memoria y deseo. Poesía 1967-1983 reúne toda su obra poética anterior, desde Una educación sentimental a Praga. Años más tarde añade Pero el viajero que huye en Memoria y deseo. Obra poética 1967-1990.

Portada Memoria y Deseo
Portada antología poética Memoria y Deseo, de Vázquez Montalbán

Después, sólo publica el volumen Ciudad en 1997, así como la antología de poesía erótica Ars amandi en 2001.

Libros

  • Una educación sentimental, El Bardo, 1967
  • Movimientos sin éxito, El Bardo, 1969
  • Coplas a la muerte de mi tía Daniela, El Bardo, 1973
  • A la sombra de las muchachas sin flor, El Bardo, 1973
  • Praga, Lumen, 1982
  • Memoria y deseo. Poesía 1967-1983, Seix Barral, 1983
  • Pero el viajero que huye, Visor, 1990
  • Memoria y deseo. Obra poética 1967-1990, Grijalbo, 1990
  • Ciudad, Visor, 1997
  • Ars amandi, Bartleby Editores, 2001, antología
  • Rosebud, inédito incluido en Memoria y deseo, 2008
  • Construcción y deconstrucción de una teoría de la almendra de Proust complementaria de la construcción y deconstrucción de una teoría de la magdalena de Benet Rossell, casi inédito incluido en Memoria y deseo, 2008
  • Memoria y deseo. Poesía completa 1967-2003, Península, 2008

Narrativa

Vázquez Montalbán creó una de las series de novela negra más exitosas y prolíficas de la literatura española. Esta serie, protagonizada por el detective Pepe Carvalho, fue un vehículo expresivo del autor para legar una crónica sociopolítica, histórica y cultural de los últimos 40 años.

Así, cada novela está claramente ambientada en el contexto histórico en el que fue escrita. Por ejemplo, en Asesinato en el Comité Central 1981 se consuma el asesinato de un dirigente comunista en plena crisis del eurocomunismo del PCE. En 1993 serán los fastos de la Barcelona olímpica lo que centre las aventuras del detective en Sabotaje olímpico.

Las novelas sirven al mismo tiempo para dar rienda suelta a la pasión desatada del escritor por la gastronomía. Diferentes personajes, algunos creados ex-profeso como Fuster, sirven a Vázquez Montalban de excusa para disertar sobre las virtudes del asado argentino o la contundencia del ajoarriero.

Serie Carvalho

El detective Carvalho es un atípico detective privado de personalidad rica, compleja y contradictoria. Sus aventuras sirven a Manuel Vázquez Montalbán para retratar, y a menudo criticar, la situación política y cultural de la cambiante sociedad española de la última mitad del siglo XX. Por ejemplo, Asesinato en el Comité Central retrata el proceso autodestructivo del Partido Comunista en los primeros tiempos de la transición. El premio describe la caída del felipismo en los años noventa. Sabotaje Olímpico tiene como telón de fondo el discutido proceso de transformación de Barcelona con motivo de las Olimpiadas de 1992.

Portada Asesinato en el comité central.
Portada edición de bolsillo de Asesinato en el comité central.

Carvalho es en su juventud (durante los años 50) militante del Partido Comunista de España y, de hecho, su activismo contra el régimen franquista le lleva a la cárcel. Desde entonces, desengañado sentimental e ideológicamente, cada vez más desencantado y siempre contradictorio, acaba ejerciendo durante cuatro años como agente de la CIA.

Hombre de vasta cultura, otro chocante rasgo de su personalidad es su cínica afición por condenar a la hoguera libros de su nutrida biblioteca desde comienzos de los años 70.

De origen gallego, Barcelona es su ciudad. Es un gran viajero y muchas aventuras transcurren en otros lugares, pero  la notoriedad del personaje ha dado a la capital catalana ese aire de ciudad literaria mítica que tanto apreciaba Vázquez Montalbán en otras, como el Singapur de William Somerset Maugham.

La pasión gastronómica de Carvalho y su ayudante Biscuter es la del propio Manuel Vázquez Montalbán. No faltan en las novelas apasionadas descripciones culinarias de los platos más diversos.

La saga tiene su punto final con la publicación póstuma de Milenio Carvalho, donde el protagonista, acompañado de su inseparable Biscuter, se autoimpone una última aventura en forma de vuelta al mundo que acaba convirtiéndose en una mirada amarga y melancólica sobre la situación sociopolítica mundial y el paso del tiempo.

Portada Milenio, Vázquez Montalbán
Portada de Milenio, novela póstuma de Vázquez Montalbán.
Obra protagonizada por Pepe Carvhalo.
Original de Vázquez Montalbán
  • Yo maté a Kennedy. Impresiones, observaciones y memorias de un guardaespaldas, Planeta, 1972
  • Tatuaje, Batlló, 1974, Planeta, 1986
  • La soledad del mánager, Planeta, 1977
  • Los mares del Sur, Planeta, 1979, Premio Planeta 1979 y Prix International de Littérature Policière 1981
  • Asesinato en el Comité Central, Planeta, 1981, Premio Recalmare
  • Los pájaros de Bangkok, Planeta, 1983
  • La Rosa de Alejandría, Planeta, 1984
  • Historias de fantasmas, Planeta, 1987
  • Una desconocida que viajaba sin documentación
    • El barco fantasma
    • Pablo y Virginia
  • Historias de padres e hijos, Planeta, 1987
    • Desde los tejados
    • Buscando a Sherezade
    • Hice de él un hombre
  • Tres historias de amor, Planeta, 1987
    • Las cenizas de Laura
    • De lo que pudo haber sido y no fue
    • La muchacha que no sabía decir no
  • Historias de política ficción, Planeta, 1987
    • Federico III de Castilla y León
    • La guerra civil no ha terminado
    • Aquel 23 de febrero
  • Asesinato en Prado del Rey y otras historias sórdidas, Planeta, 1987
    • Asesinato en Prado del Rey
    • Cita mortal en Up and Down
    • Jordi Anfruns, sociólogo sexual
    • El signo del Zorro
  • El BalnearioPlaneta, 1986, Premio Bunche de la Crítica de la R. F. de Alemania
  • El delantero centro fue asesinado al atardecerPlaneta, 1988, Premio Ciudad de Barcelona
  • Las recetas de CarvalhoPlaneta, 1989
  • El laberinto griegoPlaneta, 1991
  • Sabotaje olímpicoPlaneta, 1993
  • El hermano pequeñoPlaneta, 1994
    • El hermano pequeño
    • La soledad acompañada del pavo asado (Cuento de Navidad)
    • El exhibicionista
    • Tal como éramos
    • El coleccionista
  • Puzzles (Dos homenajes a Agatha Christie)
    • 1. El caso de la abuelita fusilada
    • 2. El cofre de las tres joyas
    • Por una mala mujer
  • Roldán, ni vivo ni muerto, Planeta, 1994, ilustraciones de Alfonso Font
  • El premio, Planeta, 1996
  • Antes de que el milenio nos separe. Carvalho contra Vázquez Montalbán (en Carvalho 25 años. Estuche conmemorativo, Planeta, 1997)
  • Quinteto de Buenos Aires, Planeta, 1997
  • El hombre de mi vida, Planeta, 2000
  • Carvalho gastronómico, vols. 1 a 10, Ediciones B, 2002 y 2003
  • Milenio Carvalho I. Rumbo a Kabul, Planeta, 2004
  • Milenio Carvalho II. En las antípodas, Planeta, 2004
  • Cuentos negros, Galaxia Gutenberg, 2011
  • La muchacha que pudo ser Emmanuelle
  • Cuentos negros
    • Los kamikazes de la autopista
    • La viajera
    • La diosa desnuda
    • El caso del espía posmoderno
  • Pepe Carvalho en la ciudad de los espías y los héroes
  • Poética carvalhiana
    • Barcelona: la ciudad de Pepe Carvalho
    • ¿Quién es el asesino?
Escrita por Quim Aranda
  • Pepe Carvalho, una noticia biográfica I. El país de la infancia (en Carvalho 25 años. Estuche conmemorativoPlaneta, 1997)
  • Pepe Carvalho, una noticia biográfica II. Viaje de ida y vuelta (en Carvalho 25 años. Estuche conmemorativoPlaneta, 1997)
  • 101 preguntas sobre Carvalho. Test del perfecto carvalhista (en Carvalho 25 años. Estuche conmemorativoPlaneta, 1997)
Otros
  • A Carvalho y Vázquez Montalbán. Dedicatorias I, varios autores (en Carvalho 25 años. Estuche conmemorativoPlaneta, 1997)
  • A Vázquez Montalbán y Carvalho. Dedicatorias II, varios autores (en Carvalho 25 años. Estuche conmemorativoPlaneta, 1997)
  • Un paseo visual, fotografías de escenarios de la serie (en Carvalho 25 años. Estuche conmemorativoPlaneta, 1997)
Adaptaciones

Diversas novelas y relatos protagonizados por Carvalho son adaptados para la televisión, sin excesiva calidad (y por ende, sin éxito de crítica ni de público). Primero es una serie de TVE protagonizada por Eusebio Poncela en los años ochenta. Después una  producción hispano-argentina, que se cancela tras del primer episodio, con Juan Diego como protagonista.  Finalmente, dos series distintas, una italo-española de seis episodios y otra de sólo cuatro producida por las televisiones catalana, gallega y francesa, ambas protagonizadas por Juanjo Puigcorbé y con guion de Pedro Molina Temboury.

En cuanto al cine, cuatro son las películas realizadas:

Vázquez Montalbán en el rodaje de Tatuaje
Vázquez Montalbán y Bigas Luna en el rodaje de Tatuaje.

Además, en 1985 se realiza la película Olímpicament mort directamente para el mercado televisivo. La estrenó TV3 el 15 de octubre de 1986. Constantino Romero interpreta al detective y el propio Manuel Vázquez Montalbán es el narrador. La película cuenta con la dirección de Manuel Esteban, la colaboración en el guion de Jean-Claude Izzo. Incluye las apariciones estelares del cineasta Pere Portabella y del escritor español de novela negra Andreu Martín.

Películas y series de televisión
Año Película / Serie (TV)
Episodio
Director Actor (Pepe Carvalho) Lugar de producción
1976 Tatuaje Bigas Luna Carlos Ballesteros España
1983 Asesinato en el Comité Central Vicente Aranda Patxi Andión España
1986 Olímpicament mort (TV) Manuel Esteban Constantino Romero Cataluña
1986 Las aventuras de Pepe Carvalho (TV) Adolfo Aristarain
José Ramón Larraz
Eusebio Poncela España
Young Sierra, peso mosca
La dama inacabada
Golpe de estado
El mar, un cristal opaco
El caso de la gogo girl
La curva de la muerte
Recién casados
Pigmalión
1990 El laberinto griego Rafael Alcázar Omero Antonutti España
1991 Los mares del Sur Manuel Esteban Juan Luis Galiardo España
1997 Pepe Carvalho en Buenos Aires (TV) España/Argentina
El hombre oculto Luis Barone Juan Diego
1999 Pepe Carvalho. La serie (TV) Juanjo Puigcorbé España/Italia/Francia
La soledad del mánager Merzak Allouache
Buscando a Sherezade Franco Giraldi
El delantero centro fue asesinado al atardecer Franco Giraldi
El hermano pequeño Enrique Urbizu
Tal como éramos Rafael Moleón
Padre, patrón Emmanuelle Cuau
2003 Pepe Carvalho (TV) Juanjo Puigcorbé Cataluña/Galicia/Francia
Cita mortal a l’Up & Down Laurent Jaoui
Els mars del Sud Philippe Venault
La rosa d’Alexandria Rafael Moleón
El premi Fabrice Cazeneuve
2007 La tele de tu vida (TV) España
Episodio 1.4 Francisco Quintanar Eusebio Poncela

Eusebio Poncela como Carvalho.
Eusebio Poncela como Carvalho. A todas luces, un error de casting

Premio Pepe Carvalho

A partir de 2006 se entrega el Premio Pepe Carvalho, auspiciado por el ayuntamiento de Barcelona, que se concede a autores de cualquier nacionalidad con una amplia y reconocida trayectoria en el campo de la novela negra y el género policíaco.

Autores galardonados

Novela (sin Carvalho)

  • Recordando a Dardé (en Recordando a Dardé y otros relatos, Seix Barral, 1969, y en Tres novelas ejemplares, Bruguera, 1983, Espasa-Calpe, 1988)
  • Happy end, Gaya Ciencia, 1974 (también en Tres novelas ejemplares, Bruguera, 1983, Espasa-Calpe, 1988, y en Escritos subnormales, Seix Barral, 1989, Mondadori, 2000)
  • La vida privada del doctor Betriu (en Tres novelas ejemplares, Bruguera, 1983, Espasa-Calpe, 1988)
  • El pianista, Círculo de Lectores, 1985, Mondadori, 1996
  • El matarife, Almarabu, 1986 (también en Pigmalión y otros relatos, Seix Barral, 1987, Mondadori, 2000)
  • Los alegres muchachos de Atzavara, Seix Barral, 1987, Mondadori, 2000
  • Pigmalión (en Pigmalión y otros relatos, Seix Barral, 1987, Mondadori, 2000)
  • Cuarteto, Mondadori, 1988 y 2001
  • Galíndez, Planeta, 1990
  • Autobiografía del general Franco, Planeta, 1992
  • El estrangulador, Mondadori, 1994 y 2000
  • O César o nada, Planeta, 1998
  • El señor de los bonsáis, Alfaguara, 1999
  • Erec y Enide, Planeta, 2002

Cuento

  • Recordando a Dardé y otros relatos, Seix Barral, 1969
  • Pigmalión y otros relatos, Seix Barral, 1987, Mondadori, 2000
  • Cuentos blancos, Galaxia Gutenberg, 2011

Vázquez Montalbán gastrónomo

En todas las novelas de la serie Carvalho hay alguna referencia gastronómica, con algunas recetas. Resulta inolvidable la fideuá a base de fideos de arroz que prepara en Los pájaros de Bangkok (1983). Pero donde despliega todo su conocimiento gastronómico, con erudición y humildad es en Contra los gourmets (1985). Esta es una obra para la iniciación en el mundo de la gastronomía. En ella recorre todos los alimentos y todas las cocinas del mundo. Habla de la española, pero también de la cocina internacional, de la cocina tradicional y de la nouvelle cuisine. Incluso Vázquez Montalbán se digna a considerar las modas alimenticias (que no gastronómicas) de la «comida sana» y «lo light».

Portada Los Pájaros del Sur
Los pájaros de Bangkok contiene una memorable receta de Fideuá elaborada con fideos de arroz.

Otras obras gastronómicas suyas son Cocina catalana y Recetas inmorales.

En su testamento, ordenó que a su muerte se le incinerara, y que sus cenizas fueran esparcidas en la pequeña Cala Montjoi, lugar en la Costa Brava, sede de, El Bulli, que sería durante muchos años considerado el mejor restaurante del mundo.

El ensayista

Manuel Vázquez Montalbán escribió ensayos sobre periodismo, política, sociología, deporte, historia, cocina biografías, literatura y música. Y durante cierto tiempo se le consideró como un experto en franquismo. Su primer ensayo, Informe sobre la Información (1963) sigue siendo uno de los mejores estudios sobre el periodismo publicados en España.

  • Manifiesto subnormal, 1970
  • Crónica sentimental de España, 1971
  • Joan Manuel Serrat, 1972
  • El libro gris de Televisión Española, 1973
  • Diccionario del Franquismo, 1977
  • Los demonios familiares de Franco, 1978
  • Historia y comunicación social, 1980
  • Mis almuerzos con gente inquietante, 1984
  • Crónica sentimental de la transición, 1985
  • Contra los gourmets, 1985
  • Panfleto desde el planeta de los simios, 1995
  • Pasionaria y los siete enanitos, 1995
  • Un polaco en la corte del rey Juan Carlos, 1996
  • Análisis de la vida política en Madrid en los últimos años de gobierno de Felipe González, 1998
  • Y Dios entró en La Habana, 1998
  • Sobre CubaFidel Castro y la visita del Papa Juan Pablo II,1999
  • Marcos: el señor de los espejos, 1999, sobre el Subcomandante Marcos y el levantamiento de Chiapas y
  • La aznaridad, 2003, publicado de forma póstuma.

El periodista

La editorial Debate publicó toda la obra periodística de Manuel Vázquez Montalbán en tres volúmenes, el primero de los cuales reúne sus artículos de juventud, escritos entre 1960 y 1973.​

El segundo volumen se publicó en febrero de 2011 y el último, en febrero de 2012. En el que abre la serie, ‘Volumen I. La construcción de columnista (1960-1973)‘, se rememora su debut en la prensa falangista y las posteriores dificultades para encontrar trabajo, tras una condena por un delito político.

Después de Siglo 20, una revista de información general en la que hace de redactor jefe y que se cerró por orden ministerial, se gana la vida en Hogares modernos, una revista de decoración de la que es el único redactor.

En el primer periódico que le contrata, Tele/eXprés, prosigue con sus pruebas con la ficción. Luego en la revista Triunfo ya se convirtió en una referencia con sus reportajes de nuevo cuño y las columnas en las que mezclaba comentarios políticos con personajes de ficción.

La antología proseguirá con ‘Del humor al desencanto (1974-1986)‘, que empieza con Por Favor, el intento más ambicioso de Vázquez Montalbán de reírse e informar a la vez, con la ayuda de ForgesPerichMaruja TorresJoan de SagarraJoan Fuster y Juan Marsé.

El tercer volumen, ‘Las batallas perdidas (1987-2003)‘, cuando ya era todo un referente del periodismo de orientación de izquierdas y combina las columnas semanales en El PaísInterviú y el diario Avui.

Premios y homenajes

Biblioteca Manuel Vázquez Montalbán
Biblioteca Manuel Vázquez Montalbán

Vázquez Montalbán recibió numerosos premios a lo largo de su vida, entre los que destacan los siguientes:

Baldosas cerámica Restaurante Can Lluis.
El arraigo popular de Carvalho con la ciudad de Barcelona es patente en la parte antigua de la ciudad.

Desde 2007 existe una calle llamada «Manuel Vázquez Montalbán» en la localidad de Getafe (Madrid). Anteriormente, el Ayuntamiento de San Baudilio de Llobregat (Barcelona) dio este nombre a una plaza situada en el barrio de Casablanca. También son bautizados en su honor el Centro Cívico «Vázquez Montalbán» de Vallvidrera (Barcelona) y el Instituto de Educación Secundaria «Manuel Vázquez Montalbán» de San Adrián de Besós (Barcelona), que adopta esta denominación tras su fallecimiento.

Premios en su nombre[

  • El Colegio de Periodistas de Cataluña otorga desde 2004 el Premio Internacional de Periodismo Vázquez Montalbán en su memoria. Éste se entrega en las categorías de periodismo deportivo y periodismo cultural y/o político, recordando así las dos facetas de su trabajo en este campo.
  • En 2004 se le dedicó el VIII premio Nostromo de narrativa marítima que fue a parar a la novela El veneno del Escorpión.
  • En 2006 el Ayuntamiento de Barcelona entrega por primera vez el Premio Pepe Carvalho, que se concede a escritores de novelas policiales o negras.

Teatro y radio

  • Guillermotta en el país de las Guillerminas, Anagrama, 1973, espectáculo de Music Hall, música de Juan Luis Moraleda y José Aponte, escrito para ser interpretado por Guillermina Motta (también en Escritos subnormales, Seix Barral, 1989, Mondadori, 2000)
  • Cuestiones marxistas, Anagrama, 1974 (también en Escritos subnormales, Seix Barral, 1989, Mondadori, 2000)
  • Flor de nit, Editorial Boileau, 1992, libreto de musical, música de Albert Guinovart
  • Antes de que el milenio nos separe. Carvalho contra Vázquez Montalbán, monólogo teatral (en Carvalho 25 años. Estuche conmemorativoSerie Carvalho, Planeta, 1997)
  • María Hitler, 1984, guion radiofónico inédito

Colaboraciones

  • Nueve novísimos poetas españoles, Barral Editores, 1970, selección de Josep Maria Castellet, incluye poemas de Manuel Vázquez Montalbán, Antonio Martínez SarriónJosé María ÁlvarezFélix de AzúaPere GimferrerVicente Molina FoixGuillermo CarneroAna María Moix y Leopoldo María Panero
  • Cien años de deporte, Difusora Internacional, 1972, varios autores
  • Diàlegs a BarcelonaAyuntamiento de Barcelona, 1985, diálogos entre Manuel Vázquez Montalbán y Jaume Fuster
  • Barcelona, cap a on vas? Diàlegs per a una altra Barcelona, Tempestad Política, 1991, diálogos entre Manuel Vázquez Montalbán y Eduard Moreno
  • Barcelona, ¿a dónde vas? Diálogos para otra Barcelona, Tempestad Política, 1991, diálogos entre Manuel Vázquez Montalbán y Eduard Moreno
  • Ría de Bilbao: vulkanoren sutegia, Bilbao Bizkaia Kutxa, 1994, de Manuel Vázquez Montalbán y Joan Fontcuberta
  • Reflexiones de Robinsón ante un bacalao (en La gula, Lumen, 1995, de Manuel Vázquez Montalbán y Jean-Hubert Martin)
  • Carvalho 25 años. Estuche conmemorativoSerie Carvalho, Planeta, 1997:
  • Antes de que el milenio nos separe. Carvalho contra Vázquez Montalbán, monólogo teatral de Manuel Vázquez Montalbán
  • A Carvalho y Vázquez Montalbán. Dedicatorias I, varios autores
  • A Vázquez Montalbán y Carvalho. Dedicatorias II, varios autores
  • Un paseo visual, fotografías de escenarios de la serie Carvalho.
  • Pepe Carvalho, una noticia biográfica I. El país de la infancia de Quim Aranda
  • Pepe Carvalho, una noticia biográfica II. Viaje de ida y vuelta de Quim Aranda
  • 101 preguntas sobre Carvalho. Test del perfecto carvalhista de Quim Aranda

Bajo seudónimo

Como Luís Dávila

  • Política y deporte, Editorial Andorra, 1972, prólogo de Manuel Vázquez Montalbán.

Como Manolo V el Empecinado.

  • La educación de Palmira, Editorial Andorra, 1972, cómic, dibujos de Nuria Pompeia, epílogo de Sixto Cámara (seudónimo de Manuel Vázquez Montalbán)
  • Lo mejor de Por Favor, Punch, 1974, viñetas de Jaume Perich
  • El año del ¡Ay!, ¡Ay!, ¡Ay!, Sedmay, 1976, viñetas de Jaume Perich

  • Antología de la nova cançó catalana, Cultura Popular, 1968
  • Cancionero general I, Lumen, 1972
  • Cancionero general del franquismo I, Crítica, 2000
  • Cancionero general del franquismo II, Crítica, 2000
Caricatura Manuel Vázquez Montalbán
Caricatura Manuel Vázquez Montalbán

Escritores de novela negra

Máquina escritores novela negra

La novela policiaca se define por la trama: hay que descubrir un misterio vinculado al ámbito criminal. A partir de ahí, la posibilidades son inmensas. Cada uno de los escritores de novela negra tiene su propia manera de hacer, de escribiry sus propios intereses, pero evidentemente, hay conceptos comunes.

La novela negra en concreto, utiliza el género policiaco para elaborar una crítica social. Por lo tanto la novela negra es muy local, lo que a su vez, gracias a la magia de la literatura, lo convierte en universal.

Aquí dejo un listado de algunos de los escritores de novela negra más emblemáticos. Esta lista no es fija si no que se irá ampliando con el tiempo.

Estos son algunos de los escritores que a un servidor más le gustan. Es una opinión basada en gustos y afinidades personales, que nadie lo tome como un minucioso estudio o lista definitiva. Iré añadiendo más a medida que vaya descubriendo, acordándome y tenga tiempo.

Diferencias en cómo planteaban las novelas lo escritores de novela negra originarios y los actuales.

  • Planteamiento del caso que al principio parecerá indescibranble. Antaño todo se circunscribía a la lógica y al intelecto. Siguiendo pistas e interrogando, se podría desentrañar el caso. En muchas ocasiones el planteamiento era similar a una partida de ajedrez. En la actualidad la investigación sigue teniendo un peso importante, pero hay mayores dosis de acción y búsqueda física de datos.
  • Antaño el detective o investigador solía ser una persona con cierta inteligencia. Podía ser culto y con buenos estudios.  un dechado de virtudes. Desde que surgió la novela negra americana, el detective se ha convertido en un antihéroe con nada que perder. Esa es quizás, su mejor baza.
  • Originariamente primaba el método científico: observación, análisis, deducción. Hoy en día, aunque la investigación es imprescindible, hay grandes dosis de acción que precipitan el avance de la trama.
  • La investigación debe tener un resultado doble: a) quién es el culpable del crimen, y b) cómo lo hizo, siendo esto lo que verdaderamente da sentido a la trama. La tendencia de la novela negra actual es que además de la resolución del caso, haya una pequeña dosis de denuncia social..
  • Antiguamente apenas había violencia, casi siempre limitada a la presentación del caso. En la actualidad las novelas negras suelen contener grandes dosis de violencia como expresión de la frustración que padece la sociedad.
  • La solución la da el detective en las últimas páginas del relato. Eso evidentemente sucedía antes y sucede ahora.

The end escritores de novela negra

Edgar Allan Poe, creador de la novela policiaca

Edgar Allan Poe virado a rojo

Edgar Allan Poe, escritor, poeta, crítico y periodista romántico, fue uno de los maestros universales del relato corto. Renovador de la novela gótica, recordado especialmente por sus cuentos de terror. Considerado el precursor de la novela policiaca, contribuyó asimismo con varias obras al género emergente de la ciencia ficción. Por otra parte, fue el primer escritor americano de renombre que intentó hacer de la escritura su modus vivendi, lo que tuvo para él lamentables consecuencias.

Un servidor siempre ha asociado el nombre de Edgar Allan Poe con el terror. Recuerdo a mi padre leyéndonos relatos suyos los atardeceres durante las vacaciones y el pánico que luego me daba ir al lavabo por la noche.

Edgar Allan Poe virado a rojo
Edgar Allan Poe es uno de los escritores más influyentes de la literatura

Introducción

Edgar Alla Poe nació en Boston, Estados Unidos, 19 de enero de 1809 y murió en Baltimore, Estados Unidos, 7 de octubre de 1849 en estrañas circunstancias.

Los padres de Edgar Allan Poe fallecieron cuando era niño. Fue ‘adoptado’ (nunca oficialmente) por un matrimonio adinerado de RichmondVirginia, Frances y John Allan. Estudió en la Universidad de Virginia y posteriormente se enroló, también en el ejército por un corto lapso de tiempo. De carácter desagradable y propenso al alcohol y todo tipo de desmanes, sus relaciones con los Allan se rompieron en esa época, debido a las continuas desavenencias con su padrastro, que acabó desheredándolo. Su carrera literaria se inició con un libro de poemas, Tamerlane and Other Poems (1827).

Por motivos económicos, pronto dirigió sus esfuerzos a la prosa, escribiendo relatos y crítica literaria para algunos periódicos de la época; llegó a adquirir cierta notoriedad por su estilo cáustico que llevó a granjearse la enemistad de muchos de sus colegas. Debido a su trabajo, vivió en varias ciudades: Baltimore, Filadelfia y Nueva York. En Baltimore, en 1835, contrajo matrimonio con su prima Virginia Clemm, que contaba a la sazón trece años de edad. En enero de 1845, publicó un poema que le haría célebre: «El cuervo». Su mujer murió de tuberculosis dos años más tarde, lo que agravó su alcoholismo. El gran sueño del escritor, editar su propio periódico (que iba a llamarse The Stylus), nunca se cumplió.

Edgar Allan Poe ejerció gran influencia en la literatura simbolista francesa (con Rimbaud a la cabeza) y, a través de ésta, en el surrealismo, pero su impronta llega mucho más lejos: son deudores suyos toda la literatura de fantasmas victoriana​ y, en mayor o menor medida, autores tan dispares e importantes como Charles BaudelaireFedor Dostoyevski, William Faulkner,​ Franz Kafka,​ H. P. LovecraftArthur Conan DoyleM. R. JamesAmbrose BierceGuy de MaupassantThomas Mann,​ Jorge Luis BorgesClemente Palma,​ Julio Cortázarquien tradujo casi todos sus textos en prosa al español y escribió extensamente sobre su vida y obra. Rubén Darío le dedicó un ensayo en su libro Los raros.

Edgar Allan Poe hizo incursiones asimismo en campos tan heterogéneos como la cosmología, la criptografía y el mesmerismo. Además de en la literatura, su trabajo ha sido asimilado por la cultura popular a través de la música, tanto moderna como clásica, el cine (son incontables las adaptaciones que se han hecho de sus relatos, entre ellas las realizadas por Roger Corman), el cómic, la pintura (varias obras de Gustave Doré) y la televisión (cientos de adaptaciones, como las españolas para la serie Historias para no dormir).

Murió el 7 de octubre de 1849, en la ciudad de Baltimore, cuando contaba apenas cuarenta años de edad. La causa exacta de su muerte nunca fue aclarada. Se atribuyó al alcohol, a congestión cerebral, cólera, drogas, fallocardíaco, rabia, suicidio, tuberculosisy otras causas. Sus funeral(es) no hicieron más que incrementar la leyenda alrededor de este autor maldito.

Biografía de Edgar Allan Poe

Infancia

Edgar Allan Poe nació el 19 de enero de 1809 en la ciudad de Boston.​ David Poe, su padre, abandonó a su familia en 1810. Elizabeth, su madre, murió un año después de tuberculosis a los veinticuatro años. Edgar y su hermana pequeña Rosalie quedaron totalmente desamparados en Richmond, mientras que los abuelos, que residían en Baltimore, se hacían cargo de William Henry, el hermano mayor, que ya vivía con ellos.

Edgar Allan Poe fue acogido por una de las familias caritativas que habían cuidado de los niños al morir su madre: el matrimonio formado por Frances y John Allan, mientras que Rosalie fue acogida por los Mackenzie vecinos con los que mantenían una estrecha amistad.

Su padrastro era un acaudalado comerciante de ascendencia escocesa. Entre sus negocios se encontraba también el comercio de esclavos. Era un​ hombre colérico e intransigente. Por otro lado, su madrastra (que no podía tener hijos) sentía verdadera devoción por el muchacho. Lo mimó hasta el punto de malcriarlo. Los Allan nunca lo adoptaron formalmente.

En 1815, cuando Edgar Allan Poe contaba con 6 años, la familia Allan viajó a Inglaterra. El niño asistió a un colegio en Irvine, en Escocia (el pueblo donde había nacido John Allan), durante un corto periodo, pero suficiente para ponerlo en contacto con la cultura y el viejo folclore escoceses. Posteriormente la familia se trasladó a Londres (1816). De estas vivencias y de la contemplación de los paisajes y arquitecturas góticos de Gran Bretaña nacerían años después relatos como «William Wilson». Con todo, el recuerdo que conservaría Poe de su estancia en este país fue de tristeza y soledad, sentimientos compartidos por su madrastra. ​

Tras unos ruinosos negocios, la familia regresó a Richmond en 1820. De 1821 a 1825, Edgar asiste a los mejores colegios de la ciudad, recibiendo la esmerada educación sureña como correponde a un caballero virginiano. Fuera de las horas de clase, ya desde pequeño gustaba de pasar el tiempo hojeando las revistas inglesas que encontraba en los almacenes de su padrastro; allí cautivaban además su imaginación las leyendas marineras que contaban los capitanes de veleros que se acercaban a Richmond. Algunas de estas leyendas inspirarían en su momento una de sus obras fundamentales: La narración de Arthur Gordon Pym. 

Al parecer Edgar Allan Poe pudo escuchar asimismo historias sobre fantasmas, cadáveres y cementerios en los barracones de los esclavos negros, cuando su mammy lo llevaba de visita a las plantaciones de la familia.

Su juventud pasó sin contratiempos. Era un muchacho nervioso e irritable, con un brillo de ansiedad y tristeza en sus ojos; empezó a tener frecuentes pesadillas, todo ello debido posiblemente a su terrible infancia, problemas que ya se habían manifestado en su hermana Rosalie. Como forma de contrarrestar estas debilidades en años sucesivos buscaría con denuedo la supremacía en el campo periodístico y literario como forma de sobreponerse a su terrible sentimiento de inferioridad.

En 1824 es ya patenten la falta de entendimiento entre Edgar Allan Poe y su padre de adopción. En cartas dirigidas al hermano mayor de Edgar, su padrastro muestra su malestar por la actitud del chico para con su familia adoptiva. También se queja de las amistades que frecuenta.

En 1825 John Allan, recibió una considerable herencia. Lo celebró comprando una imponente casa de ladrillo de dos plantas, llamada Moldavia.​ Fue en el balcón de esa casa donde Edgar Allan Poe se aficionó a la astronomía.

Juventud

Habitación de Poe en la Universidad de Virginia
Habitación en la que Poe se hospedó en la Universidad de Virginia

Universidad de Virginia

En febrero de 1826 se matriculó en la Universidad de Virginia, en Charlottesville, para estudiar lenguas.

Pese a ser considerado alumno brillante y aplicado, Edgar Allan Poe se hizo notar por pretender una erudición muy superior a la que poseía en realidad. Presumía de haber viajado, como Byron, por todo el Mediterráneo, Arabia y en San Petersburgo. Además se enemistó definitivamente con su padrastro debido a sus deudas de juego. El propio Poe justificaría esa afición por la imperiosa necesidad de conseguir dinero extra para mantenerse.​ Es en esta época cuando entra en contacto con el alcohol. Las normas de la Universidad era tan laxas en ese sentido como las de una taberna. Poe jugaba, perdía casi invariablemente, y bebía, a pesar de que los efectos de una pequeña cantidad de alcohol eran devastadores sobre su débil constitución. Edgar se quejaba de que Allan no le enviaba suficiente dinero para las clases, para comprar libros y para poder amueblar su dormitorio. Pese a que Allan accedió a enviar dinero, las deudas de su hijo adoptivo no hicieron más que crecer.

De todos modos, Edgar Allan Poe leía y traducía las lenguas clásicas sin esfuerzo aparente, ganándose la admiración de profesores y alumnos. También era lector infatigablemente de historia, historia natural, matemáticas, astronomía, poesía y novela.

Edgar Allan Poe abandonó la universidad al cabo de un año. Descontento en Richmond, donde sufrió un desengaño amoroso, se desplazó, primero a Norfolk, y en abril de 1827 a Boston, donde intentó ganarse la vida como periodista bajo el pseudónimo ‘Henri Le Rennet’.

Carrera militar y primeros escritos

El 27 de mayo de 1827, incapaz de sobrevivir por sí mismo, Poe se alistó en el ejército como soldado raso, bajo el nombre de ‘Edgar A. Perry’. Aunque tenía 18 años firmó que tenía 22.​ Su primer destino fue en Fort Independence, en Boston.

En ese mismo año publicó su primer libro, un opúsculo de poesía de cuarenta páginas que tituló Tamerlane and Other Poems (Tamerlán y otros poemas), firmado: «By a Bostonian» («Por un bostoniano»). En el prólogo afirmó que casi todos los poemas habían sido escritos antes de los catorce años.​ Sólo se imprimieron cincuenta copias, y el libro pasó prácticamente desapercibido.​

Tras servir durante dos años llegó a obtener el grado de sargento mayor de artillería. El 28 de febrero de 1829 Frances Allan, su madrastra, falleció. Poe, que desconocía que estuviera afectada por la enfermedad, sólo pudo acudir a su casa el día siguiente al funeral. Siempre expresó cariño y ternura por su madrastra.​ Ese mal trago sirvió para que volviera a suavizar su relación con su padrastro. Allan accedió a ayudar financieramente al futuro escritor con la condición de que se alistase en la Academia de West Point.

Antes de marchar a West Point, se trasladó a Baltimore para pasar un tiempo con su tía viuda, Maria Clemm (hermana de su padrastro) y familia, entre los que estaban la hija de esta, Virginia Eliza Clemm (prima de Poe). En ese tiempo, publicó su segundo libro: Al Aaraaf, Tamerlane and Minor Poems (Baltimore, 1829).​ En general fue fustigado; sin embargo, cosechó comentarios elogiosos del famoso crítico de la época John Neal y de Sarah Hale.​

Ingresó en West Point como cadete el 1 de julio de 1830.​ En octubre de ese mismo año, John Allan se casó en segundas nupcias con Louisa Patterson.​ Este matrimonio, volvió a enturbiar la relación entre ambos. El poeta no aguantó mucho tiempo la disciplina militar y provocó con su conducta su propia expulsión.

En ese mismo mes de febrero partió hacia Nueva York, donde logró editar un tercer libro de poemas, que tituló simplemente Poems. La publicación fue sufragada por sus compañeros de West Point. Poe logró así recaudar en total 170 dólares. Los compañeros se llevarían una sorpresa, pues esperaban que los poemas fuesen del tipo satírico que Poe escribía en West Point para burlarse de los oficiales al mando, cuando en realidad la obra es netamente romántica.​ El libro fue impreso por Elam Bliss, de Nueva York, y apareció como «Segunda edición» con la siguiente dedicatoria: «Este libro está respetuosamente dedicado al Cuerpo de Cadetes de los Estados Unidos». 

Regresó a Baltimore con su tía María Clemm y familia en marzo de 1831. En agosto de ese mismo año fallecía su hermano mayor, Henry, que había estado delicado de salud, en parte debido a su alcoholismo.

Su atención literaria, hasta el momento centrada en la poesía, se va trasladando al cuento, género más «vendible». En los cuatro años siguientes vivió «en condiciones de extrema pobreza».

Poe fue el primer americano que intentó vivir de sus escritos (literarios o periodísticos) del que se tiene constancia. Pero lo tuvo muy difícil. Los editores estadounidenses, muy afectados por la crisis económica del llamado Pánico de 1837, preferían piratear obras inglesas en lugar de pagar a sus conciudadanos por las suyas. En esa época se produjo un importante auge de las publicaciones periódicas estadounidenses, impulsado en parte por las nuevas tecnologías, pero aún así, la situación era muy precaria y​ Edgar Allan Poe vivió siempre estrecheces económicas. Dirigió entonces sus miras a la prosa. En 1832 consigue publicar cinco relatos en el periódico Saturday Courier, de Filadelfia. Entre ellos se incluye el primer relato que escribió, de corte gótico: ‘Metzengerstein‘. En esa época empezó a trabajar en su único drama, que nunca terminaría: Politian.

En abril de 1833 Edgar Allan Poe envió una última carta a John Allan en la que le pedía desesperadamente ayuda: «En nombre de Dios, ten piedad de mí y sálvame de la destrucción». Allan no le contestó. Afortunadamente, en esa época, el Saturday Visiter, de Baltimore, otorgó al escritor un premio de 50 dólares por su cuento «Manuscrito encontrado en una botella». El comité editorial del Visiter declaró que el relato «era, con mucho, y de lejos, superior a cualquier cosa presentada antes».

En 1834 su padrastro moría sin dejarle herencia, sentenciando a Edgar Allan Poe a una situación precaria de por vida. El escritor buscaría siempre con ahínco el éxito literario como compensación por la pérdida de prestigio social.

‘Manuscrito hallado en una botella’ le abrió las puertas del Southern Literary Messenger, de Richmond (Virginia), periódico al que Edgar Allan Poe estuvo muy vinculado. Llegó a ser redactor del mismo en agosto de 1835,  puesto que perdió a las pocas semanas al ser sorprendido en estado de embriaguez en varias ocasiones.​

Virginia Eliza

Virginia Eliza Chemm
Virginia Eliza Chemm, contaba 13 años cuando se casó con Edgar Allan Poe

De regreso a Baltimore, Edgar Allan Poe contrajo secretamente matrimonio con su prima Virginia Eliza Clemm el 22 de septiembre de 1835. Ella contaba trece años, Poe tenía veintiséis. Según su biógrafo Joseph W. Krutch, Poe era impotente y por este motivo, aunque tal vez inconscientemente, escogió por esposa a una niña, con la cual le era imposible mantener relaciones maritales normales. Por su parte el poeta francés Baudelaire menciona que no hay un solo pasaje en la obra de Poe que se refiera a la lujuria o a los goces sensuales. Rafael Llopis apunta a algún tipo de edipismo. Poe fue para su mujer, Virginia, a la vez esposo, hijo y hermano. 

Los textos de Edgar Allan Poe fueron alcanzando prestigio por lo que fue readmitido en el Messenger. Publicó poemas, reseñas de libros, críticas literarias y obras de ficción. Según Hervey Allen, Poe desde luego no pasó desapercibido en esa ciudad. Era un joven tan inquietante como estimulante. La severidad de sus juicios provocaba prontas respuestas y comentarios, y aunque se granjeó enemistades en algunos sectores, su presencia en la escena literaria y lo incisivo de su estilo acrecentaron más y más su fama.

En esa época reunió un grupo de relatos en un libro que llamó Tales of the Folio Club (Cuentos del Folio Club) que nunca vería la luz como tal. Bajo el título de Pinakidia publicó una colección de notables escritos ensayísticos, de lo más heterogéneo, que más tarde se agruparían como Marginalia. En mayo de 1836 se celebró un segundo casamiento con Virginia en Richmond; esta vez de carácter público. Poco después trató de montar una casa de huéspedes de la que se harían cargo su mujer y su suegra, sin e´xtio. En enero de 1837 abandonó su cómodo puesto en el Southern Literary Messenger: siendo tan brillante, no era persona apropiada para ocupar un puesto de subordinado.​

En ese mismo mes, se trasladó con su familia a Nueva York. Allí intentó publicar sus Tales of the Folio Club en la editorial Harpers. Los editores le aconsejaron que escribiera una obra larga de aventuras, formato más popular, y de ahí surgió su novela La Narración de Arthur Gordon Pym. Aparecida en ese mismo año de 1838, fue el cuarto libro publicado por el bostoniano, y el primero de prosa, pero una vez más no tuvo buena acogida.

Madurez

A mediados de 1838, con un Edgar Allan Poe en la treintena, la familia (siempre acuciada por problemas económicos) se mudó al centro literario norteamericano de la época: Filadelfia. Debido a las estrecheces, Poe se prestó a trabajos impropios de su talento, como la publicación con su nombre de un texto de conquiliología, hecho que luego le acarrearía grandes dificultades, ya que fue acusado de plagio.​ Poe escribió únicamente el prefacio y la introducción. Este libro es hoy objeto de veneración por los coleccionistas. Fue su quinta publicación.

En 1839 editó la colección Tales of the Grotesque and Arabesque (Cuentos de lo grotesco y arabesco), su sexto libro.​ Los Tales integran algunos de los grandes relatos de su autor, como «La caída de la Casa Usher», «Ligeia» o «Manuscrito hallado en una botella». Alternaba la escritura de relatos con su trabajo periodístico en revistas como Burton’s Gentleman’s Magazine y Graham’s Magazine.

Estos trabajos permitieron al escritor mejorar la situación económica. En este periodo de bonanza desarrolló el germen de la novela policíaca a través de sus relatos «Los crímenes de la calle Morgue» y «El escarabajo de oro». A lo largo de los años 30 y 40 también publicó obras de envergadura (como los relatos «La cita», «Un cuento de las Montañas Escabrosas», «La caja oblonga» y «El barril de amontillado»).

En 1840 intentó poner en marcha su propio diario, el Stylus, idea que nunca llegó a cuajar.

Deterioro

En enero de 1842, su esposa, Virginia enfermó de tuberculosis.

A raíz de entonces el escritor comenzó a beber más de la cuenta. Algunas fuentes indican que recurrió al láudano para sobrellevar su depresión y que empezó a sufrir él también graves problemas de salud.

Su depresión y sobretodo la bebida le hicieron perder su puesto en el el Graham’s así como otros oficios a los que se postuló. Edgar Allan Poe intentó sobrevivir como escritor free-lance,​ pero finalmente la familia se vio obligada a mudarse de nuevo a Nueva York. Poe se convirtió en redactor jefe del Broadway Journal, del que, con el tiempo, llegó a ser propietario. Allí se granjeó la enemistad de muchos escritores, entre otras cosas por acusar públicamente de plagio al laureado poeta Henry Wadsworth Longfellow, aunque éste nunca respondió a tal acusación.

El 29 de enero de 1845, su poema «El cuervo», inspirado en un pájaro parlanchín aparecido en la novela Barnaby Rudge, de Charles Dickens, salió a la luz en el Evening Mirror, convirtiéndose de la noche a la mañana en un gran éxito popular. El primer gran éxito su carrera. A partir de su aparición, Poe por primera vez llevó una vida social a la que aspiraba, frecuentando los más importantes salones literarios de la ciudad.​ Curiosamente, aunque convirtió a su autor en una celebridad, Poe obtuvo sólo nueve dólares por «El cuervo».

Edgar Allan Poe's cottage
Poe’s Cottage se conserva en el barrio del Bronx, en Nueva York.

En 1846 el Broadway Journal cerró sus puertas y los Poe se trasladaron a una casita de campo en Fordham, dentro del barrio del Bronx. Conocida como el Cottage de Poe, se encuentra en la esquina entre el bulevar Grand Concourse y Kingsbridge Road. La extrema penuria obligó a la suegra del escritor a robar verduras de los huertos vecinos por la noche.​Virginia murió el 30 de enero de 1847.​ El impacto de la muerte de su esposa en su obra fue enorme, jalonada de heroínas póstumas.​

Caída en picado

La muerte de Virginia deja al escritor en un estado de vulnerabilidad tal, que se dedica a atacar y arremeter contra todos. Intentó rehacer su vida sentimental de nuevo, sin conseguirlo.

Pese a la desesperación y el desvarío, en ese tiempo surgen de su pluma obras tan relevantes como el poema «Ulalume» y el alucinado ensayo cosmogónico Eureka, décimo y último libros publicados por el autor. En noviembre de 1848 intentará suicidarse con láudano sin conseguirlo.

Muerte de edgar Allan poe

Cadáver de Poe
Cadáver de Edgar Allan  Poe

La muerte deEdgar Allan Poe se produjo el día 7 de octubre de 1849 cuando contaba, apenas, con 40 años de edad. Su defunción ha estado siempre rodeada de misterio. Cuatro días antes , Poe fue encontrado en las calles de Baltimore en un estado delirante. Lo llevaron al Hospital Universitario de Washington, donde murió a las 5 a.m. del domingo 7 de octubre. En ningún momento tuvo la lucidez necesaria para explicar de forma coherente cómo había llegado a dicho estado.

Gran parte de la información existente sobre los últimos días en la vida de Poe proviene del doctor John Joseph Moran, el médico que lo trató.​ Tras un pequeño funeral, fue enterrado en el cementerio de Westminster, pero, muchos años más tarde, en 1875, sus restos fueron trasladados a un monumento mayor. Este último marca también el lugar de entierro de su esposa, Virginia, y el de su suegra (y tía), Maria Clemm.

Las teorías sobre las causas de la muerte de Poe incluyen el suicidio, asesinatocólerarabiasífilis e incluso haber sido víctima de conspiraciones políticas.​ Lo que si se sabe a ciencia cierta es que pocas semanas antes de su muerte, Poe adquiró compromiso de matrimonio con su antiguo amor de juventud, Sarah Elmira Royster. La fecha de la boda se concertó finalmente para el 17 de octubre de 1849. Se vio al escritor en la ciudad de Richmond entusiasmado, e incluso feliz. Es en ese momento cuando se le pierde el rastro, hasta su última aparición en Baltimore.

Julio Cortázar explica la leyenda según la cual Edgar Allna Poe en sus últimos momentos invocaba obsesivamente a un tal Reynolds (¿acaso el explorador polar que había servido de referente para su novela de aventuras fantásticas La narración de Arthur Gordon Pym?), y que al expirar pronunció estas palabras: ¡Que Dios ayude a mi pobre alma!

Por otro lado resulta extraño que tanto los informes médicos, como el certificado de defunción desaparecieran. Los periódicos de la época dieron por buena la noticia de que la muerte de Poe se debió a «congestión» o «inflamación» cerebral, el eufemismo que solía utilizarse para los fallecimientos por motivos más o menos vergonzantes, como el alcoholismo.

En la correspondencia que mantuvo los últimos tiempos de su vida, se advierte cómo se alternaban en el escritor los accesos de lucidez y de brusco entusiasmo con otros de la más negra desesperación. En este tiempo Poe solía dar pruebas de su deseo de morir, y en alguna ocasión incluso pidió a su tía, Maria Clemm, el único ser vivo con el que le unía una tierna afectividad, que muriera a su lado.

Griswold enemigo de Poe
Griswold se dedicó a difamar a Poe con una biografía llena de falsedades

Biografía de Griswold

Tres días después del fallecimiento del escritor apareció una larga esquela en el periódico New York Tribune firmada por un tal «Ludwig». Esta esquela fue reproducida por numerosos medios a través de todo el país. Comienza así: «Edgar Allan Poe ha muerto. Murió anteayer en Baltimore. Esta noticia sorprenderá a muchos, y algunos se apenarán». «Ludwig» fue identificado muy pronto como Rufus Wilmot Griswold, un editor, crítico y antologista que había demostrado gran aversión hacia Poe ya desde 1842. De cualquier manera Griswold incomprensiblemente logró convertirse en el albacea literario (literary executor) del escritor, aplicándose a destruir su reputación después de su muerte.

Este individuo escribió con posterioridad un artículo biográfico largo «Memoir of the Author» («Memoria del autor»), con el que encabezó un volumen de las obras de Edgar Allan Poe. Aquí éste aparecía descrito como un ser depravado, borracho, drogadicto y perturbado, y se aportaban diversas cartas del propio Poe como evidencia.​ Muchas de sus afirmaciones eran burdas mentiras o verdades a medias.

Está demostrado que algunas de las cartas presentadas por Griswold como prueba no eran más que falsificaciones.  Pero su versión se convirtió en la más aceptada popularmente debido en parte porque era la única biografía completa disponible, y también porque los lectores se entusiasmaban ante la idea de estar leyendo las obras de un malvado

Hipótesis sobre el fallecimiento de Edgar Allan Poe

Se sabe que el 27 de septiembre de 1849, Poe partió de Richmond, para dirigirse a su casa en Nueva York. No existen pruebas fiables sobre su paradero hasta que fue encontrado delirando en las calles de Baltimore frente a la Ryan’s Tavern («Taberna de Ryan»), también llamada Gunner’s Hall («Salón del artillero»). Un impresor llamado Joseph W. Walker envió una carta pidiendo ayuda a un conocido de Poe, el Dr. Joseph E. Snodgrass.

Snodgrass se apresuró en llegar a la taberna.​ Posteriormente declaró que la carta decía que Poe se encontraba «en un estado de intoxicación brutal»,pero no es cierto ya que el original dice meramente «afligido». Según Snodgrass Edgar Allan Poe presentaba un aspecto repulsivo, desaseado y con los ojos «vacíos y sin brillo». Decidió llevarlo al hospital de la Universidad Washington, donde fue atendido y tratado por el médico de guardia, el Dr. John Joseph Moran.

Moran da una detallada descripción sobre su apariencia aquel día, que concuerda con la dada por Snodgrass.​ Edgar Allan Poe nunca estuvo lo suficientemente coherente como para explicar cómo llegó a encontrarse en situación tan desesperada, y se cree que las ropas que vestía no eran suyas, pues no eran de su talla y, a pesar de su condición económica, no acostumbraba vestir ropa raída.​

Al escritor se le negaron las visitas y fue confinado a una habitación similar a una prisión con ventanas de barrotes en una sección del edificio reservada para borrachos. Se dice que, en su agonía, Poe llamó repetidas veces a un tal «Reynolds», que también podría haber sido un tal «Herring».

Entre delirios, Edgar Allan Poe, hizo referencia a una esposa suya en Richmond. Estas palabras podrían ser fruto de una alucinación en la que su esposa Virginia todavía vivía, o se podría referir a Sarah Elmira Royster, a quien Poe había propuesto matrimonio recientemente.​ Moran declaró que las palabras finales de Poe fueron: «Lord, help my poor soul» («Señor, ayuda a mi pobre alma»).

La Credibilidad del doctor Moran

Ya que Edgar Allan Poe no tuvo visitas, Moran fue probablemente la última persona que lo vio en esos días. Aun así, su credibilidad ha sido cuestionada repetidamente, además de ser considerada en su conjunto como no fidedigna. Aseveró varias veces que tras la muerte de Poe se había puesto en contacto inmediato con la tía (y suegra) del difunto. Hoy en día sabemos que fue la propia señora la que le pidió información sobre su yerno y que Moran no respondió hasta un mes después. También afirmó que Poe había dicho frases poéticas de contenido religioso difíciles de creer en su estado. Incluso cambian las fechas y las horas.

Para cada una de las declaraciones publicadas, afirmaba tener los registros del hospital como referencia. Dichos registros desaparecieron misteriosamente. Algunos críticos atribuyen las inconsistencias y errores de Moran a un lapso de memoria, a un inocente deseo de idealizar, e incluso a senilidad.

Lápida Tumba Poe
Lápida que marca el primer lugar de entierro de Poe, colocada años después de su muerte.

Poe fue enterrado originalmente en la parte trasera del cementerio de Westminster, sin una lápida. La de la imagen marca hoy en día el lugar original.

Además de los registros desaparecieron también los documentos médicos, incluyendo el acta de defunción de Poe, si es que alguna vez existieron.

Otros muchos biógrafos han tocado el tema y llegado a diferentes conclusiones, que varían desde la hipoglucemia, hasta la teoría de John Evangelist Walsh de una conspiración para asesinarlo, pasando por el suicidio relacionado con la depresión. En 1848 casi muere de una sobredosis de láudano, que en ese entonces estaba disponible como sedante y analgésico.

La muerte de Poe sirvió a Snodgrass (quien se había presentado en la taberna para socorrere), partidario del movimiento de abstinencia, para mostrar los perniciosos efectos del alcohol. Aunque dicha información fuera incluso negada por el Dr. Moran, la mayoría de periódicos de la época la dieron por buena. Incluso un psicólogo sugirió que padecía dipsomanía.

Hoy en día, se cuestiona que Poe padeciera el alcohólico incontrolable que se presenta. Según sus allegados, Edgar era extremadamente sensible al alcohol y sólo bebía durante períodos difíciles de su vida.

La teoría respecto a la sobredosis de láudano tampoco parece tener fundamento. Thomas Dunn English, experimentado doctor y declarado enemigo de Poe, insistió en el hecho de que no era consumidor de drogas o ‘lo hubiese descubierto durante sus frecuentes visitas a mis aposentos’​

Descartado el alcohol y las drogas, se han propuesto numerosas otras causas, que incluyen varias formas de raras enfermedades del cerebro, o un tumor cerebral, diabetes, varios tipos de deficiencias enzimáticassífilisapoplejíadelírium tremenscardiopatíasepilepsia meningitis. También se ha sugerido cólera. Poe había pasado por Filadelfia en el invierno de 1849, en plena epidemia de cólera. Durante su estancia enfermó y escribió una carta a su tía, Maria Clemm, diciéndole que podría «haber tenido el cólera, o espasmos igual de malos».

Una prueba de cabellos  realizada en 2006, refutó la posibilidad de saturnismoenvenenamiento por mercurio e intoxicaciones similares debidas a la exposición de metales pesados.

La coincidencia de que Edgar Allan Poe fuera encontrado en tal deplorable estado un día de elecciones hace sospechar que fue víctima de una estafa mediante la cual podía haber sido secuestrado, emborrachado y usado como peón para votar por un mismo partido político en múltiples lugares, ardid muy extendido por entonces. Ésta ha sido la explicación común de la muerte de Poe en la mayoría de sus biografías durante décadas, a pesar de que su estatus de personaje conocido en Baltimore lo hubiese hecho demasiado reconocible como para que el timo funcionase.​

Más recientemente, se ha presentado una evidencia creíble de que su muerte fue causada por la rabia​, aunque no presentaba ninguna mordedura.

Funeral desastroso

El funeral de Poe se celebró el lunes 8 de octubre de 1849, a las 4 de la tarde.​ Fue una ceremonia sencilla a la que asistieron pocas personas. Henry Herring, el tío político de Edgar, proveyó un simple ataúd de caoba, y un primo, Neilson Poe, el coche fúnebre. La esposa del Dr. Moran aportó el sudario. El funeral fue presidido por el reverendo W. T. D. Clemm, primo de Virginia, esposa de Poe. También asistieron el Dr. Snodgrass, abogado de Baltimore y antiguo compañero de la Universidad de Virginia; Collins Lee, el primer primo de Poe; Elizabeth Herring y su esposo; y Joseph Clarke, un antiguo compañero de escuela.

La ceremonia entera duró sólo tres minutos. La tarde era fría y húmeda. El reverendo Clemm decidió que no valía la pena pronunciar un sermón debido a la poca concurrencia.​ Poe fue enterrado en un ataúd barato al que le faltaban las manijas. Tenía una placa e iba forrado de trapo, con un almohadón para su cabeza. El bueno del primo Neilson había encargado una lápida de mármol italiano, pero la fatalidad que parece rondar la muerte (y vida) de Poe quiso que un tren descarrilara y chocara contra el depósito donde estaba guardada. La tumba fue marcada con un bloque de arenisca en la que tan solo se leía «No. 80».

Entierro y reentierro

Monumento a Poe
Proyecto del monumento a Poe

En 1873, el poeta sureño Paul Hamilton Hayne fue a presentar sus respetos a la tumba de Poe. La encontró en tan mal estado y pobre condición que escribió un artículo sugiriendo un monumento más apropiado. Sara Sigourney Rice, maestra de las escuelas públicas de Baltimore, aprovechó el renovado interés por la tumba de Poe para solicitar fondos aquí y allá. Numerosas personas de Baltimore y de todos los Estados Unidos contribuyeron; los últimos 650 dólares provinieron del editor y filántropo George William Childs.

El nuevo monumento fue diseñado por el arquitecto George A. Frederick y construido por el Coronel Hugh Sisson, e incluía un medallón con la efigie de Poe, obra de un artista llamada Valck. El costo total del monumento fue de algo más de 1.500 dólares.

El 1 de octubre de 1875, los restos mortales de Edgar Allan Poe fueron trasladados a un nuevo lugar. Se ofició una ceremonia en la nueva tumba el 17 de noviembre. Entre los concurrentes estaban Neilson Poe (quien pronunció unas palabras, llamando a su primo «uno de los hombres de mejor corazón que han vivido»). A pesar de que varios prominentes poetas fueron invitados a la ceremonia, el único que acudió personalmente fue Walt Whitman.​ Alfred Tennyson contribuyó con un poema leído durante la ceremonia:

Destino que una vez lo negaste,
Y envidia que una vez lo despreciaste,
Y malicia que lo contradijiste,
Cenotafio sois ahora de su fama.

Cuando exhumaron el cuerpo de Poe, no sin muchas dificultades, una de las testigos comentó que «el cráneo estaba en excelentes condiciones. La forma de la frente, una de los rasgos más impactantes de Poe, se discernía fácilmente.»

El lugar del primer entierro del Poe fue marcado con una gran lápida donada por un tal Orin C. Painter, pero como si el infortunio le persiguiera, fue colocada en un lugar incorrecto.

Ese 1875, el cementerio en el que yacía Virginia, la mujer de Poe, fue destruido. William Gill, un temprano biógrafo de Poe, juntó sus huesos y los guardó en una caja que escondió bajo su cama.​ Sus restos finalmente fueron enterrados junto a los de su esposo el 19 de enero de 1885, en el que hubiera sido el 76º aniversario del nacimiento de Edgar y casi 10 años después que construyera el monumento actual. Los restos del matrimonio descansan así juntos. Los restos de María Clemm, madre de Virginia, descansan ahí también. 

TUmba Edgar Allan Poe
Tumba / Monumento a Edgar Allan Poe

 

Difamación

Rufus Wilmot Griswold, albacea literario de Poe, escribió su obituario más famoso y su primera biografía completa.

Rufus Wilmot Griswold, que solía referirse a Poe como estrella «brillante, pero errática» intentó difamar al escritor para hacer a Poe universalmente odiado tanto antes como después de su muerte​. En su obituario, Griswold declara que Poe era conocido por caminar delirante por las calles, hablando consigo mismo. También dice que era excesivamente arrogante, que asumía que todos los hombres eran villanos, y que se enojaba fácilmente. Gran parte de esta caracterización fue tomada casi textualmente del personaje ficticio Francis Vivian en The Caxtons de Edward Bulwer-Lytton. Impreso por primera vez en el New York Tribune, el obituario de Ludwig pronto se convirtió en la caracterización clásica de Edgar Allan Poe.

Griswold era agente literario de muchos escritores estadounidenses, pero dada su manifiesta enemistad, cuesta creer que Poe lo designara su albacea literario. Todo parecer indicar que Griswold se hizo cargo de la obra del autor por medio de un engaño o un error de la tía y suegra de Poe, Maria.​ En cualquier caso, presentó una colección de las obras de Poe que incluía un artículo biográfico titulado «Memorias del autor» («Memoir of the Author»), en el que se representaba a Edgar como un depravado, un borracho y un loco perturbado por las drogas.

Se cree que la mayor parte del artículo fue inventado por Griswold, hecho que fue denunciado por aquellos que conocieron a Poe, entre ellos Sarah Helen WhitmanCharles Frederick Briggs y George Rex Graham.​ Sin embargo, el relato de Griswold alcanzó mucha popularidad, en parte porque era la única biografía completa disponible, y en parte porque fue ampliamente reimpresa. El imaginario popular asumió que el Poe persona había sido similar a sus personajes ficticios o simplemente estaban encantados de leer la obra de un hombre perverso. ​

No hubo una biografía fiable de Edgar Allan Poe hasta la de John Henry Ingram en 1875. En 1941, Arthur Hobson Quinn presentó evidencia de que Griswold había falsificado y reescrito una serie de cartas de Poe que se incluían en su Memorias del autor. Para entonces, la descripción hecha por Griswold de Poe ya se había afianzado en la mente del público, no sólo en Estados Unidos, sino también a través de todo el mundo. Esta imagen distorsionada se ha convertido en parte de la leyenda de Edgar Allan Poe a pesar de los numerosos intentos por corregirla.

Obra

Obra de Edgar Allan Poe
Obra de Poe hermosamente presentada

La obre de Poe abarca distintos registros. Escribió cuentos de diferentes géneros, poesía, crítica literaria y ensayo sobre los temas más variados, además de una novela larga.Durante toda su vida también mantuvo mucha actividad epistolar.

Influencias

En sus primeros cuentos sigue los esquemas planteados por Boccaccio y Chaucer. También se nota la influencia de la novela gótica británica: Horace WalpoleAnn RadcliffeMatthew G. Lewis y Charles Maturin, entre otros. Así mismo conoció a los góticos alemanes como E.T.A. Hoffmann el barón Friedrich de la Motte Fouqué.​ De Estados Unidos, tuvo muy en cuenta a los pioneros Charles Brockden Brown​ y Washington Irving. Otros autores ingleses que Poe admiró mucho son Daniel Defoe,​ Walter ScottWilliam Godwin y Edward Bulwer-Lytton. También se inspiró en las desaforadas historias que solían aparecer en la revista de Edimburgo Blackwood’s Magazine, que el bostoniano llegó a satirizar en sus relatos más estrafalarios como «El aliento perdido» y «Cómo escribir un artículo a la manera del Blackwood’s».

En poesía, se dejó cautivar desde muy joven por Lord Byron.​ Dentro de este género apreció bastante la poesía nocturna francesa y germánica,​ así como a todos los románticos ingleses: ShelleyKeatsWordsworth y ColeridgeTambién valoró grandemente a Tennyson.

Poe asimismo conocía bien el trabajo de los más importantes científicos: LaplaceNewtonKepler, etc. Pero el autor que probablemente aparece más veces citado en sus obras es el filósofo inglés Joseph Glanvill.

Poesía

Recopilación del poemario de Poe
Recopilación del poemario de Poe

Probablemente, de no haber tenido que trabajar de periodista, Poe se habría dedicado en exclusiva a la poesía. «Razones al margen de mi voluntad me han impedido en todo momento esforzarme seriamente por algo que, en circunstancias más felices, hubiera sido mi terreno predilecto», manifestó en el prólogo a El cuervo y otros poemas.​ Este será su género más controvertido y el que le granjeará las peores críticas.

Las épocas de creación poética más intensas se dieron al principio y al final de su carrera. Sus ideas sobre la poesía, aparecidas en su ensayo sobre «El cuervo» titulado «Filosofía de la composición», pueden parecer contradictorias. Declaró que la poesía era un mero artificio previsto y realizado con técnica de relojero, sin embargo, lo cierto es que admitía en ella todo lo que viene «de lo irracional, del inconsciente: la melancolía, la nocturnidad, la necrofilia, el angelismo, la pasión desapasionada, es decir, la pasión […] del que llora invariablemente a alguna muerta» cuyo amor ya no puede inquietarlo.

Cierta vez que promediaba triste noche, yo evocaba,
fatigado, en viejos libros, las leyendas de otra edad.
Ya cejaba, dormitando; cuando allá, con toque blando,
con un roce incierto, débil, a mi puerta oí llamar.
«—A mi puerta un visitante —murmuré— siento llamar;
eso es todo y nada más».

«El Cuervo»​

Pese a haberse iniciado en labores poéticas con dos poemas extensos («Tamerlán» y «Al-Aaraaf») siempre se declaró contrario a obras largas como la epopeya. En su ensayo «El principio poético» no concibe un poema de más de cien versos, aunque también deploraba las obras demasiado breves. El objetivo del poema es estético, su fin último es la belleza.

Edgar Allan Poe descreía de la poesía didáctica y alegórica: el poema nunca debe proponerse la verdad como fin. Por eso prefiere a Coleridge y Tennyson antes que a Wordsworth.​ (Es bien sabido que su otra gran influencia, desde muy joven, fue la de lord Byron.​) Pero, como se ha visto, para Poe la poesía tampoco debía ser producto de la pasión, afirmación que puntualiza Julio Cortázar, para quien «El cuervo» nace más de la pasión que de la razón, y esto vale también para el resto de sus grandes poemas: «To Helen», «The Sleeper», «Israfel», «The City in the Sea», «For Annie», «The Conqueror Worm» y «The Haunted Palace», poemas cuyo impulso fundamental es análogo al que movió al autor a la ejecución de sus cuentos «más autobiográficos y obsesivos. […] Sólo su acabado, su retoque fueron desapasionados».

De Riquer y Valverde, sobre «El Cuervo»: «[…] aun con su efectismo y su machaconería rítmica […] demuestra su legitimidad cuando se lee directamente, antes de saber que existe un ensayo sobre su composición y la de la poesía en general».

Dos de sus mejores poemas son «Annabel Lee» —que muchos dicen inspirado por la muerte de su esposa—, obra que, pese a lo expresado por su autor, dice Cortázar que jamás hubiera podido brotar de una combinación cuidadosa y paciente de elementos, y «Ulalume», del que apunta el argentino que «Poe no sabía lo que había escrito, tal como podría afirmarlo un surrealista que escribiera automáticamente»; para Edward Shanks este poema «transfiere del poeta al lector un estado mental que ninguno de los dos podría definir con términos precisos».

Charles Baudelaire
Baudelarie, gran admirador de Poe y motivo por el cual es tan conocido en Francia.

En cuanto a su técnica poética, su ardiente defensor francés, Charles Baudelaire, recuerda que «Edgar Allan Poe concedía una importancia extraordinaria a la rima, y que, en el análisis que hizo del placer matemático y musical que el espíritu recibe de la rima, puso tanto cuidado, tanta sutileza como en todos los temas relacionados con la profesión poética. […] Hace en particular un uso acertado de las repeticiones del mismo verso o de varios versos, retornos obstinados de frases que simulan las obsesiones de la melancolía o de la idea fija…».

Habla también del célebre «verso leonino» de Poe (aquel que incluye una rima interior en el hemistiquio; Poe lo usó mucho en «El cuervo»).​ Para Baudelaire, en una palabra, la poesía de Poe era «profunda y reverberante como el sueño, misteriosa y perfecta como el cristal».

Según T. S. Eliot, el bostoniano «poseía, en grado excepcional, el sentido del elemento cadencioso de la poesía, de eso que podríamos llamar, en su acepción más estrictamente literal, la magia del verso».

Cuentos

La caída de la casa Usher
Portada del relato La caída de la casa Usher

A pesar se su pasión por la poesía, fue la prosa la que le reportó más fama y algún dinero. Hoy en día son legión los seguidores de sus cuentos, formato en el que fue más prolífico y por el que destacó.

Técnica

Poe comprendió que la eficacia de un cuento depende de su intensidad como acaecimiento. Cada palabra debe confluir, concurrir al acaecimiento, a la cosa que ocurre, y esta cosa que ocurre debe ser sólo acaecimiento y no alegoría o pretexto para generalizaciones psicológicas, éticas o didácticas. La cosa que ocurre debe ser intensa. Poe no se planteó estériles cuestiones de fondo y forma; era demasiado lúcido como para no advertir que un cuento es un organismo, un ser que respira y late, y que su vida consiste en un núcleo animado inseparable de sus manifestaciones».

Edmund Wilson destaca igualmente esta intensidad en Poe, relacionándola con las virtudes poéticas de su prosa: «Leemos los cuentos de Poe en nuestra niñez, cuando todo lo que podemos sacar de ellos son escalofríos, y sin embargo esos cuentos también son poemas que expresan las más intensas emociones». De este modo, el cuento de Poe «William Wilson» es superior a Dr. Jekyll y Mr. Hyde, de Stevenson, por su «sinceridad e intensidad.

Estatua de Edgar Allan Poe, por Moses Ezekiel (1917), en la facultad de Derecho de la Universidad de Baltimore.

Harry Levin sostiene que la principal contribución técnica de Poe a la narrativa es su manera enfática de interpretar sensaciones, hasta el punto de que André Gide le otorgó el mérito de inventar el monólogo interior.

Según Peter Ackroyd: «Calculaba sus efectos con mano maestra, siempre manteniendo un estricto control técnico de sus narraciones. Es significativo que revisara sus obras sin cesar, haciendo cambios puntuales y otros más generales. También es digno de notarse que su escritura era un modelo de caligrafía».

Padraic Colum, por su parte, lo sitúa como el creador del concepto de atmósfera en el arte literario. ​ Cortázar llama a este recurso «creación de ambientes», y compara a Poe con otros maestros en esta técnica como ChéjovVilliers de L’Isle-AdamHenry JamesKipling y Kafka.

Poe valoraba en el relato corto por encima de todo la imaginación, así como la originalidad y la verosimilitud. Por lo tanto, el criterio que primaba en este tipo de relatos era exclusivamente estético. Según el crítico Félix Martín, «conocidos fueron sus pronunciamientos sobre la supremacía de la imaginación, su condena explícita de la intención moral en la obra de arte y de la alegoría moral, tanto en poesía como en narración, así como el rechazo de todo tipo de verdad inherente a los hechos del relato. […]

Al descartar el didacticismo moralizante como objetivo de la obra de arte, Poe la libera de criterios de verosimilitud externos y da rienda suelta a aquellos elementos fantásticos y formales que la configuran estéticamente, configuración apreciable sobre todo a través de los efectos que produce en el lector».

En The Cambridge Companion to Edgar Allan Poe, el crítico Scott Peeples declara: «Aunque Poe teorizó el relato como un sistema cerrado, cada una de cuyas palabras debía contribuir a un efecto preconcebido, sus propios relatos a menudo presentan situaciones donde un espacio cerrado («El aliento perdido», «Los crímenes de la calle Morgue», «La máscara de la muerte roja», «El entierro prematuro», «¡Tú eres el hombre!», «La carta robada») o una trama perfecta («El corazón delator», «El gato negro», «El demonio de la perversidad») se rompen: el espacio vacío no lo estaba en realidad, el crimen perfecto se ve frustrado por obra de la conciencia culpable o la «perversidad», o, como en «Usher», el cadáver no está realmente muerto. Una y otra vez Poe nos demuestra que el control es una ilusión, aunque insiste en que el trabajo de ficción en sí mismo permanece bajo control».

En función a su contenido, Cortázar al traducirlos, los agrupó en:

  1.  Cuentos macabros
  2. Sobrenaturales.
  3. Metafísicos
  4. Analíticos
  5. De anticipación y retrospección
  6. De paisaje
  7. Grotescos y satíricos

Macabros

Constituyen su obra más conocida y propiamente genuina. Poe no pretende helar la sangre del lector como compatibilizar lo gótico con la profundidad psicológica, logrando elevar el género a la categoría de gran arte.​ El bostoniano modifica el goticismo, restándole elementos sobrenaturales, como en su relato «El gato negro», en que el desencadenante del horror final es un gato vivo. Lo que traza de algún modo Poe en sus principales relatos es una suerte de «geografía de la imaginación». Entre los herederos directos del goticismo poeano, se encuentran Edith WhartonWilliam FaulknerFlannery O’ConnorHart CraneStephen King, entre otros.

El escritor y crítico irlandés Padraic Colum aseguró que relatos como «El barril de amontillado», «El pozo y el péndulo», «La caída de la casa Usher», «Ligeia», se encuentran entre los mejores relatos de todos los tiempos.​ Mauro Armiño los considera narraciones más sugestivas del siglo XIX.​ De Riquer y Valverde, sostienen que «sus narraciones y algún poema suyo están entre las obras universales de la literatura norteamericana.

El de terror fue un género que adoptó Poe para satisfacer los gustos del público de la época.​ Edmund Wilson subraya los contenidos oníricos y simbólicos en sus relatos, en tanto que Van Wyck Brooks se pregunta qué papel pudieron desempeñar en los mismos los extraños sueños y las terribles pesadillas que padeció desde su adolescencia. Según este crítico, «uno comparte más intensamente las pesadillas de Poe que vive las propias». Richard Wilbur manifestó que la grandeza de Poe proviene principalmente de su genio puramente literario, pero también de su maestría en la definición de los estados de ánimo, así como de las transiciones entre los mismos, y de sus posibles significados e implicaciones, todo lo cual logra encuadrarlo en estructuras oníricas.

Destacan en este tipo de historias la recreación de una «atmósfera de terror cerebral». Harry Levin vislumbra en relatos como «Manuscrito encontrado en una botella» y «Un descenso al Maelstrom» una «impaciencia por enfrentarse a lo desconocido» que «se aproxima hasta el propio borde del abismo, y aún más allá, hacia el país inexplorado de cuya frontera ningún viajero regresa, aunque le es dado enviar mensajes de desesperación, manuscritos embotellados, por decirlo así».

En estos cuentos los temas más recurrentes tienen que ver con la muerte, incluyendo sus manifestaciones físicas, los efectos de la descomposición de los cadáveres («La verdad sobre el caso del señor Valdemar»), temas también relacionados con el entierro prematuro («El entierro prematuro»), la reanimación de cadáveres («Conversación con una momia», «La caída de la casa Usher») y demás asuntos luctuosos. En notable la obsesión por la necrofílica y sádismo del autor, manifestada en distintos niveles y matices, según los relatos.

Eros y Tánatos son uno, en Edgar Allan Poe. La muerte de la amada determina su amor a la muerte. Pero el amor a la muerte es la muerte del amor. La necrofilia de Poe es, a la vez, su necrofobia. Lo que más le atrae es lo que produce el supremo horror. Y es precisamente este horror macabro, este terror del alma, que nace solo de su alma enferma, lo que hace entroncar a Poe con la tendencia negra del prerromanticismo inglés. Krutch, y Wilson sugieren que el atroz sadismo en los últimos cuentos de Poe se debe a algún tipo de represión emocional. La extraña relación de Poe con su mujer, Virginia Clemm, y sus sentimientos de ambivalencia ante su enfermedad y muerte, podría explicar el agudo remordimiento que tantas veces afecta a sus héroes.

Lord Byron
Lord Byron, por quien Edgar Allan Poe sentía una profunda admiración.

Otros temas en sus historias macabras son la venganza («Hop-Frog», «El barril de amontillado»), la culpa («William Wilson», «El corazón delator», «El gato negro», «El demonio de la perversidad»), el alcohol y el opio («El gato negro», «La caída de la casa Usher», «El rey Peste»), la voluntad («Ligeia», «Morella»), la claustrofobia («El barril de amontillado», «El entierro prematuro», La narración de Arthur Gordon Pym).

Con motivo de sus primeras publicaciones del género, la crítica lo acusó de dejarse llevar en exceso por la influencia de la fantasía alemana, por ejemplo de Hoffmann. A lo que el escritor replicó, en el prólogo a su libro Cuentos de lo grotesco y arabesco:

Si muchas de mis producciones han tenido como tesis el terror, sostengo que ese terror no viene de Alemania, sino del alma; que he deducido este terror tan sólo de sus fuentes legítimas, y que lo he llevado tan sólo a sus resultados legítimos.

Dostoyevski anota que el estadounidense era realista en comparación con un idealista alemán como Hoffmann. Sus fantasías eran extrañamente materialistas «incluso en sus imaginaciones más desatadas [y con ello] se descubre como un auténtico americano». The Penguin Encyclopedia of Horror and the Supernatural, sin embargo, defiende justo lo contrario: «Nada en Poe, por supuesto, es ni de lejos realista, y, como Julian Symons ha señalado con buen criterio, «No hay ninguna razón adecuada para las cosas terribles que vemos suceder». Este aire fantasmagórico ha logrado fascinar a generaciones de lectores».

Otro maestro del terror como es Lovecraft, en su ensayo El horror sobrenatural en la literatura, comenta: «Poe nos ha dejado la visión de un terror que nos rodea y está dentro de nosotros, y del gusano que se retuerce y babea en un espantoso y cercano abismo. Al calar en cada uno de los supurantes horrores de la alegremente pintada broma que lleva el nombre de existencia y en la solemne mascarada que son el pensamiento y los sentimientos humanos, esa visión tiene el poder de proyectarse a sí misma en unas cristalizaciones y trasmutaciones tenebrosamente mágicas».

En el aspecto técnico Cortázar propone quen en los relatos de Edgar Allan Poe, el ambiente resulta de la eliminación casi absoluta de puentes, de presentaciones y retratos; se nos pone el drama, se nos hace leer el cuento como si estuviéramos dentro. Poe no es nunca un cronista; sus mejores cuentos son ventanas, agujeros de palabras».

«Lo que los escritores americanos y sus exegetas han adorado en Poe —declara Harold Bloom—, sin apenas ser conscientes de ello, es su percepción y su sensación, algo más que freudianas, opresivas y curiosamente originales, de la sobredeterminación. Walter Pater comentó en una ocasión que los museos lo deprimían porque le hacían dudar de que jamás alguien hubiera sido joven. Nadie fue nunca joven en ningún relato de Poe. Como hizo observar un enojado D. H. Lawrence, todos en Poe son vampiros, en particular el propio Poe».

Sobre estas narraciones cabe también la sugerencia de que Poe pudo recrearlas como aspectos aislados de las novelas góticas, como pasajes desgajados de un conjunto narrativo más amplio, destacando así poderosamente por sus terribles contenidos, libres de todo adorno.

Muchas de las historias que acaban de citarse han sido encuadradas dentro del llamado romanticismo oscuro (dark romanticism), en el que lo acompañaron autores como Nathaniel Hawthorne y Herman Melville. Este movimiento surgió como reacción al trascendentalismo de la época, que Edgar Allan Poe detestaba.​ Calificaba a los seguidores de este movimiento de frogpondians (algo así como ranas de charca, en referencia al estanque de un conocido parque de Boston)​ y ridiculizaba sus escritos denominándolos «dementes gestiona-metáforas» (metaphor-run mad) que incurrían en «la oscuridad por la oscuridad» y «el misticismo por el misticismo».​ El escritor, sin embargo, en una carta a su gran amigo Thomas Holley Chivers, escribió que él no odiaba a los trascendentalistas, sino «sólo a los sofistas que se cuentan entre ellos».

Detectivescos

Los crímenes de la calle Morgue
Ilustración para el relato: Los Crímenes de la calle Morgue de Edgar Allan Poe

Poe igualmente dio origen a la novela policíaca con sus cuentos analíticos y de misterio: «La carta robada», «Los crímenes de la calle Morgue», «El escarabajo de oro» y «El misterio de Marie Rogêt», que influyeron de lleno en autores posteriores como Arthur Conan Doyle, cuyo Sherlock Holmes está inspirado directamente en el Auguste Dupin de Poe.

Dupin sin embargo no es el personaje íntegro que pretende aparentar, ya que «no es tanto el rival directo del criminal que persigue como una figura profundamente contaminada por ese mismo submundo que pretende desvelar».​ Esto se observa por ejemplo en las llamativas similitudes (ambos son poetas, ambos roban una carta, su apellido empieza por D…) entre el detective y el ministro criminal de «La carta robada»; por otra parte, la interdependencia entre detective y criminal es clara.

El éxito de estos cuentos se debía a que eran «algo en una nueva clave».​ Su mayor éxito literario en prosa le llegó de uno de estos relatos: «El escarabajo de oro». Aparte de «El Cuervo», fue la obra que conoció mayor difusión a lo largo de su vida​ y por ella recibió cien dólares de premio en un concurso, la cantidad más alta que consiguió nunca por sus escritos.

De entre todos, el más importante es «Los crímenes de la calle Morgue». Publicado en 1841, es considerado el primer cuento de detectives moderno.​ Poe lo llamó «cuento de raciocinio»

Acerca de este mismo cuento, escribió Matthew Pearl que la experiencia de leerlo «consiste en que nuestro propio papel de investigadores emerge junto con el del narrador, y por supuesto el hecho de que el propio narrador permanezca innominado todo el tiempo facilita nuestra identificación con él al lado de Dupin». Recuerda asimismo que estos relatos del bostoniano giran todos en torno a víctimas femeninas, lo que contrasta con otros como «Usher» o «Berenice», en los que la pérdida de la mujer «señala la plena y definitiva desintegración de cualquier orden dominante».

Ni siquiera en sus cuentos analíticos se salva Poe de sus peores obsesiones.Según Cortazar el genio de Poe no tiene  nada que ver con su neurosis. No es el «genio enfermo», como se le ha llamado, sino que su genio goza de espléndida salud, al punto de ser el médico, el guardián y el psicologo de su alma enferma.​

Harry Levin afirma que la esencia del genio de Poe descansa en la dicotomía sombra-duda, y esto se manifiesta en su personaje más querido, el raisonneur Auguste Dupin, que oscila entre el creador y el desvelador de misterios.​ Por otra parte, estas historias están estrechamente relacionadas con las de exploración; tanto en unas como en otras parece buscarse la resolución del misterio del universo.

Según Mauro Armiño, en sus relatos detectivescos Poe se aleja bastante de los usos actuales, que se cifran en «perder al lector en una maraña de datos falsos que oculten precisamente el elemento eje; […] Poe hace hincapié no en el burdo despiste del lector: lo que más le interesa es seguir el proceso de raciocinio que lleva a Dupin —antecedente directo de Sherlock Holmes— a la resolución del misterio».

De ciencia ficción

El bostoniano dio asimismo un significativo impulso al género emergente de la ciencia ficción, respondiendo así a los recientes avances científicos y tecnológicos. Aunque se ha dicho que Poe inventó el género, según John Tresch, en realidad lo que hizo fue «descubrirlo» en el seno de una tradición preexistente, reformándolo y adaptándolo a la retórica y las innovaciones técnicas de su tiempo. Por otra parte, sentó las bases para algunos de los modos y temas que adquirirían carta de naturaleza en la segunda mitad del siglo XX.

Ya se ha destacado que el autor escribió gran parte de su obra de acuerdo con los gustos populares de la época, lo que vendía. A tal efecto, sus relatos recogen a menudo elementos de la pseudociencia, la frenología​ y la fisiognomía.

Hugo Gernsback, creador del término ciencia ficción que dio nombre a los Premios Hugo, citaba solo a tres autores del género anteriores a los años 30: Poe, Verne y Wells.​ En castellano existe una edición de los relatos de ciencia ficción del autor que contiene trece obras, desde «Von Kempelen y su descubrimiento» hasta «Un cuento de las montañas escabrosas», e incluso «Manuscrito encontrado en una botella».

Manuscrito hallado en una botella
Portada de una versión española de Manuscrito hallado en una botella de Edgar Allan Poe

En sus cuentos más declaradamente macabros aparecen en ocasiones elementos de la ciencia ficción, y al contrario, de forma que a veces es difícil determinar el género exacto a que pertenecen obras como La verdad en el caso del Sr. Valdemar Manuscrito hallado en una botella. Por otro lado, hay alguna pieza que combina ciencia ficción, terror y prosa poética: «La conversación de Eiros y Charmion», o sátira y ciencia ficción («Mellonta Tauta»), y el ensayo «Eureka» ha sido encuadrado a veces dentro de ésta.

Es bien sabido que la hibridación de géneros domina hoy en todo el ámbito de la literatura fantástica, pero Poe, además, prefigura algunos de los temas centrales de la ciencia ficción moderna: los universos alternativos («Revelación mesmérica»), los viajes espaciales («El camelo del globo»), los viajes en el tiempo («Mellonta tauta»).

Harry Levin afirma que Poe carecía del don de la serendipia (hallazgo afortunado), y que sus descubrimientos no son nunca felices, sino más bien visiones atormentadas atrapadas siempre en su desventurado universo.

Sobre el relato «La incomparable aventura de un tal Hans Pfaall», comenta Baudelaire: «¿Quién de entre nosotros habría osado a los veintitrés años dirigirse a la luna, equipado de nociones astronómicas y físicas suficientes, y aferrar imperturbablemente su manía o más bien el hipogrifo sombrío de la verosimilitud?.

En cuanto a su repercusión dentro de este campo, a través de la mezcla de distintos niveles lógicos en relatos como «El retrato oval» o «William Wilson», Poe es claro precursor de la literatura metaficcional de autores como BorgesItalo CalvinoNabokovJohn Barth y Paul Auster. Y la mezcla de niveles patológicos de realidad prefigurará obras fundamentales de otros autores como Ursula K. Le GuinPhilip K. Dick o Stanislaw Lem.

Satíricos y poéticos

Dedicó asimismo muchos relatos a la sátira, al humor e incluso la mistificación humorística (patraña). Para crear el efecto cómico, solía servirse de la ironía y la extravagancia absurda, en un intento de poner coto al conformismo ideológico del lector. Así, «Metzengerstein», su primer cuento publicado, y también su primera incursión en el terror, había sido concebido inicialmente como una sátira del género, ya se ha dicho que muy popular en la época.

«No hay mañanas en el mundo de Edgar Allan Poe […] —sostiene Brooks— y si algunos de sus cuentos son humorísticos, tal vez sean los más siniestros de todos, ya que uno raramente encuentra calidez alguna en su humor», en lo que no quiso seguir a su admirado Dickens. «Su humor era de los que dan escalofríos, el tipo de jocosidad macabra para la que nada es tan divertido como lo horrible y que halla deleite en pellizcar la nariz de un cadáver».

Harry Levin califica las estructuras poeanas de «imaginativas», lo que posibilita que, en este tipo de piezas, la comedia aparezca revestida de histeria; «su cultivo de lo extraño en las proporciones lo conduce de la belleza a la caricatura. Como hijo de padres actores era normal que acabase convertido en un histrión literario y que su técnica narrativa brotase animada de «dramatismo»».

Daniel Royot describe  el humor de Poe exento de pretensiones éticas, «se reviste de las más inesperadas pulsiones en sus historias de desenlace absurdo con el propósito de recrear una especie de anárquica, dionisíaca euforia. [Poe] Introduce el absurdo con objeto de desmenuzar la corteza de significado unívoco y provocar una experiencia paroxística».

Julio Cortázar señala que la sátira en cuentos como «El timo considerado como una de las ciencias exactas», «El hombre de negocios» o «Los anteojos» se transforma en desprecio. Esto se evidencia en sus personajes: «Astutos seres que embaucan a la masa despreciable, o miserables muñecos que van de tumbo en tumbo, cometiendo toda clase de torpezas. […] Y cuando incurre en el humor («El aliento perdido», «Bon-Bon», «El rey Peste«) suele derivar inmediatamente en lo macabro, donde está en su terreno, o en lo grotesco, que considera desdeñosamente el terreno de los demás».

Baudelaire, en el prólogo a su traducción de las Historias extraordinarias del estadounidense afirma: «Son cuentos llenos de magia que aparecen reunidos bajo el título de Tales of the Grotesque and the Arabesque, título notable e intencionado, puesto que los ornamentos grotescos y arabescos rehúyen la figura humana, y ya veremos cómo la literatura de Poe es en muchos aspectos extra o supra humana».

Por su lado Robert Louis Stevenson, en un conocido ensayo sobre Poe, llegó a afirmar: «Quien fue capaz de escribir «rey Peste» dejó de ser un ser humano».  Estas narraciones, sin embargo, debido a su extravagancia, fueron muy apreciadas por los poetas surrealistas.

Mención aparte merecen sus relatos de corte poético y metafísico, muchos de ellos auténticos poemas en prosa, de acendradas virtudes estéticas: «La conversación de Eiros y Charmion», «El coloquio de Monos y Una», «El alce», «La isla del hada», «Silencio», «Sombra», etc. Algunos autores defienden que la belleza musical de  los relatos de Poe era comparable a la de sus mejores poemas; en ellos igualmente encontramos «oscuros pantanos, paisajes salvajes y tristes, y figuras fantasmales deslizándose de un lado a otro»

Novela

Portada Arthur Gordon Pym
Porta de Narración de Arthur Gordon Pym, única novela completa de Edgar Allan Poe

La narración de Arthur Gordon Pym (The Narrative of Arthur Gordon Pym of Nantucket) (1838) es la única novela que escribió Poe. Se trata de un relato de aventuras marineras de tipo episódico, centrado en su intrépido protagonista, quien encontraría eco posteriormente en las obras de Stevenson. El autor buscó sus fuentes principalmente en antiguas leyendas marineras, como la del Holandés errante, y en sus lecturas de Daniel Defoe y S. T. Coleridge («la afinidad más acusada es con La balada del viejo marinero, ese alma agónica que alcanza la vida a través de la muerte», según Levin).​

Debido a la abundancia de detalles macabros que contiene y a su indescifrable desenlace, la obra ha estado siempre rodeada de polémica. Esta novela fue muy valorada por los surrealistas, que destacaban en ella su maestría en la recreación de elementos inconscientes. Por este motivo también ha sido muy estudiada por el psicoanálisis.​ Julio Verne escribió una continuación: La esfinge de los hielos.

Según Cortázar, «la obra posee el doble valor de un libro de aventuras lleno de episodios «vividos» y a la vez de una corriente subterránea evasiva y extraña, un trasfondo que cabría considerar alegórico o simbólico, de no tener presente la tendencia contraria del autor, y sus explícitas referencias en este sentido». Por la constante «tendencia al Sur» que se observa en la trama, en Arthur Gordon Pym se hace patente la fuerte autoconciencia sudista de su autor; también se transparenta una cierta dosis de racismo, lo que manifiestan igualmente «El escarabajo de oro» y «El sistema del Dr. Tarr y el profesor Fether».

Harry Levin destaca que Poe trató de lograr el estilo «plausible y verosímil» que admiraba en Robinson Crusoe, y que se documentó astutamente mediante mapas, cuadernos de bitácora, crónicas e informes marineros. La obra no puede evitar ser receptáculo de la obsesión claustrofóbica del autor, que se encarna incluso en el marco del océano abierto; en cuanto a su final, «si Edgar Allan Poe hubiese sido más un alegórico que un materialista, estaríamos tentados de contemplar la salvación de Pym en términos teológicos».

Entonces Nu-Nu se estremeció en el fondo de la canoa, pero al tocarlo descubrimos que su espíritu lo había abandonado. Y de pronto nos vimos precipitados en el abrazo de la catarata, y un abismo se abrió en ella para recibirnos. Pero surgió a nuestro paso una figura humana velada, cuyas proporciones eran mucho más grandes que las de cualquier habitante de la tierra. Y la piel de aquella figura tenía la perfecta blancura de la nieve.

Poe dejó inacabada otra novela de aventuras: El diario de Julius Rodman, aparecida en la revista Burton’s Gentleman’s Magazine por entregas. Solo salieron las seis primeras, de enero a junio de 1840. En esta obra se narra un viaje ficticio a las Montañas Rocosas en tiempos de la conquista del Oeste, temática que sería muy frecuentada por la literatura estadounidense, con un contemporáneo de Poe, James Fenimore Cooper, a la cabeza. Este relato inacabado fue publicado por primera vez en castellano en 2005.

Ensayo y crítica]

Poética

Edgar Allan Poe elaboró su propia teoría de la literatura, que aparece diseñada en su obra crítica y en ensayos como «El principio poético».​ Esta obra constituye un manifiesto esteticista radical:

Un instinto inmortal, profundamente enraizado en el espíritu del hombre, es de este modo, dicho sin rodeos, un sentido de lo Bello. Esto es lo que administra para su deleite en las múltiples formas, sonidos y olores en los que existe. E igual que el lirio se refleja en el lago, o los ojos de Amarilis en el espejo, así la mera repetición oral o escrita de estas formas, sonidos, colores, olores y sentimientos, es una duplicada fuente de deleite.

El autor dio siempre pruebas de aborrecer el didactismo​ y, pese a que varias de sus obras utilizan este recurso, la alegoría. Creía que el sentido en literatura discurre bajo la superficie expresa. Las obras con un sentido demasiado obvio, escribió, dejan de ser arte.​ Opinaba además que aquéllas debían ser breves y enfocadas a causar un efecto muy concreto​ para lo cual el escritor debía calcular cada efecto e idea.​ En otro conocido ensayo sobre la materia, «Filosofía de la composición», el escritor describe el método que siguió en la escritura de «El cuervo», afirmando que fue dicho sistema tan frío el que utilizó.

Muchas veces se ha cuestionado, sin embargo, si esto es cierto. El poeta T. S. Eliot declaró irónicamente al respecto: «Es difícil para nosotros leer este ensayo sin meditar que si Poe llevó a cabo el poema con ese cálculo, debería haberse tomado más molestias en ello: el resultado no acredita el método». El biógrafo Joseph Wood Krutch describió el ensayo como «un ingeniosísimo ejercicio en el arte de la racionalización».

Las ideas rectoras de Poe, tanto a efectos poéticos como críticos, eran la originalidad, que proponía como método de búsqueda del efecto literario, y el propio método, según supo ver muy bien Paul Valéry. También otorgaba gran importancia a la seriedad o verosimilitud, en sus propias palabras.​ Valéry subraya asimismo un aspecto innovador en la estética de Poe que sólo se valoraría muchos años después de su muerte: «Por primera vez, las relaciones entre la obra y el lector eran elucidadas y consideradas como los fundamentos positivos del arte».

Ensayo

Eureka de Edgar Allan Poe
Versión francesa de Eureka, traducida por Baudelaire

Poe ejerció el ensayo sobre los temas más variados: la larga meditación cosmológica «Eureka», los comentarios breves reunidos en Marginalia, y los trabajos monográficos «Criptografía», «Filosofía del moblaje», «Arabia pétrea», «El jugador de ajedrez de Maelzel», etc.

«Eureka», ensayo escrito en 1848, supone una teoría cosmológica que en algunos pasajes parece presagiar la del big bang, la teoría de la relatividad, el espacio-tiempo(«[…] las consideraciones que en este ensayo hemos seguido paso a paso nos permiten percibir de un modo claro e inmediato que el espacio y la duración son una sola cosa»), los agujeros negros​ así como la primera solución conocida a la llamada paradoja de Olbers:

Siendo la sucesión de estrellas interminable, el fondo del cielo debería presentar para nosotros una luminosidad uniforme, como la mostrada por la Galaxia, dado que no podría haber razón alguna por la que, contra todo punto de ese fondo, no se destacase al menos una estrella. La única razón, por tanto, en tales circunstancias, por la que podríamos entender los vacíos que nuestros telescopios encuentran en direcciones innumerables, sería suponiendo la distancia del fondo invisible tan inmensa que ningún rayo de luz a partir de dicho fondo ha sido capaz de alcanzarnos todavía.

De «Eureka»

De hecho, Eureka está repleta de errores científicos. En particular, las afirmaciones del autor contradicen los principios newtonianosHarry Levin ve en Eureka algo «más que el colmo de la mistificación o una rapsodia megalomaníaca. Puede ser leída como una refutación racionalista de la metafísica del Trascendentalismo, o como un experimento pionero en el género embrionario de la ciencia ficción». Esta obra fue muy valorada por los poetas Paul Valéry y W. H. Auden.

Otra gran afición de este autor fue la criptografía, a la que dedicó excelentes páginas. En cierta ocasión retó a los lectores de un periódico de Filadelfia a que le presentaran escritos cifrados que él logró resolver.​ En julio de 1841, publicó un ensayo titulado «Algunas palabras sobre la escritura secreta» en la revista Graham’s Magazine, y comprendiendo el gran interés del público en el asunto escribió uno de sus grandes relatos «The Gold-Bug» («El escarabajo de oro»), obra que incorporaba acertijos criptográficos.

Su éxito en la criptografía se debía, sin embargo, según explican los expertos, a la ignorancia sobre el tema de sus admirados lectores, pues su método era muy elemental.​ En cualquier caso, su esfuerzo contribuyó a popularizar esta disciplina en su país.​ Uno de sus seguidores más entusiastas, el famoso descifrador William F. Friedman, fue en su juventud gran lector de «El escarabajo de oro»,lo que le sirvió durante la Segunda Guerra Mundial para descifrar el código japonés PURPLE.

Crítica

Poe vivió siempre aislado de las corrientes culturales dominantes en su país, y sin embargo se embarcó en una batalla crítica que le ocupó los últimos años de su vida. En esta faceta son destacables sus reseñas sobre LongfellowDickens y Hawthorne. La cultura de que hace gala en sus críticas es abundante, pero no todo lo asombrosa que él intentó hacer ver pues presentaba grandes lagunas. No hay que olvidar que su educación académica se redujo a sus años de colegio y al único año que pasó en la Universidad de Virginia.

Según Cortázar, su acceso a las fuentes bibliográficas directas se veía casi siempre reemplazado por centones, resúmenes, exposiciones de segunda o tercera mano, aunque su inteligencia y su memoria hacían maravillas. Un buen ejemplo de lo heterogéneo de sus gustos, su agudeza y sensibilidad, puede verse en el conjunto de ensayos titulado Marginalia, que, en palabras de Cortázar, «proporciona una clara visión de su latitud cultural, sus intereses y sus ignorancias». En uno de estos ensayos definió la crítica como una obra de arte.

Hoy es debatida su importancia como crítico. Mientras que Edmund Wilson opina que esta parte de su obra es el «conjunto crítico más notable producido en los Estados Unidos», otros estudiosos señalan su falta de valor.

El crítico Kent Ljungquist, en su artículo sobre el autor «The poet as critic», sostiene que «cualquiera que sean las fuentes de la práctica literaria y los principios críticos [de Poe] –probablemente una combinación de fuentes inglesas y alemanas (Coleridge, los filósofos del Sentido Común, A. W. Schlegel, quizá Kant y Schiller)–, su influencia ha sido inmensa. Sus reseñas de Hawthorne lo señalan como el primer teórico significativo del cuento moderno. […] Robert L. StevensonJorge L. Borges y Vladimir Nabokov han usado los cuentos de Poe como pretextos para sus propios experimentos literarios».

Edgar Allan Poe no entraba nunca a juzgar las ideas expuestas en las obras, sus críticas eran literarias y sólo literarias, y excesivamente ácidas y despiadadas en ocasiones, lo que le llevó a enemistarse con sus colegas contemporáneos. Sin embargo, según afirmó W. H. Auden: «Nadie en su época puso tanta energía en el intento de lograr que sus contemporáneos poetas tomaran su oficio en serio».

Poe denunciará el esnobismo anglicizante de sus contemporáneos, su servil sumisión a los autores de ultramar y al veredicto de los magísters de Londres y Edimburgo. Julio Cortázar, sobre esta faceta del autor, resume que en la enorme mayoría de los casos en sus críticas Poe tenía razón, y que sólo se equivocó al condenar literariamente a Thomas Carlyle.

Legado e influencia

El alcance de la influencia de Edgar Allan Poe en todos los ámbitos literarios es inabarcable. El crítico David Galloway ha resaltado que la misma se basa en «la fuerza de su profunda inteligencia creadora que pudo hacer cristalizar actitudes, técnicas e ideas que nos parecen particularmente modernas». El estudioso español Félix Martín menciona sus repercusiones en el simbolismo francés, en la estética del decadentismo inglés. También en la ficción detectivesca, en el desarrollo de la figura narrativa del Doppelgänger (el doble), así como en las teorías formalistas y estructuralistas contemporáneas.

Otras influencias igualmente patentes: su incidencia en la ciencia ficción y la literatura terrorífica, en el absurdismo grotesco del gótico sureño, su impacto estético entre los trascendentalistas norteamericanos, y el alcance de su filosofía científica y de sus conocimientos psicológicos y parapsicológicos, así como el de su crítica literaria.

Durante toda su vida, Poe fue principalmente reconocido como crítico literario. Su amigo, también crítico, James Russell Lowell, lo llamó «el crítico más exigente, filosófico y sin miedo a obras imaginativas que ha escrito en América», aunque se preguntaba si alguna vez utilizaba ácido prúsico en lugar de tinta.​ Lowell llegó también a afirmar: «No conocemos a nadie que haya desplegado unas habilidades más variadas y sorprendentes».​

También muy conocido en su tiempo como escritor de ficción, fue uno de los primeros autores estadounidenses del siglo XIX en llegar a ser más popular en Europa que en su país. El respeto que se le tiene en Francia es debido principalmente a las tempranas traducciones de su obra por parte de Charles Baudelaire, traducciones que pronto fueron consideradas definitivas en toda Europa.

Las obras policíacas de Poe protagonizadas por el ficticio C. Auguste Dupin, iluminaron directa y decisivamente toda la literatura del género posterior. Sir Arthur Conan Doyle, «padre» de Sherlock Holmes, declaró: «Cada una de estas obras constituye una raíz de la que ha brotado toda una literatura. […] ¿Dónde estaba la literatura policíaca antes de que Poe le insuflara el aliento de vida?». La asociación Mystery Writers of America ha denominado en su memoria a sus más importantes galardones los Edgars.

Poe también influyó de forma decisiva en la ciencia ficción, muy notablemente en el francés Julio Verne, quien escribió una secuela de la novela poeana La narración de Arthur Gordon Pym. Verne la tituló La esfinge de los hielos. El autor británico de ciencia ficción H. G. Wells apuntó que «Pym narra todo aquello que una inteligencia de primer orden era capaz de imaginar sobre el Polo Sur hace un siglo». Ya en el siglo XX, escritores de terror y ciencia ficción tan importantes como H. P. Lovecraft y Ray Bradbury afiman haberse inspirado abiertamente en Poe.

Al igual que otros artistas célebres, sus obras han conocido multitud de imitadores.Una corriente muy curiosa es la de aquellos clarividentes o personas con poderes paranormales que se autoproclaman canales de ultratumba de la voz poética de Poe. Uno de los más singulares fue la poetisa Lizzie Doten, quien, en 1863, publicó Poems from the Inner Life (Poemas de la vida interior), libro en que aparecen presuntos poemas recibidos del espíritu de Poe. Estas piezas no eran más que refritos de poemas como «The Bells», pero reflejando una nueva y positiva significación.

Kevin J. Hayes, editor de The Cambridge Companion to Edgar Allan Poe, lo define, en el contexto del siglo XIX, como un anticipador «único» del arte moderno y del «arte por el arte«, que dominaron el siglo posterior, y menciona, con abundancia de datos, solo a algunos de los artistas plásticos a los que influyó decisivamente: Edward HopperÉdouard ManetOdilon RedonPaul GauguinMax ErnstSalvador DalíAlberto MartiniRené MagritteMarcel Duchamp, a los expresionistas alemanes, a los cineastas Alfred Hitchcock y Robert Wiene, Roger Corman entre otros.

Poe no logró suscitar en España el extraordinario interés que despertó en Francia, pero es muy conocido su peso en el marco de la narrativa hispanoamericana, con Cortázar y Borges a la cabeza.​ Según Félix Martín, «La constante reedición de su obra narrativa, sin embargo, es indudablemente la prueba más fehaciente de que Poe continúa ejerciendo una influencia poderosa y magnética sobre el lector español. La escasez de estudios críticos en castellano merecería ser disculpada por este motivo».

La figura histórica del escritor ha aparecido como personaje de ficción en multitud de obras literarias, musicales y audiovisuales, en las cuales suele hacerse hincapié en el tópico del «genio chiflado» o el «artista atormentado», explotándose asimismo sus infortunios personales.​ A veces Poe aparece mezclado con sus propios personajes, con alguno de los cuales intercambia la identidad.​ En la novela La sombra de Edgar Allan Poe, de Matthew Pearl, dos detectives aficionados rivalizarán en la tarea de desentrañar la muerte del poeta; uno de ellos habría servido de inspiración para el Auguste Dupin.

En 2009, uno de los primeros ejemplares de su libro Tamerlane and Other Poems (se cree que solo se conservan doce en todo el mundo), fue vendido por un precio récord en la literatura estadounidense: 662 500 dólares. Se ha calculado que, a lo largo de su vida, Poe no obtuvo más allá de trescientos dólares por toda su obra editada.​

CRÍTICAS A SU OBRA

Poe no sólo recibió alabanzas. El poeta William Butler Yeats fue muy crítico con el autor de «El Cuervo», al que consideraba «vulgar».Esa misma idea expresó Aldous Huxley según el cual  Poe incurría en la vulgaridad al ser demasiado poético, y veía su equivalente en el hecho de llevar un anillo de diamantes en cada dedo.

La polémica suscitada en torno a su figura es llamativa, especialmente en lo que respecta a su poesía. El crítico Harold Bloom sitúa a Poe en el duodécimo lugar entre los poetas norteamericanos del siglo XIX, y llama la atención sobre su constante sobrevaloración por parte de la crítica francesa. Otros autores como Yvor Winters y Aldous Huxley, como hemos visto, se encuentran en la misma línea.

Su controvertida figura se forjó en su patria principalmente a partir de las manipulaciones de sus enemigos literarios directos, Rufus W. Griswold o Thomas Dunn English, y también de primitivos análisis de corte psicoanalítico, como los practicados por Marie Bonaparte o Joseph Wood Krutch. Estas versiones deformadas y manipuladas perduraron no obstante durante muchas décadas, hasta que fueron puestas en entredicho. Finalmente fueron descartadas como grotescas y falsas, a través del estudio de grandes especialistas como John Henry Ingram y Arthur Hobson Quinn, ya bien entrado el siglo XX.​

Según Van Wyck Brooks, en cualquier caso, Poe no conoció en vida tantos enemigos como se supone. Hubo más personas que lo apoyaron que aquellas que lo denigraron, y, más que de bohemio, siempre tuvo fama de trabajador, puntual y constante.

ENTIDADES

Museo Edgar Allan Poe
Museo Edgar Allan Poe en Richmond

En Estados Unidos existen varias entidades dedicadas a la memoria de Poe y ubicadas en lugares en los cuales vivió el escritor. Entre otras, el Edgar Allan Poe Museum of Richmond. También se conserva su dormitorio en la Universidad de Virginia. Su casa de Baltimore, donde vivió a los veintitrés años,​ es hoy el Edgar Allan Poe House and Museum, sede de la Edgar Allan Poe Society. De Filadelfia se conserva la última casa donde vivió. Ahora es el Edgar Allan Poe National Historic Site.​ Su última casa de campo en el Bronx, de Nueva York, se conserva, en su ubicación original, como el Edgar Allan Poe Cottage.

Estatua a Poe
Estatua a Edgar Allan Poe en Baltimore, su ciudad donde falleció y pasó gran parte de su vida.

Arthur Conan Doyle, padre de Sherlock Holmes

Arthur Conan Doyle

Arthur Conan Doyle es y será siempre recordado, mal que le pese, por ser el creador del detective más famoso de la historia: Sherlock Holmes.

Arthur Conan Doyle
Sir Arthur Conan Doyle

Introducción

Sir Arthur Conan Doyle fue un novelista escocés que llegó a la literatura por aquellas casualidades del destino. Ejercía como médico en Southsea (Inglaterra). Para redondear sus magros ingresos publicó una novela de intriga, Estudio en escarlata, (1887) que se convertiría en un éxito. Esta fue la primera obra protagonizada por el archiconocido Sherlock Holmes, qué llegaría a protagonizar cuatro novelas y cincuenta y seis relatos. 

En julio de 1891 empezó a publicar en la revista Strand Magazine las andanzas de su personaje, inspirado en uno de sus profesores de la universidad, que abogaba por seguir estrictos razonamientos deductivos en todos los órdenes de la vida. Inspirado por Don Quijote de la Mancha de Cervantes, Arthur Conan Doyle creó al doctor Watson, una suerte de Sancho Panza, médico leal, intelectualmente torpe pero con mayor sentido práctico, que acompaña al excentrico Sherlock y escribe sus aventuras. El Dr. Watson era, posiblemente, un alter ego del propio Arthur Conan Doyle.

Seis años después, en 1893, harto de Holmes, Conan Doyle decidió darle muerte en la ficción junto a su enemigo mortal, el maligno profesor Moriarty. Esa decisión causó una avalancha de quejas. Debido de la presión de sus lectores, decidió resucitar al detective 10 años después. En 1902 publicó  El sabueso de los Baskerville, uno de sus relatos más famosos. (Recuerdo de mi infancia el terror que provocó a un servidor la lectura y la visión en televisión, de El sabueso de los Baskerville).

Arthur Conan Doyle adornó a su personaje con ciertos rasgos muy reveladores de los estereotipos de la clase alta victoriana: afición a la cocaína, destreza en la música (sobre todo con el violín), bruscos accesos de euforia y de melancolía, misoginia y, por supuesto, patriotismo al servicio indiscutible del imperio inglés.

Las novelas de Sherlock Holmes han suscitado un culto de gran arraigo tanto de los lugares e indumentarias del personaje como de su ficticio domicilio en Londres. Existe una vasta cantidad de publicaciones pseudoeruditas que se ocupan del excéntrico personaje. Dentro de la historia de la novela policiaca, Holmes es heredero directo de Auguste Dupin, protagonista de los tres relatos de Edgar Allan Poe (Los crímenes de la calle MorgueEl misterio de Marie Rogêt y La carta robada) que supusieron la fundación del género. Junto con Agatha Christie, Arthur Conan Doyle es considerado el maestro de la edad clásica de la narrativa policial.

De este fervor da cuenta su apasionada escritura de panfletos y artículos a favor de su país en la guerra de los boers, y en toda su vasta producción en novela histórica. Destacan La guerra en Sudáfrica (1900), y también los seis volúmenes titulados The British Campaign in Flanders (1916-1919). Otras novelas destacadas de ese género son Michael Clarke (1888), La compañía blanca (1890) o Rodney Stone (1896), así como el drama en Historia de Waterloo (1894).

También realizó incursiones en la ciencia-ficción: Un mundo perdido (1912) y The Poison Beltf (1913).

El autor sufrió una profunda crisis tras la muerte de su hijo mayor en las trincheras de la Primera Guerra Mundial y se dedicó. Católico prácticante se dedicó a difundir la espiritualidad, en obras como The Wanderings of a Spiritualist (1921) y The History of Spiritualism (1926). Cuatro años antes de morir publicó su autobiografía, Memorias y aventuras (1924).

Infancia Juventud

Estatua homenaje a Arthur Conan Doyle
Estatua homenaje a Serlock Holmes, la creación más popular de Arthurc Conan Doyle, en Edimburgo

Arthur Ignatius Conan Doyle nació el 22 de mayo de 1859 en el número 11 de Picardy Place, en la ciudad de Edimburgo, Escocia. Pertenecía a una familia católica irlandesa. Esta influencia religiosa queda patente en su obra, sobretodo en las novelas históricas.  No hay que olvidar que Reino Unido es de religión anglicana. La familia Doyle tenía una larga tradición como ilustradores y caricaturistas. Entre ellos destacaban su abuelo John Doyle y tres tíos: el ilustrador Richard Doyle, quien diseñó la portada y cabecera de la revista Punch,​ el anticuario James Doyle y Henry E. Doyle, director de la Galería Nacional de Irlanda.

Su padre, Charles Altamont Doyle, había nacido en Inglaterra y era un funcionario de obras públicas con gran afición hacia el dibujo. Fue destinado a Edimburgo en 1849 y  a lo largo de su vida padeció un grave alcoholismo y profundas depresiones. Por tal motivo estuvo internado en instituciones sanitarias en diversas ocasiones.

Charles contrajo matrimonio en 1855 con Mary Foley, perteneciente a una familia irlandesa residente en Edimburgo. Los detalles del nacimiento de Arthur y sus hermanos son poco claros. Algunas fuentes manifiestan que eran nueve hijos, otras afirman que diez. Lo que parece seguro es que tres de los hermanos murieron de pequeños.​ En 1864 la familia se dispersó debido al creciente problema con el alcohol de Charles y los niños fueron alojados temporalmente en diversas instituciones de Edimburgo. En 1867, la familia se reunió otra vez, para vivir en una sórdida vivienda en Sciennes Place.​ Arthur fue bautizado en Santa María de la Asunción de Edimburgo.

Viendo el comportamiento irresponsable de su marido, la madre de Arthur Conan Doyle, alquiló las habitaciones de la casa a huéspedes. Uno de esos huéspedes fue el doctor Bryan Waller, al que algunos historiadores adjudican un romance con la pobre mujer.

Sería su propio padre, Charles Doyle quien ilustraría la primera edición Estudio en escarlata (1888), primera novela en la que aparece Sherlock Holmes.

En 1868, Arthur Conan Doyle, con el apoyo económico de sus tíos, ingresó en la Escuela Stonyhurst Saint Mary’s Hall de los Jesuitas, situada en la comarca de Lancashire. Se trataba de un centro preparatorio de Stonyhurst College, al que accedería dos años después, en 1870, y donde permaneció hasta 1875. Entre 1875 y 1876, continuó su educación en Austria, en otra escuela de la Compañía de Jesús, Stella Matutina, en la ciudad de Feldkirch.

En 1876, comenzó la carrera de Medicina en la Universidad de Edimburgo, donde conoció al médico forense Joseph Bell. Sería este profesor recto, pracmático e inteligente el que le inspiraría la figura de su famoso personaje, Sherlock Holmes. Allí destacó en los deportes, especialmente rugbygolf y boxeo. En este período también trabajó en la comarca de Aston y Sheffield. A principios de 1880 se embarcó, como cirujano, en un ballenero denominado The Hope, en sustitución a un amigo suyo. Durante seis meses navegaría por el Ártico.​ A los 22 años (1881) se graduó como médico y completó su doctorado sobre el Tabes dorsal en 1885. Fue en estos años cuando hizo una gran amistad con el también escritor escocés J. M. Barrie.

Mientras estudiaba medicina comenzó a escribir historias cortas. La primera que apareció publicada fue The Mystery of the Sasassa Valley, en 1879 en el Chambers’s Edinburgh Journal antes de que cumpliera los 20 años.Ese mismo año también publicó su primer artículo médico Gelsemium como veneno en la British Medical Journal.​

En 1881, después de terminar su etapa universitaria, volvió a embarcarse como médico del buque SS Mayumba en su viaje a las costas de África Occidental, dando salida así a su espíritu aventurero. ​

Medicina

En 1882, cuando contaba 23 años, un antiguo compañero de clase, George Turnavine Budd, le ofreció trabajar con él en Plymouth. La relación con Budd fue difícil y terminó por establecerse por su cuenta en junio de ese mismo años en Portsmouth​. Debido al poco éxito de su consulta, comenzó de nuevo a escribir historias como The Mystery of Cloomber, no publicada hasta 1888, la inacabada Narrative of John SmithThe Captain of the Pole-Star y J. Habakuk Jephson’s Statement, ambas inspiradas en las expediciones marinas realizadas por el propio Arthur Conan Doyle.​

En 1885 contrajo matrimonio con Louise Hawkins, más conocida como Touie, con la que tuvo dos hijos: Mary Louise (1889-1976) y Alleyne Kingsley (1892-1918). Touie murió de tuberculosis el 4 de julio de 1906. Un año más tarde contrajo matrimonio con Jean Leckie, con la que llevaba más de 20 años de amor platónico (según sus biógrafos). Con Jean Leckie, Arthur Conan Doyle tuvo tres hijos más: Jean Lena Annette (1912-1997), Denis Percy Stewart (1909-1955) y Adrian Malcolm (1910-1970).

En 1900 se presentó como candidato para la Unión Liberal, pero a pesar de que era un candidato muy respetado, no fue elegido. Tras la Guerra de los Bóers escribió un artículo, «La guerra en el sur de África: causas y desarrollo», justificando la participación del Reino Unido, escrito que fue ampliamente traducido. En su opinión, fue esto lo que provocó que le nombraran caballero de la Orden del Imperio Británico en 1902, otorgándole el tratamiento de sir.

Al estallar la Primera Guerra Mundial en 1914, intentó alistarse, a sus 55 años, como simple soldado raso. En su carta defiende que es fuerte y tiene una voz audible. Lo rechazaron, pero ayudó con la propaganda y con el apoyo de voluntarios civiles desde el Reino Unido. La muerte de uno de sus hijos, Kingsley, por una neumonía que contrajo en la guerra, le hizo estrechar su vínculo con los círculos del Espiritismo fundado por Allan Kardec. Dédico a esa doctrina mucho tiempo y energías, publicando además en 1926 History of spiritualism y defendiéndolo en sus numerosas polémicas.

Arthur Conan Doyle tumba
Esta cruz marca el lugar en el que descansa Arthur Conan Doyle en el precioso cementerio de la Iglesia de Todos los Santos en Minstead.

Murió en Crowborough, East Sussex (Inglaterra), el 7 de julio de 1930, con 71 años de edad, de un ataque al corazón. Una estátua suya se encuentra en esa localidad donde residió durante 23 años.

Louise Hawkings, su segunda mujer moriría años después que él, el 27 de junio de 1940.

Carrera literaria de Arthur Conan Doyle

Novela policiaca

Portada Estudio en Escarlata.
Estudio en escarlata, la primera aparición de Sherlock Holmes.

Doyle comenzó a escribir como diversión contra las largas y tediosas horas durante las que esperaba a sus escasos pacientes en sus años en Portsmouth. En total escribió 68 relatos en los que aparece Sherlock Colmes. Los dos primeros fueron Estudio en escarlata (1887) y El signo de los cuatro (1890) que obtuvieron gran popularidad. Sin embargo no fue hasta la aparición del primer relato corto del detective, Escándalo en Bohemia  (1891 para pasar luego a la recopilación de relatos Las aventuras de Sherlock Holmes), donde el personaje comenzó a instalarse en la conciencia colectiva con las proporciones en ciernes de un mito.

El personaje de Holmes se caracteriza por su ingeniosa habilidad para el razonamiento deductivo. Igualmente brillantes son las creaciones de los personajes que le acompañan: su amigo bondadoso y torpe, el doctor Watson, que es el narrador de los cuentos, y el archicriminal profesor Moriarty.

El enorme éxito permitió a Doyle abandonar la medicina para convertirse en un escritor a tiempo completo en 1891, a la edad de 32 años. Pronto se cansó de la serie. De hecho, Arthur Conan Doyle jamás sintió apreció por su creación. Empezó a pedir más y más dinero a sus editores como estrategia a fin de que no le presionaran para escribir más relatos. Pero estos parecían dispuestos a aceptar cualquier cantidad que se le ocurriera. De esta manera, Arthur Conan Doyle se convirtió en uno de los autores mejor pagados de su tiempo.

Queda constancia en una carta que envió en noviembre de ese mismo año (1891) a su madre en la que aseguraba que tenía ganas de matar a Sherlock Holmes. Su madre, juiciosa y menos temperamental, le aconsejó que no lo hiciera. Pero como hijo díscolo ntentó «acabar» con su criatura en su relato Problema final (1893). El público británico se reveló. Arthur Conan Doyle recibió una multitud de cartas suplicando que no matara al detective. También hubo misivas amenazantes mientras que entre grupos juveniles se puso de moda llevar crespones de luto en los sombreros y atuendo. En 1902 publicó El Perro de los Baskerville en la que retomaba al personaje de Sherlock Holmes pero con trucho: sucede antes de su «muerte». Obtuvo tal éxito que año siguiente el autor cedió y resucitó al héroe en La casa deshabitada (1903).

Sherlock Holmes

Basil Rathbone como Sherlock Holmes
Basil Rathbone creó la imagen más icónica de Sherlock Holmes

Sherlock Holmes destaca por su inteligencia, su hábil uso de la observación y el razonamiento deductivo para resolver casos difíciles. Es protagonista de cuatro novelas y cincuenta y seis relatos que componen el «canon holmesiano», publicados en su mayoría por The Strand Magazine.

Es el arquetipo de investigador cerebral por excelencia e influyó en gran medida en la ficción detectivesca posterior a su aparición. Aunque se considera a Auguste Dupine, creado por Edgar Allan Poe, como un personaje predecesor muy similar, la genialidad excéntrica de éste no alcanzó la enorme popularidad que Holmes.

Descripción

Estatua de Sherlock Holmes en Picardy Place en Edimburgo, lugar de nacimiento de Conan Doyle.

Sherlock Holmes, que en un principio Doyle tenía previsto llamar Sherrinford,​ es un detective asesor, alto, delgado, frío, irónico, ingenioso e intelectualmente inquieto. Su compañero, amigo y cronista el Dr. Watson, con quien nunca llega a tutearse (se llaman por el apellido) lo describe físicamente del siguiente modo al poco de conocerse:

Su estatura sobrepasaba los seis pies, y era tan extraordinariamente enjuto, que producía la impresión de ser aún más alto. Tenía la mirada aguda y penetrante, […] y su nariz, fina y aguileña, daba al conjunto de sus facciones un aire de viveza y de resolución.

Estudio en escarlata.

En ocasiones resulta un tanto brusco, pero es cortés con las mujeres a pesar de que desconfía de ellas. El Dr. Watson resalta en uno de sus casos la presencia de una bella dama llamada Irene Adler, que chantajea al rey de Bohemia. En las obras de Sherlock Holmes se ve una geopolítica distópica. Se nombran reyes, como el de Escandinavia u otros. Sherlock  se refiera a Irene Adler como «la Mujer». A sus ojos, ella rivaliza con él mismo en inteligencia, como demuestra en una de sus aventuras.

Y así fue como se evitó un gran escándalo que pudo haber afectado al reino de Bohemia, y cómo los planes más perfectos de Sherlock Holmes se vieron derrotados por el ingenio de una mujer. Él solía hacer bromas acerca de la inteligencia de las mujeres, pero últimamente no le he oído hacerlo. Y cuando habla de Irene Adler o menciona su fotografía, es siempre con el honroso título de «la» mujer.

Escándalo en Bohemia.

No es muy ordenado en la rutina cotidiana, es muy habilidoso disfrazándose, fuma en pipa, le gustan las galletas, toca el violín con maestría (un Stradivarius, a menudo a horas poco adecuadas), es un experto apicultor, excelente boxeador, tiene un gran conocimiento científico, en especial en química, y, cuando se aburre por falta de los retos intelectuales que suponen sus casos, consume cocaína en una solución al siete por ciento. Esto se menciona en el libro El signo de los cuatro, publicado en 1890. La insistencia de Watson consigue que deje de tomar el alcaloide. Holmes y Watson conviven hasta finales del siglo XIX en el número 221B de la calle Baker, en Londres.

El primer caso en el que Sherlock interviene de joven, según le cuenta a Watson, es en la aventura de La corbeta Gloria Scott (1893), en la cual ayuda a un amigo a descifrar un mensaje codificado.

Doyle basó el método deductivo de su personaje en el proceder de uno de sus profesores en el Edinburgh Royal Infirmary, donde estudió medicina, Joseph Bell, precursor de la medicina forense.

Arthur Conan Doyle se inspiró en un antiguo amigo de la facultad, llamado Sherrinford, para darle aspecto a su personaje. Sherriford llegó a formar parte de Scotland Yard, hacia 1844. Sus descripciones de vivencias policíacas inspiraron muchas de sus obras.

Biografía
Memorias de Sherlock Holmes
Memorias de Sherlock Holmes. Recopilación de relatos de Arthur Conan Doyle.

Sherlock Holmes nació el 6 de enero de 1854. Su padre era un hacendado inglés y su madre descendía de una estirpe de pintores franceses, entre ellos el ilustre Vernet, primo de su abuela. Tiene dos hermanos: el primero es Mycroft, del cual Sherlock siempre ha dicho que es más listo que él pero que «no posee ninguna ambición ni energía». Lo que Sherlock entiende como un oficio -resolver casos a partir de minúsculos detalles- Mycroft lo ve como un simple pasatiempo. Mycroft trabaja como coordinador general e informador interno de los asuntos del gobierno británico y es miembro ilustre del Club Diógenes. El segundo se llama Sherrinford, y es el mayor de los tres. Rara vez es mencionado y conocemos muy poco de él. Muchos expertos han confirmado su existencia dado que es muy probable que, dada la época, el primogénito se llamara igual que el padre: Sherrinford.

Sherlock Holmes parece haber sido universitario (seguramente de Oxford o Cambridge). Cursaría algunas asignaturas de música y musicologíamedicinaderecho, pero sobre todo, química. Es en la universidad donde comienza su labor detectivesca (La corbeta Gloria Scott). También inicia su faceta de actor, uniéndose al grupo universitario de teatro. Ahí aprenderá a disfrazarse y adopotar otros roles. Acabada la universidad se aloja cerca del Museo Británico para poder estudiar las ciencias necesarias para el desarrollo de su carrera posterior. Conoce a Watson en 1881, en el laboratorio del hospital Saint Bartholomew. Los presenta un conocido en común con el objeto de compartir el piso: el 221B de Baker Street. Rehúsa el título de caballero (sir), pero acepta la Legión de honor de forma totalmente discreta.

Su gran enemigo, también de extraordinarias facultades intelectuales, es el profesor Moriarty. Llegó a acabar aparentemente con la vida del eminente detective en la cascada de Reichenbach, Suiza (El problema final). Arthur Conan Doyle tuvo que optar por resucitar a su héroe cuando miles de lectores protestaron llevando crespones negros en el sombrero en señal de luto. Sherlock Holmes reaparece en el caso La casa deshabitada (El regreso de Sherlock Holmes, 1903) explicando los motivos de su ausencia. Este interludio de tres años entre la aparente muerte de Sherlock Holmes y su reaparición es conocido como El Gran Hiato, tiempo literario que ha permitido a algunos autores de pastiches dar rienda suelta a la imaginación y permitirse ciertas licencias poéticas. Unos proponen la desintoxicación de Holmes a la cocaína gracias al psicoanalista Sigmund Freud. Otros  optan por el matrimonio del detective con su admirada Irene Adler. Pero son obras que se salen del canon holmesiano, por lo que son «extraoficiales».

Tras una carrera de veintitrés años, Holmes se retiró a Sussex. Allí se dedicó a estudiar filosofía y a la apicultura, y llegó a escribir un libro titulado Manual de apicultura, con algunas observaciones sobre la separación de la reina. También, casualmente, resolvió uno de sus casos más complicados: La aventura de la melena del león (1907). Posteriormente a su jubilación como detective se dedicó dos años a preparar concienzudamente una importante acción de contraespionaje poco antes del inicio de la Primera Guerra Mundial. Nada más consta sobre él a partir de 1914.

Conocimientos y habilidades
Estatua de Sherlock Holmes en Suiza.
Estatua de Sherlock Holmes en Suiza, cerca de la Cascada Reichenbach donde supuestamente el detective muere en El Problema Final.

Clásico atuendo de Sherlock Holmes

En la primera historia, Estudio en escarlata, se brinda un cierto trasfondo de Holmes. A principios de 1881, se presenta como un estudiante independiente de química con una variedad de intereses. Toda esa curiosidad le sirve en la resolución de crímenes. En una de las primeras historias, La corbeta «Gloria Scott», el padre de un amigo del colegio lo felicita por sus habilidades deductivas y el propio Holmes explica que ello fue una de las razones por la que se convirtió en detective.

Holmes siempre usa métodos científicos y se centra en los métodos de la lógica y los poderes de observación y deducción. Es un personaje excéntrico y siempre sigue siendo objetivo. El doctor Watson evalúa las habilidades de Holmes, calificándolas de este modo:

  1. Literatura. — Sensacionalista. (Sin embargo en El signo de los cuatro cita a Goethe y a La Rochefoucauld, además de mostrar su conocimiento del escritor Jean-Paul).
  2. Filosofía. — Cero.
  3. Astronomía. — Cero.
  4. Política. — Ligeros.
  5. Botánica. — Desiguales. Al corriente sobre la belladonaopio y venenos en general (puede distinguir el lugar de cultivo de la planta, día y tiempo de consumo estudiando una colilla de cigarro). Ignora todo lo referente a los cultivos prácticos y jardinería.
  6. Geología. — Conocimientos prácticos, pero limitados. Distingue de un golpe de vista las clases de tierras. Después de sus paseos por Londres puede, debido al color y consistencia, definir de qué parte de la ciudad es cada una de las manchas de barro en su pantalón.
  7. Química. — Profundos.
  8. Anatomía. — Exactos, pero no sistemáticos.
  9. Literatura sensacionalista. — Inmensos. Parece conocer con todo detalle los crímenes perpetrados en el siglo XIX.
  10. Música. — Toca bien el violín.
  11. Combate. — Experto boxeador y esgrimista de palo y espada. Sin embargo, en La aventura de la casa deshabitada, de 1901, sir Arthur Conan Doyle menciona que Holmes tenía algún conocimiento de «baritsu». El bartitsu, es un arte marcial ecléctico enfocado a la defensa personal que fue desarrollado en Inglaterra entre 1898 y 1902.
  12. Leyes. — Tiene conocimientos prácticos de las leyes británicas.

Esta calificación está elaborada al poco de empezar a convivir. Como se demuestra posteriormente, el detective posee conocimientos sobre, por ejemplo, astronomía. Esto se puede observar en El ritual de Musgrave . En La aventura de los planos de Bruce-Partington compara la visita que les hace Mycroft Holmes al 221B de Baker Street con un planeta abandonando su órbita. Y en El intérprete griego charla sobre las causas de los cambios en la oblicuidad de la Eclíptica.

Publicaciones
Estatua de Sherlock Holmes y el doctor Watson en Moscú.
Más estátuas. Esta de Holmes y el Dr. Watson en Moscú.

Sherlock Holmes y el doctor John H. Watson; ilustración de Sidney Paget para The Strand Magazine (1893).

La amplia bibliografía de Sherlock en la que se relatan las aventuras de Sherlock Holmes y su compañero Watson, conocida en su conjunto como «canon holmesiano», consta de cuatro novelas y cincuenta y seis relatos recogidos en varios tomos:10

Colecciones de relatos
Novelas[editar]

Cronistas

La mayoría de las aventuras y relatos de Sherlock Holmes están narradas por su amigo el doctor J. H. Watson, a excepción de seis relatos en particular. La aventura de la melena del león La aventura del soldado de la piel descolorida están narrados por el propio Holmes quien cuenta lo sucedido desde su perspectiva. La piedra de Mazarino es una de las últimas experiencias del afamado detective, y está narrada por un narrador omnisciente. Igual sucede en Su último saludo en el escenario. Tanto La corbeta «Gloria Scott» como El ritual de los Musgrave son casos policiales anteriores a la asociación con el doctor Watson. A pesar de que Watson las escribió, fue Holmes quien se las contó a título anecdótico de sus primeros tiempos como detective. El resto de sus aventuras y relatos sí fueron narrados por el doctor John H. Watson.

Sherlock Holmes siempre criticaba a su compañero de aventuras porque no separaba  los hechos significativos de los detalles innecesarios que distraían al lector. Sin embargo, en cuanto se ve él mismo en la tesitura de redactar sus aventuras, reconoce que el asunto tiene sus dificultades y que tal vez juzgó con demasiada severidad la redacción «florida» de Watson.

Sherlock Holmes como icono popular

benedict cumberbatch como Sherlock Holmes
Benedict Cumberbatch encarna al detective en la serie de la BBC «Sherlock» de gran popularidad.

Sherlock Holmes​ ha sido llevado muchas veces al cine y al teatro y también aparece en novelas, relatos, historietas, dibujos animados y series de televisión, con los más diversos grados de fidelidad al espíritu del personaje que es ya todo un icono de la cultura popular.

Entre los actores más aplaudidos se encuentran Benedict CumberbatchRobert Downey Jr.Basil Rathbone, quien, con Nigel Bruce, constituyeron el ícono referencial en el ámbito del cine; Peter CushingRobert Stephens y Jeremy Brett, quizás el mejor Sherlock Holmes de la pequeña pantalla debido a su grado de fidelidad en Las Aventuras de Sherlock Holmes.

Entre las historietas, destacan versiones cómicas como las españolas Las extrañas aventuras de Sherlock López y Watso de Leche (1943) de Gabriel Arnao Crespo o Sir Tim O’Theo (1970) de Raf.​ También apareció brevemente en el 50 aniversario de Detective Comics (número 572, agosto de 1980) junto a Batman, el personaje más popular de la publicación (y cuyo método deductivo guarda a veces similitudes con el personaje de Arthir Conan Doyle).

En cuanto a las novelas, Sherlock Holmes vuelve a aparecer como personaje secundario en la saga Sherlock Holmes y los Irregulares de Baker Street. Las novelas, escritas por Tracy Mack y su esposo Michael Citrin, se centran en el grupo de huérfanos (Los Irregulares de Baker Street), quienes ayudan a Holmes en varias de las novelas originales.

En 2004 Serlock Holmes fue tomado como fuente de inspiración en la serie televisiva estadounidense House, sobre el irreverente doctor del mismo nombre. No sólo comparte parecido en el nombre, sino también en su personalidad excéntrica y unos métodos muy similares a la hora de resolver sus casos. Como un guiño a los espectadores, los guionistas alojan al Dr. House en el 221B, y también comparte la dependencia a las drogas (Vicodine/cocaína al 7 %). Su mejor amigo, James Wilson, también comparte similitud en el nombre con John Watson, amén de tener la misma profesión: médico.

En diciembre del 2009 se estrenó la nueva película sobre las aventuras de Sherlock Holmes dirigida por Guy Ritchie y que cuenta con la participación de Robert Downey Jr. (Holmes), Jude Law (Watson) y Rachel McAdams (Adler).

Del 2010 a la fecha, la BBC produce serie sobre Sherlock Holmes, titulada Sherlock aunque ambientada en la actualidad. Cuenta con la participación de Benedict Cumberbatch como Sherlock Holmes, y Martin Freeman como Watson. 

En 2012, la cadena televisiva CBS inició una nueva serie, Elementary, donde un Sherlock Holmes (Jonny Lee Miller) en el presente año se muda a Nueva York después de estar en rehabilitación de un problema con drogas. En esta serie, se presenta a Watson como una mujer, la excirujana Joan Watson (Lucy Liu).

Madrid Days
Holmes y Watson en versión Garci.

En 2012 se estrenó en España una rareza llamada Holmes & Watson. Madrid Days de José Luis Garci. La historia trata sobre un viaje del detective y su acompañante a la capital de España, Madrid. Aquí tratarán de averiguar si Jack el Destripador se encuentra en la ciudad (!!!).

En 2015 se estrenó Mr. Holmes, dirigida por Bill Condon, en la que se cuenta la vida de un avejentado Sherlock en 1947, con 93 años de edad, disfrutando su retiro criando abejas e intentando resolver el enigma del caso que le hizo abandonar su profesión 35 años atrás. Sherlock está interpretado por sir Ian McKellen.

Novela Histórica

Arthur Conan Doyle se sentía mucho más orgulloso de sus novelas históricas que de las policiacas. Sin embargo, estas no tuvieron tanto éxito.

La primera novela histórica (y segunda en total) de Arthur Conan Doyle fue publicada cuando el autor acababa de llegar a la treintena. En 1889 se editó Micah ClarkeArthur Conan Doyle aborda en esta obra la historia de su propio país. Retrata además unos sucesos relativamente poco conocidos: la rebelión de Monmouth, en 1685.

Portada novela Micah Clarke
Una de las primeras ediciones de la novela Micah Clarke

El protagonista, que da nombre al libro, es un joven aventurero que se ve envuelto en un intento de derrocamiento del rey católico Jacobo II y que fue impulsado por el duque de Monmouth. Micah Clarke no sólo combate en la batalla de Sedgemoor, que sirve como epílogo a la rebelión, sino que presencia la ejecución del propio duque rebelde. La novela recoge el trasfondo religioso de los hechos, tema no baladí si tenemos en cuenta que el propio Conan Doyle era católico.

La Compañía Blanca (1891) es, seguramente, la novela histórica más famosa de sir Arthur Conan Doyle. Publicada un par de años después de Micah Clarke, el autor retrocede hasta el siglo XIV, en concreto a la Guerra de los Cien Años, para hablar de una brigada de arqueros que acompaña al Príncipe Negro en su incursión por España para tomar parte en la Primera Guerra Civil Castellana y que tiene su clímax en la batalla de Nájera.

En 1892, Doyle publicó La Gran Sombra. Se trata de una novela situada en la frontera entre Inglaterra y Escocia, en la que se hace visible la influencia de Napoleón. La sombra del título hace referencia a la del propio estadista francés, no hay que olvidar que Conan Doyle era francófilo confeso.

En 1893 sacó al mercado Los Refugiados, donde recoge el conflicto hugonote en la Francia de Luis XIV.

En 1906 escribiría Sir Nigel, que no es sino una precuela de La Compañía Blanca. Como en los anteriores casos, de nuevo una batalla sirve como clímax de la novela. En este caso se trata de la de Poitiers, en la que un joven Nigel Loring, escudero de John Chandos, mano derecha del Príncipe Negro, tiene un papel fundamental a la hora de decantar la victoria para los ingleses.

Si la Edad Media era una de las épocas favoritas de Arthur Conan Doyle, la época napoleónica no le fue a la zaga. Llegados a este punto, hay que hablar de Étienne Gerard, el brigadier francés cuyas aventuras glosó el autor escocés en dos colecciones de relatos cortos y una novela: Las Hazañas del Brigadier Gerard (1896), Las Aventuras del Brigadier Gerard (1903) y La Boda del Brigadier (1910). Pese a estar escritas desde el punto de vista del eterno enemigo de Gran Bretaña, Conan Doyle, no ahorra en los ingredientes de otros trabajos del género: romance, valentía, malvados villanos, intrigas… El mismísimo Napoleón Bonaparte asoma en las páginas de estas obras, que han dado pie a películas y a otras obras.

The adventures of Gerard
Portada recopilación de relatos «Las aventuras de Gerard»

Enmarcadas dentro de los relatos históricos, Arthur Conan Doyle escribió una serie de Historias de Piratas en las que luce su dominio sobre el tema de la navegación en unos breves relatos protagonizados por el cruel y sanguinario pirata Sharkey. Por su parte en Historias de la Antigüedad muestra sus conocimientos en las primeras civilizaciones de la Humanidad. Breves obritas ambientadas en la antigua Roma en las que Arthur Conan Doyle retrata con maestría hechos como la retirada de la última legión romana de Britania, la figura del emperador Maximino el Tracio (el primero que reinó sin pisar Roma), la llegada de los hunos a Europa. También la apasionante figura de la emperatriz bizantina Teodora, la curiosa escena en la que un iconoclasta mutila una Venus de Praxíteles, el testimonio de un hombre que conoció a Mahoma y sobre todo, en un alarde de imaginación, el encuentro ficticio entre el rey David y el héroe griego Ulises.

Las novelas de ciencia ficción

The Lost World
Arthur Conan Doyle fue un autor muy prolífico, como demuestran sus novelas de Ciencia Ficción

George Edward Challenger, el profesor Challenger, fue el personaje central en una serie de historias de ciencia ficción escritas por sir Arthur Conan Doyle. Apareció por primera vez en la novela The lost world, que describe una expedición a una aislada meseta en Sudamérica donde continúan viviendo criaturas prehistóricas como dinosaurios.

  • El mundo perdido (1912).
  • La zona ponzoñosa (1913). The Poison Belt. Madrid, Debate, 1982.
  • Cuando la Tierra lanzó alaridos (1928)
  • La máquina desintegradora (1929)
  • La tierra de la niebla (1926). The Land of Mist.

Agatha Christie, la reina del suspense

Agatha Christie

Introducción

Agatha Christie es una escritora inglesa del género policíaco, sin duda una de las más prolíficas y leídas del siglo XX. Hija de un financiero de Nueva York que murió cuando ella tenía once años de edad, recibió educación privada hasta la adolescencia y después estudió canto en París.

Agatha Christie pop
Agatha Chrisite forever

Se dio a conocer como escritora en 1920, cuando Agatha Christie contaba con 30 años, con El misterioso caso de Styles. En este primer relato aparece ya el famoso investigador Hércules Poirot, al que pronto alternaría con Miss Marple, una perspicaz señora de edad avanzada.

En 1928 se divorció de Archibald Christie. Sumida en una larga depresión, protagonizó una desaparición enigmática: una noche de diciembre de 1937 su coche apareció abandonado cerca de la carretera, sin rastros de la escritora. Once días más tarde se registró en un hotel con el nombre de la amante de su marido. Fue encontrada por su familia y se recuperó tras un tratamiento psiquiátrico.

En 1939 contrajo matrimonio con el arqueólogo Max Mallowan, a quien acompañó en sus expediciones a Irak y Siria. Esas estancias inspiraron varios de sus novelas más famosas, como Asesinato en la Mesopotamia (1930), Muerte en el Nilo (1936) y Cita con la muerte (1938).

El éxito de sus obras promovió que la propia Agatha Christie las adaptara al teatro. Diversas de ellas han sido llevadas al cine también. Entre sus títulos más populares se encuentran Asesinato en el Orient-Express (1934), Muerte en el Nilo (1937) y Diez negritos (1939). En su última novela, Telón (1974), la muerte del personaje Hércules Poirot concluye una carrera ficticia de casi sesenta años.

Agatha Christie ha tenido admiradores y pero también detractores entre escritores y críticos. Se le acusa de conservadurismo, racismo y chovinismo por su exaltación de la superioridad británica. Pero se le reconoce también su habilidad para la recreación de ambientes rurales y urbanos de la primera mitad del siglo XX de las Islas Británicas, su oído para el diálogo, la verosimilitud de las motivaciones psicológicas de sus asesinos, e incluso su radical escepticismo respecto de la naturaleza humana: cualquiera puede ser un asesino, hasta la más apacible dama de un cuidado jardín de rosas de Kent.

Además de investigadores ocasionales, como un voluminoso y burocrático detective, imitación del míster Pond de G. K Chesterton, o una pareja de jóvenes espías ingleses adiestrados en la Primera Guerra Mundial, inventó dos de los detectives más famosos del género: Hércules Poirot, belga residente en Londres, ayudado por un inepto coronel Hastings que homenajea al Watson de Arthur Conan Doyle. También Miss Marple, una solterona chismosa que descubre, mediante sorprendentes analogías, la autoría de crímenes misteriosos.

Agatha Christie fue también autora teatral de éxito, La ratonera Testigo de cargo son buen ejemplo de ello. La primera, estrenada en 1952, se representó en Londres ininterrumpidamente durante más de veinticinco años; la segunda fue llevada al cine en 1957 en una magnífica versión dirigida por Billy Wilder. Escribió novela de corte sentimental bajo el seudónimo, Mary Westmaccot, sin demasiado éxito. En 1971 fue nombrada Dama del Imperio Británico. Falleció por causas naturales en 1976.

Agatha Chrisite aparece en el Libro Guinness de los Récords como la novelista con más éxito de todos los tiempos. Se estima que se han vendido dos mil millones de copias de sus obras, posicionándose sus trabajos como los terceros más vendidos en el mundo, solo por detrás de las obras de William Shakespeare y la Biblia.​ Según el Index Translationum, Christie es la autora individual más traducida, con ediciones en al menos 103 idiomas. En 2013, su obra El asesinato de Roger Ackroyd fue elegida como la mejor novela de crimen de todos los tiempos por 600 miembros de la Asociación de Escritores de Crimen.

Agatha Christie no es la escritora que más fascina a un servidor. Pero valoro su ingenio, su capacidad de trabajo, el poder evocador de ambientes pasados y el haber sabido destacar en un mundo absolutamente masculino en una época en la que las mujeres eran considerasdas poco más que muebles.

Biografía

Agatha Mary Clarissa Miller nació el 15 de septiembre 1890 en el seno de una familia de clase media alta en TorquayDevon, al sudoeste de Inglaterra.​ Su madre, Clara Boehmer, originaria de Belfast. La mala situación financiera familiar hizo que sus padres enviaran a Clara a vivir a Sussex Occidental con su tía Margaret Miller, casada desde 1863 con un norteamericano millonario, Nathaniel Frary Miller. Ahí conoció a su futuro esposo, Frederick Alvah Miller, un agente de bolsa estadounidense e hijo de su padrastro.

El señor Miller (hijo) agradable y amable desarrolló una relación amorosa con Clara, con quien se casó en abril de 1878.​ El matrimonio tuvo tres hijos, Agatha Mary Clarissa, Margaret «Madge» Frary (1879-1950) y Louis «Monty» Montant Miller (1880-1929). Agatha nació en una villa de Torquay llamada «Ashfield», adquirida por su madre.

Infancia y juventud de Agatha Christie

Agatha Christie joven
Voraz lectora, de niña nunca mostró interés en la escritura.

Agatha Christie en su niñez.

La infancia de Agahte Christie fue muy feliz​. Creció rodeada de mujeres fuertes e independientes. Su vida alternaba entre su casa de Devonshire y las residencias de su abuela y tías en EalingWest End y algunas partes del sur de Europa, que su familia frecuentaba durante las vacaciones de invierno. De educación cristiana, fue criada en un hogar de creencias esotéricas y, al igual que sus hermanos, estaba convencida que su madre Clara era una psíquica con percepciones extrasensoriales.​ Sus padres insistieron en que su hija recibiera una educación hogareña​ que incluía lectura, escritura y operaciones aritméticas básicas. También fue instruida acerca de la música y aprendió a tocar instrumentos como el piano y la mandolina.

Lectora voraz desde niña, entre sus libros preferidos se hallaban los infantiles escritos por la señora Molesworth. Más adelante pasó a leer versos surrealistas de Edward Lear y Lewis Carroll. Si bien pasaba mucho tiempo con sus mascotas, gran parte de su infancia transcurrió en soledad y aislada de otros niños. A pesar de eso, Christie logró relacionarse con un grupo de niñas en Torquay. Señaló que «uno de los mejores momentos de mi existencia» fue su aparición en una producción operística juvenil de Gilbert y SullivanThe Yeomen of the Guard, en la que interpretó a la héroe, Fairfax, en compañía de las otras jóvenes.

Su padre enfermo del corazón, murió en noviembre de 1901 de un ataque cardiaco a los 55 años. Su muerte dejó a la familia devastada y con un futuro económico incierto. Agatha y su madre continuaron viviendo juntas en su casa de Torquay, mientras que su hermana Madge se trasladó a Cheadle Hall con su nuevo marido. Por su lado su hermano Monty se unió al ejército para luego ser enviado a Sudáfrica, donde luchó en la Guerra de los Boers.

Agatha Christie declararía más tarde que la muerte de su padre, que se produjo cuando contaba con once años, marcó el fin de su infancia. En 1902, Agatha comenzó a recibir una educación formal en la Escuela de Niñas de la Señorita Guyer en Torquay pero encontró dificultades para adaptarse al régimen disciplinario. En 1905, fue enviada a París, donde estudió en tres entidades, Mademoiselle Cabernet, Les Marroniers y la de la señorita Dryden.

Agatha Chrisite bailando
Una joven Agatha Christie y amigas durante una representación escolar. (Lo interesante de la foto es descubrir cual de estas beldades es nuestra protagonista).

juventud. Primera Guerra Mundial

En 1910, cuando contaba con 20 años, regresó a Torquay. Su madre estaba enferma y ambas decidieron pasar tiempo juntas en un lugar de clima más templado. Se marcharon a El Cairo, donde se alojaron durante tres meses en el Gezirah Palace Hotel. Fue entonces cuando visitó monumentos egipcios antiguos como la Gran Pirámide de Giza pero no mostró interés en ese momento por la arqueología y egiptología que llegaron a ser un aspecto relevante en su obra años más tarde.​ De regreso a Gran Bretaña, continuó con sus actividades sociales, la escritura y la realización de teatro para aficionados. Algunas de sus primeras obras fueron publicadas pero Agaltha Christie no intentó en ningún momento centrar su futuro profesional en la escritura. ​

Mientras se recuperaba en la cama de una enfermedad, escribió su primer cuento, The House of Beauty, que versaba sobre el mundo de «la locura y los sueños». El biógrafo Janet Morgan comentó más tarde que a pesar de desaciertos de estilo, la historia era convincente.​ La mayoría de sus relatos posteriores, en especial The Call of Wings y The Little Lonely God, reflejaban su interés por el espiritismo y lo paranormal. Muchos de estos textos primerizos fueron rechazados. Más adelante la propia Agatha Christie los revisaría y serían presentados como nuevos.​

Su primera novela, Snow Upon the Desert, está basada en sus recientes experiencias en El Cairo. Tras la negativa de varias editoriales, pidió consejo a un amigo de la familia, el escritor Eden Philpotts. Este le alentó a que continuara con su obra y le presentó a su agente literario, Hughes Massie. Sin embargo, Massie también rechazó Snow Upon the Desert y sugirió la preparación de una segunda novela.

Tuvo breves relaciones infructuosas hasta que conoció a Archibald «Archie» Christie (1889-1962). Se trataba de un aviador de la Royal Flying Corps nacido en la India hijo de un juez civil. Ambos se enamoraron rápidamente y, al enterarse de que sería destinado a Farnborough, le propuso matrimonio, propuesta que Agatha aceptó.​

En 1914 estalla la Primera Guerra Mundial. Archie fue enviado a Francia para combatir a las fuerzas alemanas.​ Agatha se unió a la Voluntary Aid Detachment (VAD),​ donde atendió soldados heridos en el Hospital de Torquay. Definió su labor de enfermera como «uno de los trabajos más gratificantes que cualquiera pueda tener». ​También actuó como dispensadora hospitalaria para la Cruz Roja. Su trabajo ahí tuvo cierta influencia en su obra ya que muchos de los asesinatos que relató se llevaron a cabo con venenos. Finalmente, Archie fue enviado de regreso a Gran Bretaña en septiembre de 1918 como coronel en el Ministerio del Aire y ambos se instalaron en un apartamento en el número 5 de Northwick Terrace al noroeste de Londres.

Agatha Christie enfermera
Agatha Christie como enfermera durante la Primera Guerra Mundial.

Primeras novelas

Agatha Christie era lectora de relatos detectivescos. Le gustaron La dama de blanco La piedra lunar de Wilkie Collins así como las primeras historias de Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle.  Inspirada por dichas obras, en 1920 escribió su primera novela policíaca, El misterioso caso de Styles, donde presentó al detective Hércules Poirot retratado como un exoficial de la policía belga que se había refugiado en Gran Bretaña después de la invasión alemana en Bélgica. Sus catos característicos eran «magníficos bigotes» y su cabeza en forma de huevo.

La novela fue rechazada por seis editoriales. John Lane en The Bodley Head tras varios meses de análisis se ofreció a publicarla si Christie modificaba el final. Firmó un contrato para una tirada de 2000 copias.​ Según The Times Literary Supplement, «el único defecto que tiene esta historia es que es casi demasiado ingeniosa… Se dice que es el primer libro de la autora y… una historia de detectives en la que el lector no sería capaz de localizar al criminal».​

En agosto de 1919, Christie había dado a luz a su hija Rosalind en Ashfield, donde el matrimonio pasaba gran parte de su tiempo. Archie salió de la Fuerza Aérea hacia el final de la guerra y comenzó a trabajar en el sistema financiero de Londres con un salario mas bien modesto.

La segunda novela de Christie, El misterioso señor Brown (1922), publicada por The Bodley Head, contó con una nueva pareja de detectives, Tommy y Tuppence Beresford. Una tercera novela, Asesinato en el campo de golf (1923), tuvo nuevamente a Poirot como protagonista al igual que los cuentos encargados por Bruce Ingram, director de la revista Sketch.​ The Times Literary Supplement comparó los métodos de detección de Poirot con los de Sherlock Holmes y concluyó favorablemente que el libro «ofrece al lector un misterio apasionante de tipo poco común».​ Por su parte, The New York Times Book Review señaló que «aquí hay una muy buena historia de detectives que puede ser cálidamente recomendada a los que les gusta ese tipo de ficción». El matrimonio dejó a su hija Rosalind con la madre y la hermana de Agatha para luego viajar por SudáfricaAustraliaNueva Zelanda y Hawai con el de promocionar la Exhibición del Imperio Británico.

Ausencia de agatha christie

A finales de 1926, Archie reveló que estaba enamorado de otra mujer, Nancy Neele,​ y solicitó el divorcio. El 3 de diciembre de 1926, Christie y Archibald mantuvieron una discusión y él abandonó su residencia de Berkshire para pasar el fin de semana con su amante en Surrey. Esa misma noche, Agathe Christie desapareció. Dejó una carta a su secretaria en la que le informaba que estaría en Yorkshire.

Anuncio desaparición Agatha Christie
La desaparición de Agatha Christie tuvo al Reino Unido en vilo. Nunca se aclaró que pasó durante esos 10 días.

Su automóvil fue encontrado más tarde en Newlands Corner, al lado de un lago cercano a Guildford, junto con prendas de ropa y un permiso de conducir caducado. El hecho provocó una severa conmoción entre sus seguidores y atrajo la atención de la prensa. El ministro del Interior, William Joynson-Hicks, presionó a la policía y un periódico ofreció 100 libras como recompensa para quien pudiera dar información sobre el paradero de la escritora. Más de mil agentes de policía, 15.000 voluntarios y varios aviones rastrearon la zona rural. Sir Arthur Conan Doyle entregó uno de los guantes de Christie a un médium para que la encontrara.

La noticia apareció en la primera plana de The New York Times. A pesar de la intensa búsqueda, no fue encontrada hasta once días después del hecho.​ El 14 de diciembre de 1926, fue identificada como una huésped del Swan Hydropathic Hotel en Harrogate, donde se registró como Teresa Neele —el apellido de la amante de su marido—. La escritora no sabía por qué estaba ahí y tampoco fue capaz de reconocer a su marido cuando este llegó a su encuentro. Recibió tratamiento psiquiátrico en Harley Street.

Christie nunca dio explicaciones con respecto a su desaparición.​ Aunque dos médicos por entonces le diagnosticaron fuga psicogénica, la opinión en cuanto a las razones de su desaparición continúa dividida. Una indica que habría sufrido una crisis nerviosa ocasionada por su propensión a la depresión, agravada por la muerte de su madre a principios de año y la infidelidad de su marido. Otra parte del creyó que Agatha Christie había fingido su desaparición como truco publicitario o para hacerle creer a la policía que su esposo la había matado.

El autor Jared Cage entrevistó a múltiples testigos y familiares de la escritora para su libro biográfico, Agatha Christie y los 11 días perdida. Una gran cantidad sugirió que la escritora llevó a cabo su desaparición intencionalmente como venganza a Archibald sin imaginar la notoriedad pública que tomaría el hecho. La película de Michael Apted de 1979, Agatha, protagonizada por Vanessa RedgraveDustin Hoffman y Timothy Dalton, recreó a una Christie planificando su suicidio para culpar a la amante de su marido por «asesinato». Un periodista estadounidense, interpretado por Hoffman, la sigue de cerca y detiene su plan.

Vanessa Redgrave como Agatha Christie
Vanessa Redgrave, una favorecida Agatha para el cine.

Los Christie se divorciaron en 1928, Archie se casó al poco tiempo con Nancy Neele y Agatha recibió la custodia de su hija Rosalind. Durante su matrimonio, publicó seis novelas, una colección de historias cortas y una serie de cuentos en revistas. Madre e hija se trasladaron a España, a las islas Canarias, donde terminó de redactar El misterio del tren azul.

A finales de 1928, Agatha escribió su primera novela bajo el seudónimo de Mary Westmacott, El pan del gigante, que no pertenece al género policiaco sino que versa sobre un compositor obligado a trabajar por razones financieras.

Éxito

Su primer gran éxito llegó en 1926 con la publicación de El asesinato de Roger Ackroyd . Se comercializaron 5000 ejemplares en la primera tirada. La novela, provocó una controversia por la forma en que cambia las reglas tradicionales de la novela policíaca. Está narrada en primera persona para ocultar y al mismo tiempo revelar la identidad del asesino. En la trama, el médico rural Sheppard no sólo representa al ayudante de Poirot sino que es el responsable del asesinato. 

Según sus propias manifestaciones, lo que seducía a Agatha Christie era la necesidad de formular determinados pasajes del informe de una manera tan ambigua que no hiciera sospechar al lector. Esta refinada construcción ha convertido El asesinato de Roger Ackroyd en una de aquellas raras novelas policíacas cuya segunda lectura produce en el aficionado a este género más placer intelectual que la primera.

En 1928, publicó El misterio de Sittaford que cosechó críticas desfavorables.​

Agatha Christie decidió tomarse un respiso y partió hacia Bagdad. De ahí viajó a la zona arqueológica de Ur, donde forjó una amistad con los dirigentes de una excavación, Leonard y Katharine Wooley. Fue invitada de nuevo al año siguiente y conoció al arqueólogo Max Mallowan.​ Tras un breve noviazgo, contrajeron matrimonio en septiembre de 1930 en la isla de Skye y realizaron su luna de miel alrededor de ItaliaYugoslavia y Grecia.

Su matrimonio, a diferencia del anterior, fue fructífero y perduró hasta la muerte de la escritora en 1976.​ Ambos solían pasar los veranos en Ashfield con Rosalind, la Navidad con la familia del hermano de Mallowan en Abney Hall, los finales de otoño trabajando en excavaciones arqueológicas —principalmente en Siria e Iraq— y el resto del año en Londres y su casa de campo en WallingfordOxfordshire..

En 1930 Muerte en la vicaría. Esta novela fue la primera con Miss Marple. .representada en el Teatro de la Embajada en West EndLondresOtras obras —como Diez negritos— transcurren alrededor Torquay, donde se crió.

Su novela de 1934, Asesinato en el Orient Express, fue escrita en el Hotel Pera Palace de Estambul. Este establecimiento mantiene intacta la habitación en la que permaneció Agatha Christie como un reconocimiento a la autora. Su propiedad en Greenway se halla en la actualidad bajo cuidado del National Trust. La residencia de su cuñado James Watts en Abney Hall significó una gran influencia para la escritora a tal punto que se basó en ese lugar para confeccionar al menos dos producciones literarias, Pudding de Navidad para la colección de cuentos del mismo nombre y la novela Después del funeral.

Agatha Chrisite en Pera Palace
Agatha Chrisite en el hotel Pera Palace de Estambul, donde escribió Asesinato en el Orient Express

Segunda Guerra Mundial

Durante la Segunda Guerra Mundial, Agatha Christie desempeñó labores en la farmacia del University College de Londres, donde adquirió más conocimientos sobre  venenos. Sus estudios sobre químicos a menudo se vieron reflejados en sus historias publicadas en los años de posguerra. El jefe farmacéutico Harold Davis, posteriormente trasladado al Ministerio de Salud del Reino Unido, le informó sobre el uso del talio.  Dichos conocimientos los aplicó en El misterio de Pale Horse, (1961). Su descripción de la intoxicación con talio fue tan precisa que curiosamente ayudó a resolver un caso médico que resultó desconcertante para los especialistas.

En 1941 Agatha Christie escribió El misterio de Sans Souci, obra que le supondría cuantiosos problemas. La trama se basa en el apresamiento de los dos principales espías del régimen nazi. Uno de sus personajes, Major Bletchley, es un exoficial del Ejército Indio que afirma conocer los secretos planes de guerra de Reino Unido. A partir de entonces  la agencia de inteligencia británica MI5  empezó a investigar a Agatha Christie. Creían que tenía algún contacto que le estaba pasando información. Investigaron también a todos sus amigo y hallegados.

 De todas formas el período de guerra fue el momento álgido en la carrera de Agatha Christie. Algunas de sus obras más destacadas durante esa época fueron Cinco cerditosDiez negritosEl caso de los anónimosUn cadáver en la biblioteca y Maldad bajo el sol. Diez negritos es la novela de misterio más vendida de la historia y es considerado uno de los libros más vendidos de todos los tiempos.

vejez y muerte

Agatha Christie anciana
Agahta Christie se mantuvo activa hasta el final de sus días.

A finales de 1946, publicó Lejos de ti esta primavera, como Mary Westmacott. La novela fue duramente criticada lo que generó la decepción de la autora, que había disfrutado de la libertad de escribir sin la presión de ser Agatha Christie. A comienzos de la década de 1950, Christie disminuyó su ritmo de vida y escribió con menor asiduidad, aunque dedicó gran parte de su tiempo a producciones teatrales. Su mayor éxito, La ratonera (1952), estuvo treinta años en cartel en el Teatro St. Martin del West End y alcanzó 12.483 representaciones sólo en Londres.​

En 1955, se fundó Agatha Christie Limited con el fin de preservar los derechos de la mayoría de sus publicaciones.​ Fue una pionera entre los escritores en tomar esa decisión que fue muy criticada e incomprendida en ese momento.

En 1956 fue nombrada Comendadora de la Orden del Imperio Británico. Un año más tarde se convirtió en presidenta del Detection Club. En 1961 recibió el doctorado honorario de la Universidad de Exeter y en 1971, la reina Isabel II la promovió a Dama Comendadora de Imperio Británico.

Desde 1971 a 1974, la salud de Christie se deterioró considerablemente aunque continuó trabajando. Su última aparición pública data de 1974 cuando asistió al estreno de la versión cinematográfica de Asesinato en el Orient Express protagonizada por Albert Finney. La última historia con Poirot, Telón, fue publicada en diciembre de 1975, mientras que el último libro con Miss Marple, Un crimen dormido, fue lanzado en octubre de 1976 aunque ambos estaban redactados desde los años 40. En enero de 1976, Christie sufrió un severo estado gripal y,​ ante el debilitamiento de su estado físico, otorgó los derechos de autor de La ratonera a su nieto.

Tumba de Agatha Christie
Tumba de Agatha Christie en Cholsey.

Christie falleció de causas naturales el 12 de enero de 1976 a los 85 años en su residencia Winterbrook House de Wallingford.​ Sus restos fueron inhumados en el cementerio de Santa María en Cholsey.​ La única hija de Agatha  Christie, Rosalind Margaret Hicks, murió el 28 de octubre de 2004 a la misma edad y de las mismas causas que su madre. Su nieto, Mathew Prichard, nacido en 1943, heredó los derechos de algunas obras de su abuela y en la actualidad es presidente de Agatha Christie Limited.

Producción literaria

Agatha Christie
Agatha Christie era una trabajadora infatigable.

Christie publicó 66 novelas policiacas además de obras de teatro, seis novelas románticas, historias cortas, un libro infantil y dos autobiografías publicadas después de su muerte. Una resume su vida profesional y privada hasta 1965, y otra que relata sus experiencias en Medio Oriente junto a su esposo.

Una de sus facetas menos conocidas fue la poesía, género al que se dedicó en sus años de adolescencia y durante la Primera Guerra Mundial. Su primera colección de poemas y baladas, El camino de los sueños, publicada en 1924, es significativa para sus seguidores ya que contiene el personaje de Arlequín y otros de la Comedia del arte italiana. Una segunda colección de poesía fue publicada en 1973 bajo dos secciones, una con versos de 1924 y otra con 27 composiciones centradas en lugares que Christie había visitado, la nostalgia por la infancia, el arte y la belleza.

También publicó seis novelas románticas bajo el seudónimo de Mary Westmacott, la primera en 1930 y la última en 1956. Utilizó ese apelativo debido a su carácter introvertido y su dificultad para expresar emociones y sentimientos. Las dos primeras obras de este género tuvieron tono autobiográfico.

Su obra se puede estructuras de la siguiente manera.

  • 6 novelas de romance.
  • 23 obras de teatro, de los cuales:
    • 17 fueron escritas por ella misma.
    • 6 fueron escritas por terceros, basadas en sus novelas.
  • 3 libros de poemas e historias para niños.
Novelas de Agatha Christie
La producción literaria de Agatha Christie es cuantiosa.

Narrativa

Novelas (como Agatha Christie)

Año Título Título original Detective/s
1920 El misterioso caso de Styles The Mysterious Affair at Styles Hércules Poirot y el Capitán Hastings
1922 El misterioso señor Brown The Secret Adversary Tommy y Tuppence Beresford
1923 Asesinato en el campo de golf The Murder on the Links Hércules Poirot y el Capitán Hastings
1924 El hombre del traje marrón The Man in the Brown Suit Coronel Race
1925 El secreto de Chimneys The Secret of Chimneys Superintendente Battle
1926 El asesinato de Roger Ackroyd The Murder of Roger Ackroyd Hércules Poirot
1927 Los cuatro grandes The Big Four Hércules Poirot y el Capitán Hastings
1928 El misterio del tren azul The Mystery of the Blue Train Hércules Poirot
1929 El misterio de las siete esferas The Seven Dials Mystery Superintendente Battle
1930 Muerte en la vicaría The Murder at the Vicarage Miss Marple
1931 El misterio de Sittaford The Sittaford Mystery
1931 El enigmático señor Quin The Mysterious Mr. Quin
1932 Peligro inminente Peril at End House Hércules Poirot y el Capitán Hastings
1933 La muerte de Lord Edgware Lord Edgware Dies Hércules Poirot y el Capitán Hastings
1934 Asesinato en el Orient Express Murder on the Orient Express Hércules Poirot
1934 La trayectoria del bumerán Why Didn’t They Ask Evans? o The boomerang clue
1935 Tragedia en tres actos Three Act Tragedy Hércules Poirot
1935 Muerte en las nubes Death in the Clouds Hércules Poirot
1936 El misterio de la guía de ferrocarriles The A.B.C. Murders Hércules Poirot y el Capitán Hastings
1936 Asesinato en Mesopotamia Murder in Mesopotamia Hércules Poirot
1936 Cartas sobre la mesa Cards on the Table Hércules Poirot y el Superintendente Battle
1937 El testigo mudo Dumb Witness o Poirot loses a client Hércules Poirot y el Capitán Hastings
1937 Muerte en el Nilo Death on the Nile Hércules Poirot
1938 Cita con la muerte Appointment with Death Hércules Poirot
1939 Navidades trágicas Hercule Poirot’s Christmas Hércules Poirot
1939 Matar es fácil Murder is Easy Superintendente Battle
1939 Diez negritos Ten Little Niggers/And Then There Were None
1940 Un triste ciprés Sad Cypress Hércules Poirot
1940 La muerte visita al dentista One, Two, Buckle My Shoe Hércules Poirot
1941 Maldad bajo el sol Evil Under the Sun Hércules Poirot
1941 El misterio de Sans Souci N or M? Tommy y Tuppence Beresford
1942 Un cadáver en la biblioteca The Body in the Library Miss Marple
1942 Cinco cerditos Five Little Pigs Hércules Poirot
1943 El caso de los anónimos The Moving Finger Miss Marple
1944 Hacia cero (Hora cero) Towards Zero Superintendente Battle
1945 La venganza de Nofret Death Comes as the End
1945 Cianuro espumoso Sparkling Cyanide Coronel Race
1946 Sangre en la piscina The Hollow Hércules Poirot
1948 Pleamares de la vida Taken at the Flood Hércules Poirot
1949 La casa torcida Crooked House
1950 Se anuncia un asesinato A Murder is Announced Miss Marple
1951 Intriga en Bagdad They Came to Baghdad
1952 La señora McGinty ha muerto Mrs McGinty’s Dead Hércules Poirot
1952 El truco de los espejos They do it with mirrors Miss Marple
1953 Un puñado de centeno A Pocket Full of Rye Miss Marple
1953 Después del funeral After the Funeral Hércules Poirot
1955 Destino desconocido Destination Unknown
1955 Asesinato en la calle Hickory Hickory Dickory Dock Hércules Poirot
1956 El templete de Nasse-House Dead Man’s Folly Hércules Poirot
1957 El tren de las 4:50 4.50 from Paddington Miss Marple
1958 Inocencia trágica Ordeal by Innocence
1959 Un gato en el palomar Cat Among the Pigeons Hércules Poirot
1961 El misterio de Pale Horse The Pale Horse
1962 El espejo se rajó de lado a lado The Mirror Crack’d from Side to Side Miss Marple
1963 Los relojes The Clocks Hércules Poirot
1964 Misterio en el Caribe A Caribbean Mystery Miss Marple
1965 En el hotel Bertram At Bertram’s Hotel Miss Marple
1966 La tercera muchacha Third Girl Hércules Poirot
1967 Noche eterna Endless Night
1968 El cuadro By the Pricking of My Thumbs Tommy y Tuppence Beresford
1969 Las manzanas Hallowe’en Party Hércules Poirot
1970 Pasajero a Frankfurt Passenger to Frankfurt
1971 Némesis Nemesis Miss Marple
1972 Los elefantes pueden recordar Elephants Can Remember Hércules Poirot
1973 La puerta del destino Postern of Fate Tommy y TuppenceBeresford
1975 Telón Curtain Hércules Poirot y el Capitán Hastings
1976 Un crimen dormido Sleeping Murder Miss Marple
Mansión Agatha Christie en Greenway
Mansión Agatha Christie en Greenway

Recopilación de cuentos

Agatha Christie escribió 64 relatos recogidos en los siguientes volúmenes.

Fecha Nombre Nombre original
1924 Poirot investiga Poirot Investigates
1929 Matrimonio de sabuesos Partners in Crime
1932 Miss Marple y trece problemas The Thirteen Problems
1934 Parker Pyne investiga Parker Pyne investigates
1934 El misterio de Listerdale The Listerdale Mystery
1937 Asesinato en Bardsley Mews Murder in the Mews
1939 Problema en Pollensa The Regatta Mystery and Other Stories
1947 Los trabajos de Hércules The Labours of Hercules
1948 Testigo de cargo Witness For The Prosecution and Other Stories
1950 Tres ratones ciegos y otras historias Three Blind Mice and Other Stories
1951 Ocho casos de Poirot The Under Dog and Other Stories
1960 Pudding de Navidad The Adventure of the Christmas Pudding
1966 Poirot infringe la ley The Veiled Lady/The Hound of Death/Double Sin
1974 Primeros casos de Poirot Poirot’s Early Cases
1997 Un dios solitario y otros relatos While the Light Lasts and Other Stories

Inéditos en español

Fecha Nombre Nombre original
1933 El podenco de la muerte y otras historias The Hound of Death
1961 Doble culpabilidad y otras historias Double Sin and Other Stories
1971 La bola dorada y otras historias The Golden Ball and Other Stories
1979 Últimos casos de Miss Marple y otras dos historias Miss Marple’s Final Cases and Two Other Stories
1997 El juego de té Arlequín y otras historias The Harlequin Tea Set and Other Stories

Novelas sentimentales (Como Mary Westmacott)

A fin de no dañar su marca personal, Agatha Christie usó el seudónimo de Mary Westmacott​ para publicar novelas de romanticas.

Fecha Nombre Nombre original
1930 Un amor sin nombre Giant’s Bread
1934 Retrato inacabado Unfinished Portrait
1944 Lejos de ti esta primavera Absent in the Spring
1948 La rosa de sangre The Rose and the Yew Tree
1948 Una hija es una hija A Daughter’s a Daughter
1956 La carga The Burden

teatro

Escritas por Agatha Christie 

Agatha Christie, a lo largo de su carrera, escribió un total de 17 obras de teatro, algunas basadas en sus libros, y otras con historias completamente nuevas.

Fecha Nombre Nombre original
1930 Café solo
Novelizada por Charles Osborne en 1998
Black Coffee
1943 Diez negritos
Basada en su libro Diez negritos.
And Then There Were None
1944 Asesinato en el Nilo
Basada en su libro Muerte en el Nilo.
Murder on the Nile/Hidden Horizon
1945 Cita con la muerte
Basada en su libro Cita con la muerte.
Appointment With Death
1951 Sangre en la piscina
Basada en su libro Sangre en la piscina.
The Hollow/The Suspects
1952 La ratonera
Basada en su relato Tres ratones ciegos.
The Mousetrap
1953 Testigo de cargo
Basada en su libro Testigo de cargo.
Witness for the Prosecution
1954 La telaraña
Novelizada por Charles Osborne en 2000.
The Spider’s Web
1956 Una hija es una hija
Escrita a finales de 1930. Representada una sola vez. Nunca se publicó.
Su libro A Daughter’s a Daughter está basado en esta obra.
A Daughter’s a Daughter
1956 Hacia cero
Basada en su libro Hacia cero. Co-escrita con Gerard Verner
Towards Zero
1958 Veredicto Verdict
1958 Una visita inesperada
Novelizada por Charles Osborne en 1999.
The Unexpected Guest
1960 Los ojos que vieron la muerte
Basada en su libro Cinco cerditos.
Go Back for Murder
1962 Regla de tres
Que comprende Afternoon at the SeasideThe Rats y The Patient.
Rule of Three
1972 Tres violinistas
Originalmente Fiddlers Five, nunca se publicó.
Fiddlers Three
1973 Akenatón
Escrita en 1937.
Akhnaton
2003 Chimneys
Escrita en 1931. Basada en su libro El secreto de Chimneys, nunca se publicó.
Chimneys

Escritas por otros

Fecha Nombre Nombre original Autor
1928 Coartada
Basada en su libro El asesinato de Roger Ackroyd,
Alibi Michael Morton
1930 El rostro del asesino Love from a Stranger Frank Vosper
1940 Peligro inminente
Basada en su libro Peligro inminente.
Peril at End House Arold Ridley
1949 Muerte en la vicaría
Basada en su libro Muerte en la vicaría.
Murder at the Vicarage Moie Charles and Barbara Toy
1981 Cartas sobre la mesa
Basada en su libro Cartas sobre la mesa.
Cards on the Table Leslie Darbon
1993 Matar es fácil
Basada en su libro Matar es fácil.
Murder is Easy Clive Exton

Obras de teatro radiofónicas

Fecha Nombre Nombre original
1937 Iris amarillo
Basada en su cuento homónimo.
Yellow Iris
1947 Tres ratones ciegos
La célebre pieza teatral La ratonera fue basada en esta obra radiofónica.
Three Blind Mice
1948 Manteca en el plato señorial Butter In a Lordly Dish
1954 Llamada personal Personal Call

Trabajos autobiográficos

Fecha Nombre Nombre original
1946 Ven y dime cómo vives Come, Tell Me How You Live
1977 Agatha Christie: Autobiografía Agatha Christie: An Autobiography

Otros trabajos publicados

Agatha Christie también escribió a lo largo de su carrera poemas y relatos infantiles.

Fecha Nombre Nombre original
1925 El camino de los sueños The Road of Dreams
1965 Una estrella sobre Belén Star Over Bethlehem and other stories
1973 Poemas Poems

Trabajos colectivos

En sus primeros tiempos, en el Detection Club se escribieron novelas colectivas, de las cuales Christie tomó parte.

Fecha Nombre Nombre original
1930 Tras el biombo Behind The Screen
1931 La primicia The Scoop
1931 El almirante flotante The Floating Admiral
Muerte en el Nilo
Muerte en el Nilo, versión cinematográfica de 1978, con Peter Ustinov y Bette Davis encabezando el elenco.

Influencias

Desde pequeña, Agatha Christie se convirtió en lectora de Walter ScottJohn MiltonAlexandre DumasJane Austen y Arthur Conan Doyle​. Alegaba que sería eficaz para olvidar los «horrores de la guerra». Si bien Christie prefería a Dickens, estaba convencida de que sería capaz de escribir historias como las de Doyle. Agatha y su hermana Madge leían sus relatos detectivescos desde la edad de ocho años. Las influencias de Doyle en Christie se presentaron en la primera novela de la escritora, El misterioso caso de Styles,​ donde se pueden apreciar algunas semejanzas entre Holmes y Poirot. A pesar de que Conan Doyle fue el autor más influyente en su obra, también lo fueron en menor medida Edgar Allan PoeAnna Katherine Green y G. K. Chesterton.

En una ocasión, Agatha Christie le comentó a su hermana Madge que se consideraba capaz de escribir una historia de detectives, a lo que Madge respondió que no podría hacerlo. Luego de leer El misterio del cuarto amarillo de Gastón Leroux, según confesó en su autobiografía, se vio «disparada por la determinación» a escribir una historia detectivesca. Y así fue como realizó su primera producción literaria de ese género. Christie reconoció el hecho de que los escritores novatos no pueden abstenerse de copiar el estilo de escritura de otro escritor al cual admiran en ese momento y señaló que la adopción del estilo de otro autor conlleva siempre a un resultado final negativo simplemente por la falta de originalidad. Según Christie, la influencia por admiración disminuye con el tiempo y admitió la importancia de que los escritores tengan un estilo de escritura propio.

Argumento y trama

Los primeros pasos de Agatha Christie en la escritura fueron realmente difíciles y a menudo pensaba que sus ideas no eran buenas. En una ocasiónd, llegó a comentar que «no hay dolor como este. Tú estás en una habitación, mordiendo lápices, mirando una máquina de escribir, caminando alrededor o lanzándote sobre un sofá, sintiendo que vas a llorar».

Christie utilizaba un cuaderno en el que anotaba las ideas iniciales del argumento junto con conceptos de venenos y artículos periodísticos relacionados con su trama. En otras ocasiones, las ideas le surgían espontáneamente.  Muchos de sus personajes fueron creados después de observar a personas en un restaurante y, excepcionalmente, a conocidos de su familia. Major Ernest Belcher, por ejemplo, era en la realidad un maestro de escuela retirado y jefe de Archie Christie, su primer esposo. Nancy Astor, la primera mujer parlamentaria Parlamento, aparece como lady Westholme en Cita con la muerte. Mientras que Katharine, la esposa de Leonard Woolley, un arqueólogo que trabajó con Max Mallowan, figuró como la señora Leidner en Asesinato en Mesopotamia. También decidió plasmarse a sí misma en uno de sus relatos a través del personaje de la escritora de misterio Ariadne Olivier.

En su autobiografía, Christie dijo que lo bueno de escribir historias de detectives es que hay muchos tipos —pasional, policial intrincado y thriller desenfadado—. Con respecto a los relatos policiales de pasión, manifestó que tienen como fin «ayudar a salvar la inocencia. Porque es la inocencia lo que importa, no la culpa».

And then there were none.
Diez Negritos se llamó en USA «And then there were none», que se podría traducir como: Y no quedó ninguno. El título original se consideró excesivamente racista.

Sobre Diez negritos Agatha Christie afirmó que la «idea le había fascinado. Escribí el libro después de una gran cantidad de planificaciones y me quedé satisfecha con el resultado final. Estaba claro, sencillo, desconcertante y sin embargo, tenía una explicación perfectamente razonable». Aunque le agradaba variar la forma establecida del relato de detectives —uno de sus primeros libros, La muerte de Roger Ackroyd, es reconocido por su particular desenlace—, ponía énfasis en «jugar limpio con el lector». Se aseguraba de ofrecer en sus relatos toda la información para resolver el enigma.

La estructura de la trama, basada en la tradición del enigma por descubrir, es siempre similar y su desarrollo está en función de la observación psicológica. Una de las características principales de la prosa detectivesca de Agatha Christie es que sus relatos se desarrollan en lo que se denomina el whodunit, lo que permite al lector ensayar hipótesis y en suma, intentar descifrar la identidad del culpable antes de acabar con la lectura del relato. La concentración de sus personajes en un espacio único es una convención del tema de detectives, la cual Christie llevó a un extremo de aislamiento en Diez negritos (1939). En algunos de sus relatos, la trama de misterio queda desplazada por la voluntad de hablar de los problemas de su tiempo, como ocurre en Pasajero a Frankfurt (1970).

Estilo

Agatha Christie escribía a mano. Alegaba que en las historias de detectives debía haber una «economía de redacción». La autora no tuvo un lugar que llamase propio para escribir hasta que adquirió su residencia de Sheffield Terrace en Londres. Hasta ese momento solía redactar a mano sus historias en distintas habitaciones para luego transcribir los borradores a máquina de escribir.

En una ocasión, Agatha Christie redactó dos libros a la vez, Un cadáver en la biblioteca y El misterio de Sans Souci, alegando que esa tarea la mantendría «más fresca». Si bien las dos historias fueron redactadas durante la Segunda Guerra Mundial, Christie manifestó no haber tenido inconvenientes para escribir durante el conflicto bélico ya que solía «desconectar» del mundo exterior y enfocarse en sus novelas.

Asesinato en el Orient Express 2018
Asesinato en el Orient Express versión 2018 con un reparto estelar.

El primer libro de la escritora, El misterioso caso de Styles, se publicó en 1920 y presentó a Hércules Poirot. El detective belga protagoniza en 33 de sus novelas y 54 relatos cortos. Otro de sus personajes más reconocidos es Miss Marple, que aparece por primera ve en El club de los martes, un cuento de 1927, y Agatha Christie se basó en su abuela, las amigas de esta y sus tías para diseñarla.

Al igual que Arthur Conan Doyle con Sherlock Holmes, Agatha​ Christie se fue cansando cada vez más de su personaje Poirot. De hecho, a finales de la década de 1930, confió en su diario personal que encontraba «insufrible» a su creación y por la década de 1960, sintió que era una «influencia egocéntrica». Sin embargo, a diferencia de Conan Doyle, se resistió a dejar a su personaje cuando todavía era muy popular, alegando que siempre se definió como «una artista cuyo trabajo consistía en producir lo que al público le agradaba».​

Nunca reunió a sus dos personajes principales, Poirot y Marple, en una misma novela. En una grabación redescubierta y lanzada en 2008, la autora expresó sus motivos: «Estoy segura de que no les agradaría encontrarse. A Hércules Poirot […] no le gustaría que le expliquen cómo hacer las cosas, o que una vieja solterona le haga sugerencias».

Poirot es el único personaje de ficción que tuvo un obituario en el periódico The New York Times tras su última aparición en Telón de 1975.​ Después del éxito de ese libro, la escritora dio permiso para publicar Un asesinato dormido a comienzos de 1976 pero murió antes de ver la novela publicada.

Sobre su obra se ha dicho: «Las aventuras de Jane Marple transcurren en general en casas de campo, entre ciudadanos irreprochables, de vida aburrida; las pequeñas intrigas de pueblo, las enemistades en sordina, los chismes, los pequeños pecados del pasado se cargan de significado cuando el crimen llega al pueblo y lo despierta. Las aventuras de Poirot, en cambio, muchas veces tienen un aire de exotismo. La señorita Marple se ocupa de atrapar a los criminales en el interior de Inglaterra; Poirot, en los confines del Imperio».

Christie creó además otros personajes, incluso antes de la aparición de Poirot y Marple. El coronel Race, un agente del servicio secreto, fue introducido junto a la pareja Beresford en la década de 1920 y apareció en cuatro novelas entre 1924 y 1945. El superintendente Battle figuró en otras cinco, entre 1925 y 1944. Tommy y Tuppence fueron incluidos en cuatro novelas y una serie de relatos cortos lanzados entre 1922 y 1973. En los años de 1930, Christie ideó a Harley Quin y su socio, el señor Satterthwaite, Parker Pyne y Ariadne Oliver. Quin y su colega, al igual que Pyne, aparecieron solamente en cuentos pero Olivier intervino en seis novelas junto a Poirot a lo largo de cuatro décadas.

Arqueología

Agatha Christie arqueóloga
Agatha Christie acompañaba a su marido Max Mallwan a sus excavaciones arqueológicas por Oriente Medio.

Christie tuvo siempre un interés por la arqueología. En un viaje a excavaciones de Ur en 1930, conoció a su segundo marido, Max Mallowan, un arqueólogo distinguido. Antes de comprometerse con Mallowan, Christie no había tenido un contacto importante con la arqueología, pero luego de casarse ambos se aseguraron de ir a sitios donde pudieran trabajar juntos.

Hace muchos años, cuando una vez le dije con tristeza a Max que era una lástima que no me hubiera acercado a la arqueología cuando era niña, a fin de estar mejor informada sobre el tema, dijo, «¿No te das cuenta de que en este momento sabes más sobre la cerámica prehistórica que cualquier otra mujer en Inglaterra?».

Agatha Christie

Mientras acompañaba a su esposo en innumerables viajes arqueológicos —llegó a pasa hasta 3-4 meses en Siria e Irak en las excavaciones de Ur, NíniveTell ArpachiyahChagar BazarTell Brak y Nimrud—, Agatha Christie no sólo escribió novelas e historias cortas sino que también colaboró en el trabajo arqueológico, más específicamente en asuntos relacionados con la restauración y la clasificación de las muestras antiguas, que incluían tareas de limpieza y conservación de delicadas piezas de marfil, la reconstrucción de cerámica, la toma de fotos de las excavaciones, el sitio y sus resultados, además de tomar notas del campo.

A fin de no influir en la financiación de las excavaciones arqueológicas, Agatha Christie siempre pagó su propia manutención, alojamiento y gastos de viaje, y sustentó excavaciones como una patrocinadora anónima.Después de la Segunda Guerra Mundial, realizó una crónica de su estancia en Siria titulada Come Tell Me How You Live (Ven y dime cómo vives), donde relató anécdotas, recuerdos y episodios divertidos.

Desde noviembre de 2001 a marzo de 2002, el Museo Británico montó una exposición llamada Agatha Christie y la arqueología: misterio en Mesopotamia, que presentaba aspectos poco conocidos de la vida de Agatha Christie y la influencia de la arqueología en su obra.

Legado y representaciones

Como una de las exponentes más representativas de la novela policiaca, se le atribuyó el apelativo de la «reina del crimen».​ El Libro Guinness de los Récords calificó a Christie como la novelista más vendida de todos los tiempos. Según el Index Translationum, Agatha Christie es la autora individual más traducida con ediciones traducidas a aproximadamente 103 idiomas.​ Diez negritos ha vendido más de 100 M ejemplares. En 2013, El asesinato de Roger Ackroyd fue elegida la mejor novela negra de todos los tiempos  la Asociación de Escritores de Crimen.

La ratonera, es la obra de teatro más representada. Se puso en cartel el 25 de noviembre 1952 y todavía continúa.

La Ratonera
La Ratonera lleva más de 65 años en cartel en Londres.

En España, sus novelas fueron extremadamente populares desde los años de 1940. Las ediciones realizadas por la Editorial Molino en su colección Biblioteca Oro fueron realmente famosas. En 2011, la escritora madrileña Ana Campoy publicó la colección infantil Las aventuras de Alfred & Agatha, en la que recreó la infancia de Christie mediante casos detectivescos junto a Alfred Hitchcock también en su niñez.

La autora Margery Allingham escribió en 1950 que Christie había entretenido a «más personas durante más horas a la vez que casi cualquier otro escritor de su generación». Por su parte El País publicó que, pese a todas las críticas posibles, la obra de la «prototípica dama del crimen […] tiene virtudes clamorosas: la armonía general del relato y el gusto por el juego cerebral».

La mayoría de sus novelas y relatos han sido adaptados al cine, televisión y teatro, algunos en más de una ocasión, como Asesinato en el Orient Express y Muerte en el Nilo. Su vida también ha sido llevaga a la pantalla. Uno de los  films más famosas   Agatha (1979) de Michael Apted. En él intent

Poirot y Miss Marple han aparecido también en numerosos filmes, programas de radio y representaciones teatrales.

Sugestión Mortal, de 1937 dirigida por Rowland V. Lee, y Diez negritos, de 1945 dirigida por René Clair, fueron las primeras adaptaciones importantes de Agatha Christie. En 1957, Billy Wilder llevó a la gran pantalla Testigo de cargo con Tyrone PowerCharles Laughton y Marlene Dietrich, basada en su obra teatral homónima. Tuvo una continuación: El tren de las 4.50 (1962, de George Pollock), cuyo éxito inició una serie de filmes centrados en los casos de Marple protagonizados por la actriz Margaret Rutherford. Otras adaptaciones se titularon Noche sin fin (1971), un ciclo rodado con figuras de Hollywood y basado enAsesinato en el Orient (1974)​ dirigida por Sidney Lumet. También Muerte en el Nilo (1978) El espejo roto (1980), dirigida por Guy Hamilton con protagonizada por Elizabeth TaylorCulpable de inocencia (1983, Desmond Davies)​ y Cita con la muerte (1988, de Michael Winner).​

A partir de 1982, se rodaron tres ciclos para televisión, uno de tres cintas sobre Miss Marple con Helen Hayes, otro sobre Hércules Poirot con Peter Ustinov y el último con Joan Hickson en el papel de Marple. Entre otras adaptaciones destaca una serie televisiva británica titulada Matrimonio de sabuesos de 1982. Existe además una serie de anime titulada Agatha Christie’s Great Detectives Poirot and Marple, que consta de 39 episodios de 25 minutos cada uno en los cuales se recrean las tramas de algunos de sus libros.

Estatua de Agatha Christie en Covent Garden, Londres
Estatua de Agatha Christie en Covent Garde, Londres.

Agatha Christie, la reina del suspense